Sobre la propaganda del caos

Definitivamente, las cosas que ocurren en esta República Bolivariana de Venezuela, en plena Revolución, se cuentan y no se creen, vean no más el caso de Franklin  Brito, asociado con Federico Ravell, Globovisión, este par de joyas se han inventado lo de las huelgas de hambre para extorsionar al Estado Revolucionario, que pareciera no tener nada de Revolucionario y mucho de Estado Bobolongo, estos  delincuentes  con su estratagema lograron que le condonaran deudas que tenía el sinvergüenza de Brito con Fondafa, encima obtuvo nuevos créditos, vehículo y hasta tractor, ahora pretende que el Estado Bobolongo le de 3 millones de BsF ( 3 mil bolívares de los viejos) y así dejar de chantajearnos a todos los venezolanos  y  venezolanas, con sus huelgas de hambre que transmite Globovisión en horario estelar para el mundo. Y no ique el Chávez pendejo del 2002, había pasado al olvido? Del Hospital Militar este extorsionador debiera salir con sus respectivas esposas,  es para Yare. Con  pendejos  no se hace una Revolución!!! Miren que es cosa seria…

  Tan seria es una Revolución que, cuando el camarada Salvador Allende se propuso iniciarla en Chile, el jefe del imperio en aquellos años exclamó: “No se permitirá que ni un tornillo, ni un perno llegue a Chile bajo Allende. Una vez que Allende llegue al poder, haremos todo dentro de nuestras posibilidades para condenar a Chile y a los chilenos a la más severa privación y pobreza. Esta es una política de largo plazo, diseñada para acelerar las duras características de una sociedad comunista en Chile.“ Mensaje que Estados Unidos hizo llegar a Eduardo Frei por medio de su Embajador en Chile Edward Korry, ver Alleged Assassination Plots.., pág. 231, citado por W. Schultz, op. cit., pág. 61. Los resultados de dicha política están a la vista de todos y todas, la dictadura más sangrienta que haya padecido pueblo alguno en este continente, miles de muertos, desaparecidos y exiliados, su gran éxito.

  Por estos días, el camarada  Evaristo Marcano Marín reflexionaba en Aporrea (06-01-10) sobre “La propaganda del caos”, intercambiando con sus lectores una experiencia que le había ocurrido: “Es posible que el evento sea pura casualidad, pero pude observarlo durante este martes (05/01/2010) y en tres sitios distintos. En una Farmacia a la cual acudí para comprar un medicamento, estaba un señor en la cola y mientras esperaba por su turno para cancelar, mantenía más o menos a una alta voz una especie de discurso sobre el caos. El Señor había pasado los días navideños en el estado Zulia y allá, según la información que ofrecía en el discurso del caos, todo estaba bajo el signo de la paz y tranquilidad. El Zulia era una zona libre y pacifica.  Antes de oír este tercer discurso sobre caos, estuve en un punto de venta de periódico y ahí se encontraba instalado un señor de apariencia distinta a la anterior (moreno, tenía aspecto de obrero y aparentaba unos 60 años) exponiendo casi con las mismas palabras e iguales referencias, una situación según la cual, el país se estaba cayéndose a pedazos. En este segundo caso, el señor además de tener una apariencia distinta al anterior, no era un visitante regular de ese punto de venta de periódico (compro regularmente periódico en ese punto) y estuvo un largo rato presentando su discurso del caos. En el primer caso, el señor desapareció una vez cancelado lo que había ido a comprar.  Más temprano en la mañana oí casi con las mismas palabras el mismo discurso del caos cuando intentaba tomarme un café en una panadería. En ese sitio, un señor con apariencia de “pueblo” (muy parecido al segundo) y una edad entre 50 y 55 años, lanzaba su propaganda del caos. Todos estos tres casos centraban sus intervenciones con la idea de sembrar angustia y miedo. El discurso era muy antichavista, pero sentí que insistían en activar sentimientos de angustia y crear una situación donde el miedo tuviera un espacio. Me sorprendió que estos dos últimos casos, el discurso del caos fuera coherente o muy bien aprendido…”

  Nada es casual en la República Bolivariana de Venezuela, lo asombroso se hace cotidiano, coinciden estas apreciaciones del camarada Evaristo quizás, con aquellas que nos cuentan compatriotas chilenos, exiliados en nuestro país, que en aquellos turbulentos días del Gobierno de Allende, la CIA utilizó numerosos agentes,  los cuales tenían misión  diseminar rumores, chismes; se les asignaba tareas tales como, ir cada uno a tres bares distintos y allí diseminar falsas informaciones; tomar contactos con delincuentes para impulsarlos a cometer delitos en acorde con campañas de prensa, que generaban un clima  inseguridad y zozobra en la población. La campaña diseñada duraba  días y se iba cambiando de acuerdo a lo que decidiera el comando político, en el caso chileno ubicado en el propio Washington y dirigido por Henry Kissinger. Los rumores se elaboraban con base en falsas noticias o en hechos ciertos, pero siempre eran mentiras, no desmontadas por el Gobierno Revolucionario de Allende. Miles de dólares provenían del norte para cancelar esos servicios, esto que les contamos está perfectamente registrado en documentos oficiales del propio gobierno norteamericano. Entre 1970 y 1973, la CIA gastó más de ocho millones de dólares para desestabilizar a Allende. En 1975, todo esto se conoce públicamente, cuando el Comité Selecto del Senado de Estados Unidos en Actividades de Información, encabezado por el senador Frank Church, investigó lo actuado por el gobierno norteamericano en Chile y estableció que la CIA había utilizado los fondos para llevar adelante un conjunto de métodos ilícitos destinados a desprestigiar a Allende y fomentar la oposición a su mandato, lo que culminaría  con el sanguinario golpe de Estado de 1973  y, consecuentemente  17 años de brutal dictadura. La investigación determinó que el ex presidente Richard Nixon, en su intervención en Chile, no sólo utilizó "actividades clandestinas extensivas", sino que fueron combinadas con acciones encubiertas, presiones económicas abiertas y encubiertas, utilizando la propaganda para mostrar a Salvador Allende como "un líder violento y represivo", entre otras actuaciones ilegales y criminales ("Informe del Comité Selecto para Operaciones de Estudios gubernamentales con relación a actividades de inteligencia del senado,18 de diciembre de 1975, pag. 175).

