Un vacío informativo

Durante el mes de noviembre pasado y algunos días del siguiente, tuve la feliz oportunidad de estar en Venezuela compartiendo con su pueblo, el cierre de la campaña electoral, que culminó con el triunfo rotundo y reelección del Presidente Chávez. Me acuerdo como hoy, que aquellos días de trabajo y esfuerzo para muchos, fueron para mi una oportunidad de ser testigo, y además de darle seguimiento y análisis a las actividades políticas que se desplegaban en el país. En aquellos días, tomé como tarea ocupar espacio ante el televisor pasadas las 6 pm para seguir el programa DANDO Y DANDO, el cual me sirvió de referencia y orientación, en muchos temas del diario acontecer del país, motivado ésto, por los magníficos comentarios y análisis de sus conductores, los camaradas Tania Díaz y Alberto Nolia.

En momentos en que la guerra mediática en contra del proceso revolucionario toma nuevos aires y levantan el volumen, por tanta iniciativa política que se están gestando e implementando por parte del gobierno venezolano, sin previo aviso, sin explicación alguna, un medio que se ganó una amplia presencia en el ambiente informativo y de espacios de opinión, en el país, es cerrado. Múltiples factores pudieron haber influido en la decisión tomada con relación al programa DANDO Y DANDO, sin embargo, cualesquiera que éstos sean, desde una reestructuración de la política de comunicación y de contenidos de los programas de VTV, hasta aspectos personales de los conductores, que puedan haber estado en juego, siempre, de cara al país, vale una explicación, pues la duda que se genera, y las inquietudes que despierta tal decisión, hace daño y las especulaciones que se desarrollan, por diversas vías y medios, hace el doble de daño.

Venezuela necesita de medios informativos que orienten, que formen, que abran el camino de previo, a las decisiones de gobierno que se ven en el horizonte, pero también se necesitan espacios que se abran a la amplia discusión de los asuntos públicos, que en un momento dado hagan uso del recurso de la crítica y de la llamada de atención, sobre temas presentes en la sociedad que son por lo demás preocupantes y que provocan la atención de la población, sea ésta militante o no, con el proceso político que encabeza el Presidente Chávez. Venezuela no necesita de una "prensa gobiernera" y mal le hacen a la sociedad venezolana aquellos que piensan establecer criterios de uniformidad en la política de comunicación del gobierno bolivariano.

En momentos en que evolucionan temas importantes, entre ellos la conformación del PSUV, las iniciativas de legislación que prepara el ejecutivo venezolano al amparo de la Ley Habilitante, o también en circunstancias lamentables en que las manifestaciones de corrupción en el sistema institucional siguen ocupando espacios, importantes espacios, en la preocupación de la sociedad, cerrar un espacio de información, orientación y análisis de los temas inmediatos que asoman todos los días, es cerrar las puertas de la estructura institucional a los nuevos aires que deben, con toda seguridad, volar por el país.

Cerrar un espacio de información y análisis de la realidad del país como DANDO Y DANDO, en momentos en que la guerra mediática arrecia, al estar en puertas la cancelación definitiva de la concesión de RCTV y todas las consecuencias que se puedan derivar en el plano interno y externo por el cese de operaciones de dicho canal de televisión, no contar con DANDO Y DANDO es restarle músculo a la respuesta, en defensa del proceso revolucionario.

(*)Ing.

fedepuko@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3843 veces.



Federico Picado Gómez(*)


Visite el perfil de Federico Picado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Federico Picado

Federico Picado

Más artículos de este autor