La historia de un control que, SAAS llegó a parar a donde no debía

Que bueno que los únicos groseros y ordinarios en Venezuela, según algunos olleteros de oficio en los medios de comunicación privados, son los que se identifican con el presidente Hugo Rafael Chávez Frías.

Hay una propaganda de un farmaceuta que fue a una tasca o a un club deportivo a impedir que un personaje siguiera gritando en un juego de fútbol, porque esta en tratamiento por una infección en la garganta. Este personaje como podemos ver apagó el televisor con un control remoto bastante grande, lo hizo en un momento crucial del juego y SAAS, el control remoto fue depositado en un lugar un poco inadecuado de la humanidad del personaje que hace el papel del farmaceuta preocupado por la salud del otro.

SAAS, nos meten esa propaganda todo el día, en todo horario y para todo público. Nadie dice nada, todos se callan. SAAS, esa propaganda la ven mis hijos, los tuyos, y los de todos y todas. SAAS y la campaña subliminal camina impune por los medios de comunicación.

SAAS, y nadie desde las clases mas puras y nobles de nuestro país, salieron a rasgarse las vestiduras ni a denunciar lo morboso y monstruoso de esta promoción que rompe con una serie de propagandas que en el fondo nos hacían reír. Debo reconocer que en varias oportunidades he apreciado, sobre todo en las primeras, que estaban bien logradas.

Esta vez se les fue la mano con todo y control y SAAS, el mensaje grotesco horrorizó a muchos y a muchas, sin que mediara con eso un puritanismo a ultranza de aquellas instituciones que a la más mínima expresión de términos chavistas pegan el grito al cielo, por lo ordinario que a ellos y ellas les parece el lenguaje coloquial del jefe de estado venezolano.

Asusta más la mención de Jesús como Socialista, que las imágenes y el mensaje de esta publicidad ofensiva a las buenas costumbres que un grupo de venezolanos y venezolanas dicen defender. ¿Dónde están?

SAAS, y el abuso de lo comunicacional raya en un libertinaje morboso que no deja a la imaginación absolutamente nada. SAAS y las fuerzas vivas se hacen de la vista gorda, porque esto representa ganancias para un sector minoritario de nuestra sociedad, así la moral y la ética pierdan la batalla de los valores.

SAAS, y seguimos creyendo que todo esto es parte de una estrategia de mercado inocente y de poca trascendencia. No, la moral de un pueblo se destruye destruyendo sus valores y su cultura.

Señores del gobierno, de las Iglesias, de CONATEL, es hora que se pronuncien acerca de esta y otras propagandas, que conciben la ausencia de toda moral como una vía valida, para impedir la construcción del Hombre y la Mujer Nuevos, porque eso representa la no creación de una Nueva Sociedad, de un Mundo Otro.

La ausencia de toda moral en los pueblos es la ausencia de todo principio de transformación, es derrotar la construcción de los valores verdaderamente trascendentes. Es por eso que la lucha es constante, contra toda esta serie de antivalores que pretenden imponer a través de los medios de comunicación privados con una doble moral y una ética relativa.

Quiera Dios que no tengamos que ver en las páginas de los periódicos noticias lamentables de grupos de amigos que SAAS, haciendo uso de las bromas y de la imitación de actos vistos en la televisión quieran hacer desaparecer una serie de aparatos en la humanidad de algunas victimas en fiestas y reuniones sociales.

Pido, y creo expresar el sentir de la mayoría de los venezolanos y venezolanas decentes, que publicidades como estas deben desaparecer de la televisión venezolana, por ser negativas, ofensivas y grotescas y por una serie de antivalores que transmiten a nuestra juventud. Se les pasó la mano.

El gobierno nacional debe tomar cartas en el asunto.

bedvizcaino@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3175 veces.



Obed Juan Vizcaíno Nájera


Visite el perfil de Obed Juan Vizcaíno Nájera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Obed Juan Vizcaíno Nájera

Obed Juan Vizcaíno Nájera

Más artículos de este autor