  Esto forma parte, de lo que se conocería, posteriormente, como el Manual o Plan Organizativo de la cadena de eventos que conducen al perfecto Golpe de Estado en América Latina, elaborado por un equipo de sociólogos y psicólogos sociales de los  Estados Unidos, a petición de  los  organismos de inteligencia. Creación de desabastecimiento, la especulación, protestas sin sentido, saboteo de la señal del canal 8 y demás medios del Estado, la utilización de la mujer y los estudiantes en movilizaciones, la banalización de las informaciones provenientes del Gobierno que se pretende destituir, la compra de periodistas y activistas pro gubernamentales, guerra psicológica a través de los medios de comunicación, en el caso chileno el protagonismo del diario El Mercurio en el impulso de esa guerra fue fundamental, durante  los casi mil días que duró el  gobierno de  Allende, al menos un artículo editorial diario, publicado en El Mercurio, fue redactado por la CIA. En un resumen sobre el Proyecto El Mercurio, la CIA  comunica: "El Mercurio continúa jugando un papel de liderazgo en moldear la opinión pública chilena", concluyó la estación de la CIA en Santiago el 21 de febrero 1973 en un informe. "El Mercurio [tachado] lanzó una extensa campaña publicitaria para culpar al Gobierno de Allende de las penurias económicas de Chile, colocando anuncios allá donde fuera posible".

  El Informe Church, redactado por el senado estadounidense en 1975 referente a la actuación de los Estados Unidos en Chile para el período de 1963-1973, planteaba que: "Con mucho, el mayor -y probablemente el más significativo apoyo a una organización periodística- fue el dinero proporcionado a El Mercurio, el principal diario de Santiago sometido a la presión gubernamental durante el régimen de Allende". En el caso venezolano la disputa de medios como Globovisión, Rctv, El Nacional, El Universal, por desempeñar el rol jugado por  El Mercurio en el derrocamiento de Allende, es más que evidente, la experiencia del golpe de abril de 2002, así lo evidencia con hechos. 

  Así como en la Chile de Allende, el imperio a principios de octubre de 1972, desarrolló con el gremio de camioneros un paro de actividades, financiado desde EEUU e insertado dentro de lo que los organismos de inteligencia gringo  denominaron: "Plan Septiembre" (remember  Paro Petrolero aquí en Venezuela). Tal y como consta en los documentos desclasificados sobre la acción de la CIA en Chile, de los 8 millones de dólares que esta agencia destinó a la campaña de oposición al gobierno de Allende, más de dos, fueron para financiar el paro de los camioneros, como se le denominó a la acción golpista de los transportistas. Entremos a una barriada popular, en la que los agentes de la oposición al pueblo y su Gobierno Revolucionario no se atreven entrar a llevar su política neoliberal, y curiosamente nos encontramos que el taxista o camionetero, tiene su radio  a full  volumen escuchando un programa de opinión de marcado acento anti gobierno, una vez le consultamos a uno de esos conductores por qué colocaba esa programación y nos respondió con suma tranquilidad: “sencillamente me pagan para colocarla, así me gano unos realitos de más…”, así trabaja la CIA, así invierte los cientos de millones de dólares que envía a nuestros países para derrocar aquellos gobernantes que no les son dóciles a sus políticas de sometimiento a nuestros pueblos, esa es la verdad ante la cual no podemos callar, aunque muchos y muchas de nuestros compatriotas no nos crean…

  Por fortuna y para aclararnos su preocupación el camarada Evaristo nos describe a los agentes del caos: “el señor parecía un profesional clase media alta y en los otros dos casos; la apariencia daba otra ruta desde el punto de vista social y educativo, pero el discurso del caos, a pesar de las aparentes diferencias, era muy similar en el uso del lenguaje y de las referencias. No es muy frecuentes estos parecidos”. La CIA no trabaja con extraterrestres, sino con personas tan iguales a ti, a nosotros, en fin gente de carne y hueso. Culmina su reflexión el camarada Evaristo, “Después de haber oído el primero y de estar en presencia del segundo, me preguntaba si estas dos situaciones, que después resultaron ser tres, eran parte de una casualidad o correspondían a un plan o programa bien concebido, cuyo objetivo se orienta a reforzar todo el discurso del caos que se trasmite insistentemente a través de los medios de comunicación audiovisuales y escrito alineados con el proyecto neoliberal”, ciertamente, camarada el plan conspirativo sigue en marcha, el pronóstico de los medios de comunicación imperiales de que este año cae Chávez por un golpe de Estado no es fortuito, Obama ha dado la orden de seguir el ejemplo de Honduras, ya los tambores repican en Paraguay y Ecuador, la batalla continua, la Revolución es Permanente!!! 
 


 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1936 veces.



Henry Escalante


Visite el perfil de Henry Escalante para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Henry Escalante

Henry Escalante

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /medios/a92937.htmlCd0NV CAC = Y co = US