Carta cerrada de Cisneros a Granier

El otro día salí por Venevisión tratando de explicarles a ti y a
los recalcitrantes como tú: Alberto Federico Ravell, Zuloaga, Mezerhane y
otros, la necedad que cometen tratando de tumbar al gobierno a través de la
televisión.

A pesar de mis ancestros cubanos no creo en brujerías, no soy
santero ni devoto de Changó o Yemayá. Lo mío son cuestiones concretas. Burro
amarrado leña segura.

Acuérdate que en agosto de 2001 viajamos a Washington, a la OEA y
al Departamento de Estado para solicitar apoyo gringo. Cuando triunfó el
golpe fuimos juntos, pero no revueltos, a Miraflores a dictarle la línea a
Pedro Carmona. Como de costumbre te pusiste a divagar pendejadas, hasta que
tuve que explicarle a Carmonita que la imagen del gobierno, la OCI, CONATEL
y organismos conexos, corrían por cuenta nuestra y de nadie más. Entonces
Alberto Federico, actuando como mi lugarteniente, nombró a Gilberto
Carrasqueño para CONATEL y le vetó a Carmonita la designación de Patricia
Poleo para la OCI, pues ya habíamos escogido a Fernán Frías.

El golpe se desmoronó por culpa de los que redactaron el acta de
Carmona. Entonces terminamos peor que antes; tuve que hacerme el loco pues
la conspiración del 11 de abril se realizó en mis oficinas de Venevisión,
con Carmona, Carlos Ortega, Miquilena y la plana mayor del golpismo.

Después realizamos toda clase de loqueras, instigamos a los
militares, lanzamos proclamas insurreccionales, denigramos del gobierno y
nos sumamos al paro, al firmazo y a la guarimba. Todo fue inútil. Chávez
quedó atornillado en el cargo y ganó todas las elecciones imaginables.

Entonces decidí que la mano que no puedes quebrar debes besarla. La política
es para los políticos y los negocios para quienes nos ocupamos de ganar
dinero al amparo de cualquier sistema ideológico.

Solo a un pendejo se le ocurre que un canal de TV puede tumbar al
gobierno o tan siquiera desestabilizarlo. Yo me dejé de eso y le pedí a
Jimmy Carter que me ayudara a decírselo a Chávez.

Ahora deja tú la pendejada porque vas a perder las empresas que
todavía no has quebrado.

De todos modos, si lo prefieres, date con furia. Al fin no somos
socios.

augusther@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4943 veces.



Augusto Hernández


Visite el perfil de Augusto Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Augusto Hernández

Augusto Hernández

Más artículos de este autor