La sicopatalogía del manejo del secuestro y el éxito de la Revolución en Altagracia

La perfección policial del gobierno de Chávez en el manejó del secuestro de 45 personas durante 31 horas en una agencia bancaria de Altagracia de Orituco al rescatar - sin hacer un solo disparo - a las víctimas sanas y salvas, capturar a los plagiarios, incautar las armas de los cuatro delincuentes y recuperar el dinero sutraído del banco, es un ejemplo de la buena voluntad del Estado venezolano. Todo ello, a pesar del sadismo mediático que hizo un show de tan angustiante hecho y a la barbarie de la oposición golpista que osó sacarle provecho político.

El comportamiento del gobierno venezolano y sus canales de televisión ante el caso del banco de Altagracia de Orituco, en principio, pudo no haberse entendido. El hermetismo como el ministro Rodríguez Chacín guió las negociaciones con los secuestradores, el desempeño de los militares y policías y la no transmisión del escenario del secuestro atizó EL PODER DESTRUCTIVO MEDIATICO y el deseo de los enfermizos adversarios políticos que el desenlance fuese un festival de muertos,un baño de sangre para echarle la culpa a Chávez.

Fueron horas y horas de angustia convertidas en una eternidad. Durante ese tiempo mientras los adversarios enfermizos de la Revolución rezaban porque hubiesen muertos, el Gobierno trabajaba en un solo sentido: rescatar sanos y salvos a los inocentes rehenes.

En este tipo de casos se requiere mucho talento y conocimiento científico. No es fácil negociar con los pillos. Cualquier tonteria deviene en muerte, dolor y llanto. Nadie que no sepa de eso, cualquier neofito no puede entrar en contacto con los delincuentes. Mucho menos entrar al primer anillo del escenario.

Tradicionalmente la televisión venezolana ha visto la situación de rehenes y los desastres naturales como un factor de reitin, y los reporteros y moderadores actuan como vedetes. Nunca le han dado un trato serio, profesional, de tragedia a esos hechos. Recordemos los suscesos de San Roman y Las terrazas del Avila y el deslave de La Guaira. Con el caso de Altagracia de Orituco, gracias a la inteligencia de los hombres y mujeres que lo manejaron se cayó esa cátedra; con el ingrediente asqueroso de la barbarie política de La Canalla.

En San Roman, los canales llegaron al extremo de transmitir las imagenes cuando los policias intentaban entrar al apartamento a rapel. Esas imágenes exasperaron a los choros y sucedio lo que nunca debio haber sucedido. Pareciera que los dueños de las televisoras ignorasen que los rehenes y sus victimarios ven por televisión todo lo que informan. Por eso fue que VTV no transmitió en vivo desde Altagracia de Orituco.Eso no sólo alerta a los malechores sino que aterra a la ciudadanía.
Por experiencia propia sé lo dificil que es manejar ese tipo de situación. Cuando trabajaba como reportero de TVO tuve la desdicha de cubrir un secuestro de una pareja por un joven delincuente en una residecia del barrio La Caraqueña, de Puerto La Cruz. En esa ocasión el negociador fue el director nacional de la PTJ, comisario Ricardi. Afortunadamente la película tuvo un final feliz.

En esa oportunidad pedí al director que no ponchara las imagenes del despliegue policial y militar y utilicé un discurso pedagógico, esperanzador, matizado con tonos de comprensión tanto para los rehenes como para Larry, el desadaptado. Incluso. Tuve a punto de fungir como pasaporte de liberación por pedimiento del muchacho, cosa que no lo permitio Ricardi por riesgoso. "La reacción del agresor en estas pesadillas es impredecible, me dijo el avezado policíal". (Por eso me preocupò cuando, en Altagracia de Orituco, Manuit se ofreció para entrar al interior del banco para conversar con los cuatro delincuentes que, de pasadoble, estaban arrebatados y rajando caña).

El tratamiento respetuoso audiovisual que di al escenario sencibilizó al plagiario quien accedio a entregarse y a liberar a los rehenes luego de conversar con una de sus hermanas. Al final. Cuando el chamo salió de la casa y vio en la calle a tantos policías en posición de disparo me gritó con rabia: ¡Coño Américo. Me engañaste!

Recordando la tragedia gigantesca de La Guaira vienen a mi mente la película noticiaria de tan lamentable desastre y veo a los periodistas, sobretodo a las damas, reportando desde una constelación de lodo, de muertos, de desaparecidos, maquilladas vestidas como si estaba en una fiesta, en un desfile de alta costura. Impecables. Mientras los reporteros internacionales hacían el mismo trabajo llenos de barro hasta la coronilla.

Pero lo más risible fue cuando en el caso de San Román un periodista comentó "como se sentirán los rehenes alla adentro".

TINTERO
La Canalla se quedó con las ganas de ver un mar de sangre en Altagracia de Orituco, incluyendo a la de Bogotá. Sería interesante que el Gobierno Venezolano investigara los negocos que en conjunto tienen las oligarquías colombianas y venezolanas en medios de comunicación que tienen sus sedes principales en nuestro país..

TINTERO II
Claro que no me sorprende la displicencia dispensada al éxito record del gobierno por parte de las televisoras nacionales este miercoles, sobre todo de los privados. Pienso que la vedete actual es el Ministro Chacín y debió ser el invitado a los programas matutinos. Y esto lo digo como periodista profesional en medios audiovisuales. El tercer día de esa noticia con el desenlace tan exitoso es la noticia del día. Pero sé que no lo invitaron porque Chacín iba a denunciar en las propias entrañas del monstruo la manipulación mediática que del caso hicieron algunos medios con fines políticos.
Pero lo que sí me sorprende es que Ernesto no haya tenido en su programa a tan importante filon noticioso. Es más - creo yo - ante la mierda que en cantidades industriales le está echando La Canalla a Chávez y a la Revolución Bolivariana - tener en pantalla a Chacín debe ser una estrategia comunicacional del Proceso. Lo demás es peo y jabón de olor.

TINTERO III
Recomiendo a VTV que realice un programa especial para establer comparaciones entre la forma como manejaron los secuestros de San Roman, Terrazas del Avila y de Altagracia de Orituco. La alta sintonía está asegurada y la promoción de semejante éxito revolucionario como un resonante éxito, también.
Entiendo que la transmisión de la Rueda de Prensa de Chácin es una excelente herramienta promocional. Pero no está demás que realicen ese programa debidamente promocionado. Es más. Ese programa debe ser transmitido de manera simultánea por los canales afectos al Gobierno, tanto nacionales como regionales. De ser posible debe comprarse espacios en las canales privados para que también lo transmitan. La pelea es pelando. Nunca me he matado a pasiones. La Canalla no tiene compasión mediática contra la Revolución; porque entonces nosotros vamos a tenerla con ella. Al carajo los enfermos.

TINTERO IV
La periodista que preguntó al Ministro Chacín ¿porque el Presidente Chávez no viene a Altagarcia a negociar con los delincuentes? está loca de a bola o simplemente actuó como marioneta del ventrilocuo dueño del canal donde labora con la intención subliminal de relacionar ese caso con la actuación del Mandataro Venezolano con el de las FARC. A propósito la respuesta del Ministro fue muy acertada. No es lo mismo negociar con los comandantes de la insurgencia colombiana que con unos vulgares choros.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 8581 veces.



Américo Hernández


Visite el perfil de Américo Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: