La Batalla de la Opinión Pública II

Si Chávez ha sido el único Presidente Venezolano que ha gobernado realmente para favorecer al pueblo, Para proveerle el mayor número de beneficios eso hay que informársele al soberano ( pero no de manera espasmódica sino sistematizada, con carácter obligatorio y competente) utilizando todos los medios que tenga el Gobierno a su alcance.

El Presidente Chávez está tan metido en la partida que siempre se ha quejado públicamente del desempeño de la plataforma informativa de su gobierno. Aunque en el referido programa Dando y Dando tuvo palabras de reconocimiento para tan importante sector. No dejó de recomendar la emisión de un programa televisivo que pudiera llamarse Encuentro con el futuro, donde se destacasen casos tan exitosos como La Marqueseña. Lo que entendí de este mensaje es lo que siempre ha dicho Chávez que hay que informar más y continuo sobre las consecuencias positivas que ha generado su extraordinaria obra de gobierno. Y sí él lo dice...

Informar por ejemplo que los beneficios brindados al pueblo con Mercal y Pedval sobre la base suministro de alimentos de buena calidad y a aprecios solidarios le ha permitido a los sectores de menores ingresos fortalecer su poder adquisitivo lo que ha generado una alta demanda de artefactos electrónicos (TV, DVD, equipos de sonido). Tanto es así que los técnicos de mercadeo de las transnacionales se han visto obligado a aplicar reingeniería publicitaria y promocional de sus productos para llegarle a tan sorprendente, nuevo y apetitoso mercado.

De la misma manera esos sectores han podido arreglar sus viviendas y permitirse gastos secundarios como viajar en vacaciones con su familia. Meter los pies debajo de las mesas de los restaurantes, es decir comer en la calle, llevar a los muchachos a degustar. Hay que informar que todo ello es posible porque se han utilizado grandes recursos provenientes de la renta petrolera para subsidiar a Mercal y a Pdval. Misma que ha permitido también construir Infocentros, hospitales, escuelas, carreteras, autopistas, viaductos, puentes sobre el Orinoco. Asimismo para subsidiar la educación, la alimentación, Barrio Adentro, el deporte, la prestación de servicio de salud con asistencia y medicamentos gratuitos. Es decir. Mientras los expertos en Marketing de La Canalla atacan con la ciencia ese comportamiento con fines económicos. Nosotros no le sacamos provecho mediático a tan exitoso e importante logro revolucionario...

Decir por ejemplo que PDVSA antes era una hacienda particular de una élite de venezolanos que se enriqueció y nunca invirtió lo suficiente en el pueblo. Y que hoy, gracias a la Revolución ahora está en manos del pueblo.

La Canalla Mediática es poderosa y guerrea fuerte. Se aprovecha de todos nuestros errores. Mientras nosotros no aplicamos la misma fuerza para informar de todo ese montón de cosas buenas que hemos hecho para favorecer al pueblo. Si no fuese por esa guerra mediática de La Canalla y las fallas de la plataforma informativa y propagandística del Gobierno, la aceptación de la obra revolucionaria fuese mayor. En este país todo el mundo fuese chavista. La Canalla sabe que Chávez está bien centrado y sabe que marcha rumbo al triunfo definitivo; y por eso no aflojan sino que más bien arrecian los malvados ataques mediáticos en su contra para destruirlo, para acabarlo, para venderlo al mundo entero como un dictadorzuelo, como un tirano, como un enemigo de la propiedad privada, de la inversión extranjera, como un enemigo de los derechos humanos. Vaina que está a mil millas de la realidad. Dificulto que exista un gobierno más democrático y más respetuoso que el gobierno de Chávez. Aquí todo el mundo dice lo que le da la gana. Aquí han llegado hasta mentarle la madre a Chávez en televisión y hasta llamarlo ladrón de siete suelas.

Algo para reflexionar es que nosotros sin excelencia competitiva en el manejo de los medios no hemos podido remontar bien la cuesta del rechazo creado por esa guerra mediática. Pero ellos tampoco han podido con Chávez; una vez lo tumbaron con un Golpe de Estado y a los tres días, de la mano del pueblo y de los soldados leales a La Patria, regresó de nuevo a los tres días a Miraflores. Asimismo el líder los ha derrotado en cuantas elecciones se les han enfrentado. Esto quiere decir que si optimizamos el manejo de la estrategia publicitaria e informativa de manera sistemática y competitiva ese 64 por ciento que en la encuesta Gumilla se pronunció por la Democracia Socialista pudiese aumentar a un 90%...

Se plantea, dijo Chávez, en ocasión del Bicentenario, ejecutar programas informativos audiovisuales sobre tan importante acontecimiento en donde prevalezcan debates, foros, conferencias, concursos con participación de niños, adolescentes y jóvenes, entrevistas y testimoniales de obreros, empleados, profesionales, obreros especializados, amas de casa. Espacios donde se delimiten los contrastes del marco histórico de los gobiernos cuartorepúblicanos y de la Revolución Bolivariana de Venezuela. Donde se hable y se debata de los aciertos de nuestro gobierno, que los hay y bastante.

“El Bicentenario, decía el Presidente en Dando y Dando, (programa que, humildemente, creo deberían transmitirlo de nuevo), debe verse como un hecho cultural y como una excelente oportunidad para señalar como vive hoy el pueblo venezolano y cómo vivía cuando gobernaba La Canalla. La transición del Capitalismo al Socialismo no es nada fácil. Y se logra con hechos positivos y humanamente gratificantes. Con una perfectas sincronía entre la palabra y la acción. Decir es hacer como decía José Martí.”.

Es estratégico estar al día con el manejo de la información. “No ve, dijo Chávez como los contrarrevolucionarios manipularon el problema de la falla del servicio eléctrico echándome a mi la culpa y no a la terrible sequía por efecto del fenómeno El Niño. Y hoy. Cuando está lloviendo La Canalla no dice nada positivo de esa lata de agua que está cayendo en varias regiones del país sino que se enfoca a señalar con fuerza y furia mediática sobre los daños que han causado las lluvias. Y a eso nosotros tenemos que salirle al paso informando profusamente sobre la mejoría del nivel de los embalses. Para eso hay que formar equipos especiales de reporteros y camarógrafos para que viajen y vayan a las cabeceras de los ríos, a los embalses, conversar con el pueblo, preguntarle sobre la sequía y las lluvias”.

La conciencia es el reflejo de la realidad, de la igualdad, de la inclusión, de la participación. Hay que organizar al pueblo y sembrarle conciencia ideológica y eso es responsabilidad del Partido y de los medios. La educación idiotizante ha sido uno de los fuertes de la Oligarquía criolla y eso hay que combatirlo tenazmente con programas educativos sembradores de valores como la solidaridad, la honestidad, el humanismo, la solidaridad con los que menos tienen. Eso forma parte del triunfo de La Batalla de La Opinión Pública. Como decía el Libertador Simón Bolívar Ser culto para ser libre. O como decía José Martí No habrá Revolución posible sino hay cultura ideológica.

Hay que ir al terreno de la batalla. Hay que ir a las obras del gobierno. La batalla mediática hay que librarla en el terreno de los acontecimientos. Hay que ir a La Marqueseña y conversar con los trabajadores y trabajadoras. Echar el cuento como era antes La Marqueseña y como es hoy. Cuando grande y gordo está el rebaño; cuan bonitos y extensos están los sembradíos. Eso es el presente del futuro revolucionario. Hay que llevar toda esa acción revolucionaria a los medios. Decir que allí ahora hay buen ganado y que va directo al matadero de Barinas sin intervención de la odiosa rosca de intermediarios. Informar que ahora no se llevan de contrabando el cuero para Colombia. Hay que mostrar la Historia de la Revolución. Vamos a buscar a la gente. Decía el Presidente Chávez.

Vamos a dejarlo hasta aquí. En una nueva oportunidad cerraremos el ciclo.


americoarcadio@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1939 veces.



Américo Hernández


Visite el perfil de Américo Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: