Algunas estrategias para ganar las elecciones del 23 de noviembre

Camaradas, un cordial, vigoroso y revolucionario saludo.

Ante todo voy a reiterar mi propuesta, de anterior artículo, que el Minci abra una página que condense las informaciones plasmadas en esta tribuna del debate y propuestas revolucionarias, ya que nadie, ni a manera individual o institucional, le para bolas a las proposiciones que elaboramos casi todos lo aporreaescribientes, y otros revolucionarios en otros medios.

También, que un competente equipo del Minci califique y clasifique las propuestas, las haga llegar a los ministros, presidentes, etc. y que les hagan seguimiento hasta obtener las respuestas, por supuesto en un tiempo prudencial.

Lo ideal sería que cada organismo público designe a un funcionario de alto nivel, por no mencionar a su máxima autoridad, para manejar un equipo de personas, también de alto nivel, bien comprometido con el proceso revolucionario para que las canalice y les dé respuestas positivas.

Ah, otra opción. Como todos queremos aportar algo, que está inscrito en el concepto participativo y protagónico, ser útiles, pues, o simplemente queremos que nos escuchen, formalmente propongo que cada oficina ministerial, gobernación y alcaldía cuente con un sistema telefónico que permita recibir, a través de una línea muerta, gratuita, e ininterrumpidamente, toda las peticiones, propuestas, reclamos, denuncias (incluso de corrupción) que quedarán grabadas.

Luego, sobre la marcha, sin poder borrarlas ni alterarlas, un competente equipo profesional darle una respuesta responsable y efectiva. Soluciones en serio.

Pienso que es una manera de rescatar la credibilidad en nuestras autoridades, muchas de ellas con síndrome de autismo.

Ejemplo: usted llama, escucha el mensaje grabado directamente por el ministro, el gobernador o el alcalde respectivo, que cordialmente le invita a formular su propuesta o reclamo y le dice que se corresponde a un número correlativo diario, que debe anotar, y que recibirá oportuna respuesta a la brevedad en función de ese número –pudiese ser el mismo para ingresar en la respuesta–. Tal vez en una semana o 15 días.

Esta celeridad implica eficiencia y, además, que el equipo que la procesa debe concretar la solución que pasará a una estadística, también grabada.

Medirá la eficiencia del organismo responsable.

Estimo, no sé si me acompañan en la idea, que de esta manera somos todos escuchados sin tener que estar abordando a funcionarios de alto nivel, quienes podrán cumplir con otras funciones, o inherentes a gerenciar las solicitudes. Y les quitaría el populismo que a veces aplican, con todo y lo denigrante en que a veces se convierte la pedidora elemental.

Ahora con las estrategias para el triunfo electoral de unas de las más interesante y exigente jornada política. Nada fácil en muchos casos de bacalaos, más en los que se consideran que se la “están comiendo con sus gestiones” (pírricas, muy cuartarepublicanas)

1.- Urgente seleccionar de una vez por todas a nuestros candidatos. Aún el desorden y las ambiciones de los oposicionistas éstos están caminando barrios, pateando calles, en los medios de comunicación. Una ventajita, pues. Así como que también se favorecen los que siendo revolucionarios, aun con unas gestiones reprobadas, siguen haciendo campaña por el simple hecho de estar en funciones de gobierno.

2.- El Presidente debe exigirle a los alcaldes y gobernadores de nuestra revolución (¿?), cargos que están en disputa, si es necesario agilizándole u ordenándoles sus finanzas, que atiendan con mayor eficiencia toda la problemática elemental, cotidiana, que gravita en la vida del ciudadano común y hasta le aleja de la posibilidad de mejorar su calidad de vida, primordial fin de la revolución liderada por Chávez.

Con esa correcta actuación, apoyados en nuestra mala memoria, y en el impacto de las ejecuciones de trabajos. Deben dejar sentado, en esta recta final, que un gobierno revolucionario tiene mayores ventajas comparativas para todos los compatriotas que un gobierno escuálido.

3.- Plan masivo de mano de obra estable. Estro implica planificar con mucha celeridad, lo que no hicieron antes, todas las tareas de mantenimiento preventivo y curativo bien ordenado, de plazas, vialidad rural y la urbana incluyendo iluminación, arborización, señalización, brocales, pintura, etc, por tramos y técnicamente supervisadas (TSU, Ingenieros,) empleando cooperativas o equipos formados al respecto, y que se corresponderá a la verdadera intención de llevar los presupuestos –ese que no quieren entregar, desconcentrar como poder del pueblo– a las comunidades.

Barrios arreglados. Calles impecables, etc.

Todos los representantes de esos equipos y cooperativas verán una platica fija semanal, que aun cuando no cuenten con otros beneficios, deben, con un monto superior al salario mínimo, cubrir sus necesidades básicas.

De esta manera, vamos acabando poco a poco con los veinteocheros, esa triste práctica que con los llamados operativos y para no pagar prestaciones llenan calles de gorras y franelas rojas por 28 días… y fuera.

Esta opción se compensaría, junto a la de todos los trabajadores por cuenta propia, con mi propuesta –está en archivo de Aporrea– de utilizar el 2 o 3 % del IVA para la seguridad social de todos.

Ésta, considero, sería un palo total efectivo y efectista.

4.- En mis propuestas comunicacionales –también archivo de Aporrea– destaco cómo reducir la influencia mediática.

Refresco: entre otras, obligación a los medios televisivos y radioeléctricos a buscar sus propias noticias. Obliga a mayor empleo de personal. Y con ello prohibir la lectura y presentación diaria de primeras páginas, y páginas que alimentan el terrorismo mediático, hasta de periódicos que nadie lee, ni compra.

Equilibrar la información. Algo malo vs algo bueno, en cualquier noticia descalificante.

¡Patria, socialismo o muerte! Y si actuamos con decencia, respetuosa y solidariamente, y los funcionarios trabajan con eficiencia…. ¡VENCEREMOS!

(*) Ing. civil, ambientalista, simple ciudadano y esperanzado en el camino firme de nuestra revolución bonita, que no acepta malos gobernantes y malos aspirantes que nos hagan perder territorios revolucionarios.

edopasev@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3204 veces.



Eduardo Palacios Sevillano (*)

Ingeniero Civil. Escritor y caricaturista. Productor radial y locutor. Miembro de la directiva de la Orquesta Sinfónica del Estado Anzoátegui. Miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Bolivariana del Edo. Anzoátegui. Coordinador de la Red de Historia, Memoria y Patrimonio de Anzoátegui.

 edopasev@hotmail.com

Visite el perfil de Eduardo Palacios Sevillano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eduardo Palacios Sevillano

Eduardo Palacios Sevillano

Más artículos de este autor