La Libertad, La Libertad de Expresión, i La Filosofía (III)

“Nunca han hablado tanto de “libertad”

los políticos del mundo capitalista como

desde que, por la misma ley del desarrollo

del imperialismo, se han visto llevados a

destruir todas las libertades”

Roger Garaudy

“Producción sin posesión,

acción sin imposición,

evolución sin dominación”

Lao-Tse

Con la frase que encabeza este tercer artículo, inicia Garaudy su estupendo libro LA LIBERTAD, planteando un problema mundial ya para entonces viejo i que, en los inicios del siglo XXI, tiene más vigencia que nunca, o es la realidad que azota a la humanidad, para no sólo vivir en el coloniaje que impone el imperio del Norte, sino la consolidación del negocio de la guerra, lo cual obviamente convierte en utopía la paz, en un planeta que ya no resiste las heridas mortales que se le infringen.

Sin embargo, para el autor en ese tiempo, el hilo conductor o el método que sólo puede guiarnos a resolver problemas o teorías de la libertad, cree que sea el materialismo histórico, tesis enunciada por Marx en el prólogo de su Contribución a la Crítica de la Economía Política, pero el panorama ha cambiado i el mismo Garaudy va acusar las consecuencias de ese cambio cuando muchos años después modifica muchos conceptos i escribe EL GRAN VIRAJE DEL SOCIALISMO i considera en la década del 60 la necesidad de rectificaciones o modificaciones en la ruta de la libertad, pues declara que tanto el capitalismo como el comunismo internacional no han sabido adaptarse a la nueva revolución cibernética, a ver al mundo desde perspectivas distintas que, no solamente en lo económico, sino fundamentalmente en lo social, en lo humano, amerita cambios fundamentales en la filosofía, en la ciencia i en los intereses energéticos i ecológicos del planeta, porque “el tiempo que separa un descubrimiento científico de su aplicación práctica y de su utilización industrial, es cada vez más reducido” a lo que podemos agregar como ya es patente en el mundo que olvidábamos lo humano, lo netamente humano, especial a lo que ha dado en llamarse en las últimas décadas, el capitalismo salvaje. Por ello también, el socialismo tradicional, hecho dogmático, igualmente necesita de una nueva i racional orientación, como pretendemos en este pequeño país pionero en la historia de la libertad de pueblos -Venezuela- con el intento de hacer un nuevo socialismo bolivariano i robinsoniano, sin descuidar los logros i los métodos que nos vienen de atrás. La tesis de Marx por lo menos nos ha dejado este aporte filosófico: “no es la conciencia del hombre la que determina su ser; por el contrario su ser social es el que determina la conciencia”. Aquí, para mí, se junta el pensamiento de Locke (aunque difiera en otras muchas cosas) pero es asentar que “las ideas innatas no existen –lo que estremece a la iglesia i sus mentiras- i que los límites de la experiencia quedan establecidos, porque nada hai en el entendimiento que no haya pasado a través de los sentidos. La conciencia, es conciencia social.

Considerando pues, que la mayoría de la gente común, los estudiantes, los políticos, los empresarios, los profesionales universitarios de la medicina, abogacía, ingeniería, odontología, sociología i mui especialmente los periodistas o comunicadores sociales petulantes, altaneros i vende patrias, no saben decir ni papa de lo que es realmente la libertad, el concepto o eso que aspiramos ver realizado, no todos por brutos –hai mucho talento sin probidad- sino porque nunca han estudiado estas cosas, ignoran la sociología i la filosofía, i creen que de un tema así se obtiene conocimiento por ósmosis o por lo que se escucha decir, expondré ahora de manera resumida cómo se estudia o desde que perspectivas (no “prespectivas” como dice Oswaldo Álvarez Paz, pues el término no existe) puede conceptuarse esto que, en su momento, por saber de estas cosas gramaticales i filosóficas, Carlos Marx dijo que él hablaba de una “libertad concreta, para unos hombres concretos i en una época concreta”, no de una libertad metafísica esotérica, inexistente, irreal o virtual. En las marchas de la oposición gritan “Libertad” como si anunciaran un jabón, una bebida o simplemente ladraran. Pocos podrán imaginar que sobre la libertad, alguien pudiera escribir una obra de más de 500 páginas o más. Por ejemplo ¿Se puede creer que una señora con ese aspecto verdaderamente de bicha con el pelo parado, sudada i la cara llena de odio, gritando ¡ya va, ya va, ya va, ya va! i sin decencia alguna en aspecto i el léxico, puede ser una periodista que tenga algún concepto de lo que es la Libertad?

No vamos a tratar aquí desde el sentido primitivo de libertad, pues sería retroceder a lo elemental de ser un hombre que no es esclavo o no es prisionero, pues, aunque el concepto se empezó a estudiar desde Aristóteles, antes se aplicaba también por analogía a los animales i a otros seres distintos a los hombre i hasta a seres inanimados.; i desde el punto de vista social i político, caracteriza a cierto estado del ciudadano en relación con la sociedad i con el gobierno. Cuando se ha querido hablar de una libertad universal, verdadera en la acepción metafísica e integral de la palabra, pues encierra caracteres de harmonía (sic) total, equilibrio perfecto de todas las condiciones subjetivas i objetivas a lo Marion, espontáneas i reflexivas, sufridas o consentidas i establecida por una voluntad personal, en el texto de la Quatrième Méditación de Descartes, opone a esta libertad perfecta a la libertad de indiferencia “que hace aparecer más bien un defecto en el conocimiento que una perfección de la voluntad”. Por eso sentencia: “He dicho que ser libre era ser conducido sólo por la razón”. Además de no usar ahora estros conceptos, debemos aclarar que tampoco de debe confundir con algo que ya en francés i en otros idiomas está superado, con el libre arbitrio que, se refiere exclusivamente a la voluntad personal en el sentido más general de la palabra. Para >Bertrand Russell, fue un dogma que dejó de creer desde mui joven.

Lo que pasa en nuestra sociedad actual, cuando las clases acomodadas i la iglesia, ambas pletóricas de privilegios, dinero i poder, tienen que enfrentar a hombres pensantes en los derechos que poseen i en el derecho a la igualdad i la justicia, resultan in dudablemente un grupo pequeño en principio porque la mayoría son indiferentes o desconocen la realidad i lo que los gobiernos capitalitas que lo vienen adormeciendo desde el mundo feudal, no les dejan ni conocer, ni pensar i menos reaccionar. Al respecto dice Russell en estos largos párrafos que transcribo: “La gran mayoría de los hombres y las mujeres, en tiempo normal, pasan a través de la vida sin contemplar ni criticar, en general, ni sus condiciones propias ni de las de los demás. Se encuentran colocados en cierto lugar de la sociedad y aceptan lo que cada día aquella les ofrece, sin hacer algún esfuerzo por pensar más allá de lo que requiere el momento inmediato”.

“Casi tan instintivamente como los animales buscan satisfacer las necesidades del momento, sin mucha premeditación y sin atender a que con un esfuerzo idóneo, todas las condiciones de su vida pueden ser transformadas, Un tanto por ciento, inspirados por la ambición personal, hacen un esfuerzo mental y volitivo para colocarse entre los medios más afortunados de la sociedad; pero muy pocos de estos se interesan con entusiasmo para obtener para los demás las ventajas que buscan para ellos. Son solamente unos cuantos –muy pocos y raros- hombres superiores los que tienen ese amor por la Humanidad, los que no pueden soportar pacientemente todos los males y sufrimientos, aunque éstos no tengan ninguna relación con sus propias vida”. Veamos, esto no lo escribió un socialista ni un rebelde de pueblo, sino Bertrand Russell en su obra LOS CAMINOS DE LA LIBERTAD. Ya veremos como se amoldan estos juicios a la realidad de hombres superiores en estos quehaceres humanitarios i sus posiciones en la historia, como Bolívar, Marx, Fidel, el Ché o Chávez.

Por esa apatía de la gran mayoría de nuestros políticos conservadores i fascistas para el estudio i al autoengaño que ellos mismos practican –leer superficialmente i sin método alguno hacerse una idea general a retazos- es por lo cual no solamente me preocupa su ignorancia (i los sacerdotes son peores, porque entre leer fantasías teológicas, disparates de la Biblia i sus falsos rezos, no tienen tiempo de leer sino superficialmente la prensa parcializada, i desde luego indigna oírlos hablar de comunismo o de marxismo-leninismo, de lo que me atrevo a afirmar que no saben ni lo que un mal estudiante de bachillerato. Eso mismo pasa con muchos periodistas audaces, entre nosotros (me refiero al Zulia) ejemplos típicos son Juan Carlos Fernández i Argenis D’Arienzo que creen apabullar a los tontos con su supuesta “sabiduría” o preparación i son menos que mediocres; i en Caracas la lista es tan grande que supera todas las otras falsas listas que ellos han hecho famosas. Siempre pienso ¿Qué estudios de post grado tienen? ¡Cómo me gustaría revisar sus bibliotecas! ¿Dónde estudiarían marxismo, leninismo i socialismos?

(Continuará)
robertojjm@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2697 veces.



Roberto Jiménez Maggiolo


Visite el perfil de Roberto Jiménez Maggiolo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /medios/a38688.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO