Estas son las cosas de todos los días que repetimos siempre por Aporrea y otros espacios

He leído su artículo titulado la ultima mujer y el próximo combate, publicado el 27/02708 en Aporrea, y le digo que comparto todo lo que expresa en el mismo.

De entonces a esta fecha todo sigue igual al respecto de los males que van cercando a este proceso, y parece que nadie quiere rectificar, nadie nos escucha, no escuchan al pueblo, no escuchan al presidente y los más son indiferentes y cada vez más parece que el presidente Hugo Chávez a pesar de sus gigantes esfuerzos a pesar de su trabajo titánico para que avance este proceso bolivariano por su senda y su carril, no se ha logrado y hay males y personas, claro es, que las personas son las culpables de que exista males como: corrupción, burocracia, e ineficiencia en todos los campos del proceso revolucionario.

A pesar de haber contado con ríos de dinero, con inmensos fondos para realizar obras impresionantes, únicas y necesarias para que nuestro pueblo se independice económicamente y viva aún mejor cada día, hoy hemos avanzado en efecto, pero no lo que debimos haber avanzado dentro de la profundización del proceso revolucionario, bolivariano y socialista de nuestra patria.

Da lastima ver como por estos factores mencionados por el mismo presidente: corrupción, burocracia e ineficiencia, el carro de la revolución anda, si anda, pero con sólo tres ruedas.

Vemos como tampoco se ha implementado la línea del presidente de las tres famosas erres (RRR) que ya hoy están torcidas y considero que de las tres no queda ninguna parada ni en acción.

Esto sin duda obedece a varios factores: primero lo empleados en el alto gobierno no le ponen el corazón a la revolución, no la sienten como propia, como un hijo al que hay que cuidar, mimar y vigilar, para que se desarrolle sin peligros. Aparte en los cuadros medios de la administración pública aparte de estar minados por muchos que son oportunistas, infiltrados quinta columnistas y adecos de antaño ya degenerados y que ahora visten camisa roja pero de mala calidad de esas que con una ligera lluvia se despintan y que desde un comienzo de este proceso tal como ahora ha sucedido con el PSUV, se inscribieron en el MVR, a exprofeso para aprovecharse y mimetizarse amparados siempre por sus eternos compañeros que se encontraban y se encuentran aún hoy en cargos de selección de personal (recursos humanos) dentro de los ministerios y hasta en el mismo palacio Miraflores, y en todo ente se han colocado e infiltrado este proceso bolivariano hasta lograr carcomerlo como hace el comejen con la madera, y ahora luego de diez años la mesa de la revolución no tiene cuatro patas, sino sólo tres. Y el carro no tiene cuatro ruedas sino tres. Esto gracias a otros funcionarios complacientes y a la famosa Ley de Carrera Administrativa hjecha para protegerlos a ellos los adecos de viejo cuño ¿Donde están?

Así, vamos avanzamos, pero a costa de mucho esfuerzo y de demasiada pérdidas en lo económico y en el tiempo.

Tiempo histórico muy importante en los procesos para la estrategia, tácticas y geopolítica de la revolución. Por ejemplo, lo que no se hizo un 13 de abril, es muy difícil repetirlo y hacerlo hoy, un día como aquel trece es imposible que se repita.

Me gustaría leer esa novela La Ultima Mujer y el Último Combate del compañero cubano Cofiño. A ver si es posible conseguirla en algún rincón de la floresta revolucionaria.

Es importante que desde la presidencia revolucionaria se le haga un seguimiento a todo tipo de obras y de planes, y misiones y proyectos del gobierno, para esto están las salas situacionales, y ahora el nuevo organismos creado por el presidente últimamente para tratar de enderezar las cosas torcidas y que marchen derechas. Hay muchas cosas que el presidente ordena y no se hacen cono él lo ordena, o nunca se ejecutan, existen algunos funcionarios que hasta llegan a reírse en su cara y se les observa sonrisas burlonas en los Aló Presidente. Otros más audaces ante preguntas del presidente para conocer la verdad de las situaciones, y de los hechos, le mienten en su propia cara, o se nota, que no saben nada de lo que el presidente pregunta. -Que lástima da esto-

Sería muy positivo para el proceso que los burócratas y funcionarios públicos de todo rango hasta los propios ministros como ya lo ordenó el presidente Hugo Chávez salieran a las calles, a los barrios y a los lugares donde existen los problemas a compenetrarse con el pueblo, a supervisar los trabajos y las obras que deben ser ejecutadas con eficiencia y prontitud para la buena marcha de este proceso, para que esta revolución se eternice en el tiempo y para que el pueblo viva cada día mejor y más feliz.

Parece imposible, pero suicede lamentablemente que aún hoy existan miles ancianos sin pensión, y sin seguro social, para conseguirlo aún tienen estos ancianos que arrastrarse ante funcionarios que en lugar de solucionarle con prontitud y eficiencia su problema se lo complican, y otros les caen como zamuros y están pendientes de romperle la siquitrilla.

No, es el pueblo sino su gobierno, los funcionarios que de verdad sientan este proceso y lo quieran como a un hijo, los que deben acercarse al pueblo para solucionarle sus problemas más urgentes de su diario vivir, del diario hacer del pueblo bolivariano. Son las misiones que deben buscar al hombre a la mujer del barrio del campo de la ciudad, para estar atentos a sus necesidades, a sus carencias.

Ese compartir del Ministro, del Diputado, del funcionario publico, visto como un servidor del pueblo colocado en su cargo para atender a sus compatriotas y solucionar sus problemas casi no se encuentra hoy, y casi ni se ve en los entes del gobierno, y esto le está haciendo mucho daño a la revolución bolivariana.

Aprendamos de China, en su feliz sesenta y tantos cumpleaños, hoy es una nación y un pueblo capaz de pararse orgullosamente frente a cualquier imperio.
Debemos mejorar, sin duda lo haremos, debemos ser más eficientes, sin duda lo lograremos, debemos saber construir un venezolano nuevo lleno de ilusiones, lleno de ideales y de nuevas esperanzas para una patria bolivariana, revolucionaria y socialista de la que nos podamos sentir orgullosos mañana y hoy.

requenave1@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1599 veces.



José Juan Requena

Soñador, escritor y poeta.

 requenave1@gmail.com      @Ripidio

Visite el perfil de José Juan Requena para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Juan Requena

José Juan Requena

Más artículos de este autor