Uribe no reconoce a las FARC, pero Chávez sí reconoce a Globovisión con cinco millones de secuestrados…

Uribe no reconoce a las FARC que tiene secuestradas docenas de personas, pero Chávez sí reconoce a Globovisión que tiene cinco millones de secuestrados. Globovisión dispara todos los días de la manera más vil contra la población, con auto-atentados diariamente, dinamitando a la Asamblea Nacional, a todos los ministerios que todos los días visita con la metralla de sus cámaras, de sus luces y mujeres horriblemente histéricas. Chávez sí le da estatus de beligerancia a Globovisión dándoles garantías todos los días para que aterre, para que mienta y para que trate de hundir nuestra economía y la paz de la república. Fue Globovisión quien le dio toda la protección a Nixon para que se mantuviera perfectamente protegido mientras estuvo escondido por Baltasar Porras en Mérida. Hasta allá fue Nitu Pérez Osuna a entrevistarlo. Fue Globovisión quien lo convirtió en un mártir después de haber intentado violar a Sofía Aguilar y disparar contra un funcionario de la policía. Fue Globovisión quien le otorgó el título de politólogo y le aportó todo el apoyo estudiantil de las manitas blancas para que se mantuviera como un santo dentro de la Nunciatura, y fue Globovisión quien preparó el terreno para que huyera de la manera más tranquila y serena del país. Pero la lista delirante de atracos diarios es espantosa e interminable: desde la celebración de la demanda que nos hizo la Exxon, de la supuesta derrota de nuestra delegación en las olimpiadas de Beijing, lo de la computadora de Reyes y el maletín de Antonini, el secuestro de nuestro hijos que planifica el Tirano, eliminación de la religión, el antisemitismo de los chavistas y la destrucción de la propiedad privada en la que nos dejarán a todos sin bicicletas, ni casas ni carros…

Cada día esta Contra (muy similar al grupo guerrillero que atacó en los ochenta al gobierno de Daniel Ortega) va subrepticiamente ganando terreno. Desesperadamente trata de buscar a un candidato o candidata (mercenario) como la Violeta Chamorro para formar un frente unificado contra Venezuela. El terreno lo ha ido preparando.

Lo que he venido proponiendo desde hace mucho tiempo es que de una vez por todas desconozcamos a empresas como Globovisión como medios informativos y de una vez por todas establezcamos una política mediante la cual no le permitamos a esta compañía asistir a ninguna rueda de prensa, ni darle ningún tipo de información a sus palangreados periodistas, ni muchísimo menos permitirles tener derecho ningún derecho a recoger noticias de ningún ente del Estado.

A partir de los resultados del 15-F hemos visto cómo la locura de este terror se ha intensificado porque precisamente Globovisión está decidida a impedir furibundamente a que ningún loco se escape de su redil. Ese es su negocio, ese su único objetivo. En víspera de otra reunión de la SIP salieron sus hienas, cámaras en mano, con los manitas blancas de Ricardo Sánchez a recorrer entes gubernamentales para atentar contra el país. Para lanzar sus bombas y morteros, sus alarmas criminales contra el Estado. Porque esta Contra además recibe el apoyo de todos los propietarios y editores de periódicos del continente que son en total unos 300 en el continente, y que funcionan mediante el más descarado chantaje, con la coacción y los ultra-refinados ataques subliminales de sus inventos, que nunca corrigen una vez que son puestos al descubierto.

Aliado Globovisión, del colombiano Enrique Santos Calderón (director de “El Tiempo” de Bogotá), presidente de la SIP, y de la élite más guerrerista de Uribe. Estos señores dicen que "Chávez quiere ocultar su intolerancia atacando a la libertad de prensa’’ y agrega: "estuvimos cuatro veces en Nicaragua donde el presidente Daniel Ortega no nos recibió y hace ocho meses hicimos una asamblea en Caracas y el presidente Hugo Chávez tampoco nos recibió". A ningún gobierno de derecha, de centro o de izquierda le gusta que le critiquen. El grado de tolerancia frente a la crítica periodística indica el carácter democrático de un gobierno’’. Hoy el único objetivo de la SIP es acabar con la soberanía de los pueblos, imponer el sistema neoliberal y hacer sumamente poderosa a la empresa privada. Crear una red de gobiernos de derecha que le permitan hacer los negocios que quieran en virtud del terror y del chantaje de sus medios. Hoy la SIP asegura que “el régimen de Chávez trata de ocultarle al mundo los ataques a la prensa libre pagando tarifados y mercenarios de la política y la información".

En el informe se recoge que en la reunión de la SIP celebrada en octubre del año 2007 en Miami, se aprobó una resolución en la que se denunció ante la comunidad internacional el carácter totalitario y dictatorial del gobierno del teniente coronel Hugo Chávez, señalando que mediante reformas a la Constitución pretende adecuar el marco legal para sus violaciones a los derechos humanos.

Todo el tema de esta mafia con sus informes es demostrar que la libertad de expresión en Venezuela está caracterizada por “amenazas, atropellos y muerte de periodistas, impunidad, cierre de medios de comunicación, eliminación de la expresión libre en los valores del arte y la cultura, discriminación para el acceso a las fuentes de información y las pautas publicitarias del Estado y otras numerosas violaciones a los principios democráticos y normas constitucionales. El evidente y vergonzoso control de los poderes públicos que exhibe el presidente Chávez le ha permitido avanzar en su proyecto, con asesoría total y procedimientos similares a los que caracterizan al régimen de Castro en Cuba. Que tal es el camino que tratan de imponer contra la conciencia democrática del pueblo venezolano, que rechaza en más de un 80% el modelo cubano de violencia, represión y muerte para quienes no están de acuerdo con la dictadura comunista. Tal es la referencia que asume el beneficiario de la reelección perpetua, reforzado en el ejemplo de 50 años de impunidad internacional del oráculo de maldad con quien con frecuencia se fotografían mandatarios indiferentes a esta realidad. Esta es la expectativa de dominio, sometimiento y control contra el pueblo de Venezuela de quienes para cumplir su proyecto comunista entienden como prioridad la eliminación de la iniciativa personal, la voluntad soberana, la libertad de expresión y de información y todos los derechos ciudadanos garantizados en la Constitución… que los medios de comunicación y los periodistas independientes no fallaremos en la defensa de nuestros valores patrios. Que los venezolanos integrales no nos vamos a ir de Venezuela, que continuaremos cumpliendo bajo la protección de Dios y siguiendo el ejemplo de nuestro libertador, Simón Bolívar". La cantaleta de siempre. O sea.

jsantroz@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2283 veces.



José Sant Roz

Director de Ensartaos.com.ve. Profesor de matemáticas en la Universidad de Los Andes (ULA). autor de más de veinte libros sobre política e historia.

 jsantroz@gmail.com      @jsantroz

Visite el perfil de José Sant Roz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Sant Roz

José Sant Roz

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /medios/a74260.htmlCd0NV CAC = Y co = US