La mugre de las telenovelas colombianas o el “cartel de los sapos” y “el cholito” va que chuta

UNO.- Una novela o culebra de la TV colombiana (El cartel de los sapos) viene a entretener a los amantes de ese género. Y vaya que veremos la situación de ese país en una de “ficción” que no será tal porque estamos seguros que el prototipo del protagonista se meterá en la piel y el cerebro de los jóvenes venezolanos de manera peligrosa. La cuña que la presenta y la publicita es TELEVEN. Vemos la figura del protagonista principal de esa telenovela que la describen los medios colombianos como una película; quien nos dice “quiero tener dinero, quiero ser famoso y ser muy importante, no importa como”. estará presente el sicariato, tráfico de droga, delincuencia de cuello blanco; porque los pendejos son delincuentes comunes o rateros y los empolvados negociantes o duchos empresarios del crimen. Estos cometen sus infracciones a la Ley con dinero. chantaje y intimidación. En el país vecino el narcotráfico es una industria muy próspera que involucra políticos y hasta presidentes. Posiblemente no faltará un supuesto despechado irse a las guerrillas, “porque esta perra vida no vale nada y las mujeres sólo ven el amor en el en la cartera”. Veremos mansiones en vez de ranchos y barriadas con sus calles llenas de vida cotidiana. Sólo que si matan a alguien lo tiraran en un basurero cuya escenografía de fondo serán las casas de un barrio pobre de la capital bogotana. Los Héroes bandidos tomarán Whisky 25 años, poseerán camionetas Hummers (es una marca de automóviles todoterreno perteneciente al grupo industrial estadounidense General Motors), tendrán Yates y las mujeres más buenas adornaran el escenario. No nos extraña este diluvio de telenovelas colombianas, son más baratas para los canales y bien violentas “porque así le gustan a los venezolanos” y estamos para serviles su “merced”. Que las traigan los canales privados se explica por aquello de la preventas y por lo malo que resulta la programación de esos canales. Ejemplo son los programas de concursos en donde la burla y el desprecio por la condición humana son el pan de cada día. Reiterar las críticas a esa televisión y sus programas es llover sobre mojado. Por ejemplo; no entendemos como CONATEL permite un programa que ofende a los venezolanos (100 % Venezuela), pretendiendo visualizar y vender un país que se está desmoronando, destruyendo, acabado, en donde nuestros compatriotas nadan en la peor de las pobreza. Nada más alejado de nuestra realidad. Buscando la llaga para mostrar la miseria humana. No negamos el derecho que tienen estos medios para informar y mostrar “sus realidades opositoras” al proceso. Pero este programa es basura pura. Una roña visual que corroe la idiosincrasia del ser venezolano. Siempre he creído que CONATEL duerme el sueño de los justos y que la Ley Resorte descansa empolvada en los escritorios de sus funcionarios. “El cartel de los sapos” es la continuación de “La saga, negocio de familia” telenovela Colombiana muy popular transmitida en 2004 por Caracol TV en Colombia y en GenTV en Florida del Sur. El programa nos cuenta la historia de la familia Manrique, importante en el submundo de Bogotá, Colombia, durante cinco generaciones. Violencia colombiana al más puro estilo Hollywoodense. Que nos dice un televidente colombiano sobre “El cartel de los sapos”..… “Me estoy viendo El cartel y lo seguiré viendo hasta el final; creo que todos los colombianos deberían verlo para recordar, en lo posible, esa etapa de la historia reciente de Colombia. Sin embargo no puedo evitar pensar que Caracol, por el afán de salir al aire o simplemente por falta de talento”, desperdició una gran oportunidad de construir una historia fuerte e impactante con verdaderos personajes… humanos. Como están las cosas, a los televidentes realmente no nos interesa mucho ningún personaje pues casi todos son unos imbéciles. Está bien que se la calen los colombianos, pero no para nosotros que estamos intentando construir una revolución. Ambas novelas son una producción del Canal Caracol, cuyos dueños son la familia Santos. ¿No es por casualidad que el Ministro de Defensa es Juan Manuel Santos? Una doble guará, camaradas.

DOS.- Que los canales de privados nos contaminen el cerebro y la vista es un propósito que quieren alcanzar sus directivos; pero que un nuevo canal como TVES presente una serie como “El Cholito” es el acabose, sin hablar de otro programa -- una serie cuyos personajes son tres sirenas trasmutadas en seres humanos –- Posiblemente a Manuel Rosales le complace esta serie llamada Ho2 por aquello de cantos de ballenas. — “Cholito” o “Cholo” es un término despectivo que se utiliza para estigmatizar al pueblo boliviano, ecuatoriano o peruano – Libreto pobre y lejos de nuestra realidad política, social y cultural. Diálogos flojos e incompresibles, Humor ramplón y malos actores. Quizás lo único real que presenta es la imagen de una televisión latinoamericana privada que bien merece ir directa al albañal – El “cholito” es periodista o se hace pasar por tal y el sitio donde trabaja, una planta televisora nos hace recordar el Canal que se le venció la concepción. (El “Gato tuerto” tiene la misma temática). Con este tipo de televisión, los únicos que quedan mal son nuestros productores nacionales que están perdiendo una gran oportunidad. Ojo Lil Rodríguez, nunca te borraremos la ternura, te estimamos y te queremos. Pero si las televisoras privadas compran sapos, usted no se deje meter gato por liebre.

Antojofel@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 10421 veces.



Antonio Fernández Lunardi


Visite el perfil de Antonio Fernández Lunardi para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /medios/a60299.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO