El reto: rescatar el CNP y la dignidad del ejercicio

Seguramente habrá quienes desde sus posiciones cómodas y poco analíticas salgan a refutar la tesis del rescate del gremio, argumentando que se trata de una estructura de la IV República, para lucir el discurso que muchos pronuncian por estar de moda, pero no porque realmente lo sienten; así como son muchos los que se calan sus camisas rojas rojitas, aunque eso les queme la piel, pero para aparentar vale. Y es que a veces se nos agota la capacidad de asombro cuando oímos y presenciamos esos discursos tan superfluos, que no salen del alma, sino de la maniobra para cuidar un cargo o aspirar a una posición. Menos mal que el pueblo no es gafo y sabe distinguir la iguana del camaleón. El pueblo ha aprendido mucho en estos diez años, durante los cuales ha tenido a través del espectro radioeléctrico y de la imagen a un docente a tiempo completo, que le ha enseñado a decodificar los mensajes de la perversa industria de la cultura burguesa, a leer entre líneas, a escuchar y oír radio y a ver TV, de allí el fracaso de quienes pretenden reeditar en Venezuela el libreto de Ruanda y la “Operación Peter Pan” de Cuba. Esa enseñanza, aunque nos tilden de rendir culto a la personalidad se la debemos al Comandante Hugo Rafael Chávez Frías, que ha hecho de la misión de gobernar más allá de su compromiso ejecutivo, la de educar y, como el Ché Guevara, ha dado ejemplo, para que aprendamos a trochar el camino que nos conduzca desde el mundo de la necesidad al mundo de la libertad. Por eso el pueblo cree en este líder, pero rechaza a los “igualadores” que únicamente utilizan el verbo y el trapo rojo, pero en su alma, todavía reina el vacilo del capitalismo, que no les permite diferenciar entre mercancía y producción social. Todavía no anidan en su alma la solidaridad y tienen como paradigma, el tener antes que el ser. No somos puros, porque es imposible, pero los años de lucha nos han enseñado a apreciar las cosas buenas y a criticar los errores, no andamos forrados en rojo, lo usamos ocasionalmente por aquello de que donde hubo fuego cenizas quedan. No podemos olvidar aquellos años cuando llevábamos las camisas rojas y las boinas, no como indumentaria para llamar la atención, sino como un reto, como un grito de rebeldía y de dignidad, al tiempo que en nuestro corazón vibraban los acordes del Bella Chao, Caracas la Roja, el Cuarto Regimiento y otras tantas canciones, que nos servían de estímulo en la difícil tarea de mantenernos en la pelea sin caer en manos de la hienas de los gobiernos de la IV República, que allí si que no había libertad de ningún tipo, y los rojos, solo teníamos el “derechito”, como dijo el panita Alí, Derechito al calabozo, derechito pal' cuartel, derechito pal' T.O y derechito al amañado juicio militar, donde no había abogado que valiera. Hoy más que nunca reafirmamos esos principios y esa rebeldía, pero rebeldía al fin para no decir amén a todo, porque eso si hace daño al proceso y no la crítica y la autocrítica que es un látigo necesario.

Dentro de los errores que hemos cometido en este momento histórico, está el haber copiado el libreto de la oposición frente a las elecciones del CNP. Hicimos lo mismo que la oposición cuando las elecciones para parlamentarios. Llamamos a la abstención a no participar. ¿Quien fue el brillante estratega? Habrá que esperar que la historia lo juzgue. Porque ciertamente los periodistas que en los 60 hicimos marchas, presionamos, vetamos parlamentarios, manifestamos en cada 27 de Junio, pidiendo la Ley para sustentar la colegiación, vemos al Colegio Nacional de Periodistas como una institución fruto de nuestras luchas y por eso no podemos aplaudir epítetos de algunos camaradas, que sin consciencia y sin ningún motivo se refieren al CNP, como “Colegio Nacional de Palangristas”. Los periodistas de izquierda en aquellos tiempos, liderados por  los profesores Eleazar Díaz Rangel, Hector Mujica, Federico Alvarez, Ana Luisa Lllovera y otros tantos insignes y respetables luchadores, ejemplares profesionales de la comunicación social, pateamos calles para construir ese gremio como genuina trinchera de la dignidad del periodista venezolano. El hecho de, no implica que. El que por ese error que cometimos de no participar en el proceso electoral,  haya caído en manos de personas poco idóneas que lo están utilizando para defender los intereses de patronos y del golpismo, no significa que tengamos que destruirlo; porque se trata de una conquista de un movimiento social revolucionario que quíerase o no sembró las primeras semillas que dieron origen a esta revolución. 

El Colegio Nacional de Periodistas, es una institución a través del cual libramos batallas, contra la represión, contra los vende patria, contra las desapariciones forzosas y sentamos cátedra como gremio en defensa no solo de los intereses de los periodistas, sino de la comunidad. Las denuncias oportunas y certeras del CNP libró a muchos compatriotas de ser víctimas de injusticias o de ir a parar a una fosa común. Por eso quienes somos fundadores de tan digna  institución rechazamos las descalificaciones contra esta figura jurídica que tenemos que rescatar. Debe ser una tarea de los periodistas revolucionarios, lograr la actualización de la Ley de Ejercicio y ponerla a tono con la realidad que vivimos, una Ley de Ejercicio de la Comunicación que ampare a todos los comunicadores sociales y rescatar al CNP como gremio histórico, actualmente en manos de una dirigencia que no tiene el apoyo ni siquiera del 20 por ciento de los profesionales que agrupa. Vamos a despertar, vamos a corregir errores y a poner al servicio de la patria  y de la dignidad profesional como debe ser el Colegio Nacional de Periodistas, un ente para la defensa de la dignidad y soberanía nacional.  

*Periodista CNP 2414

cd2620@gmail.com.

Cadiz2021@yahoo.es.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1836 veces.



Cástor Díaz.*

Periodista CNP 2414

 cd2620@gmail.com

Visite el perfil de Cástor Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: