Amaranta Rojas frente a los cambios que ocurren

El portal Aporrea: O se coloca del lado del pueblo o del madurismo

CONSIDERACIÓN PREVIA

Creo que ese es, un poco el espíritu que anima a Amaranta Rojas en su artículo titulado, “Aporrea: ¿Qué hacemos con Servando Marín Lista?” [i], cuando, armada del garrote crítico de Chela, se lanza, sin miramientos ni discreción, contra una desacertada política que en materia del derecho a la libre información, expresión y opinión intenta llevar adelante el gobierno autocrático, a través de una  acción oficial de sabotaje el portal web aporrea.org, que, a su modo de ver, carecían de los cometidos mayores que los dioses le han asignado a sus elegidos.

Y aquí, juzgo prudente, acogerme al derecho a réplica, abriendo el compás para reafirmar mi convicción de que esas reflexiones políticas de las que hablo en mi artículo titulado: “Sobre la línea editorial y la opinión política” [ii], tienen que darse en el portal web aporrea.org. Es un método para abordarla. Y cuidado, estoy hablando de una forma política de hacer comunicación social, como espacios de discusión y debate donde se promueve el pensamiento crítico. 

La necesidad de esa reflexión es ahora más importante que nunca. En momentos en que el poder omnímodo que controla el gobierno autocrático se ha empeñado en demostrar, así sea por la fuerza, que las ideologías desaparecieron y que lo que sobrevive es él mismo, que es único, cuando se argumenta que la transformación social, fuera de sus normas, es una utopía. Por eso dijo, la resistencia es ineludible.

ACOTACIONES NECESARIAS

En mis años en Aporrea, me decía algún lector simplón, para despejar dudas sobre las aptitudes de la Chucha y de la Chela, que una hacía de escribiente y la otra de escritora, asi de elemental. Con el tiempo me fui dando cuenta que la cosa no era realmente de esa manera. Ni escribiente ni escritora parecían tener mucho protagonismo en estos menesteres, por lo menos en el portal web aporrea.org, donde los escribientes maduristas crecían a la buena de Dios, en una abigarrada mezcolanza de depauperados escritores espontáneos, empresarios de la semántica y mafiosos del ejercicio de estructurar discursos de variada pinta, escuderos de los capos dedicados a la politica y un cierto toque profesional otorgado por los rigores del método, desde el paradigma epistemológico hasta las operaciones instrumentales del artilugio hermenéutico.

La prédica académica, por simple y por patética, no duró mucho. Resultaba demasiado obvio que la conversación entre Chucha y Chela, era la consecuencia, no de acciones planificadas, sino de los golpes de timón de los autócratas gobernantes maduristas, acompañados por grupos económicos poderosos, bregando a la sombra la aprobación de planes para asfixiar al portal web aporrea.org, poco a poco, a través de una acción oficial de sabotaje, que se traducirían en cuantiosos beneficios para ellos y también para toda la cabronería técnica colegiada que medra el poder, a través de los servicios de internet del Estado venezolano, CANTV y Movilnet.

Ahora, con muchos más años y menos ingenuidad, no tengo la menor duda de que, al portal web aporrea.org, con capos o, a pesar de ellos, son el resultado de un accionar del actual bloqueo y de las políticas autoritarias y en contra de la libre información. Estos bloqueos son arbitrarios, sin procedimiento judicial o administrativo y totalmente fuera de la ley, con irrespeto del derecho a la libre información, expresión y opinión.

 LA POSICIÓN Y LAS INTENCIONES 

El vivir este proceso de desengaño, noviciado lo llaman, donde el idealismo académico fue siendo desmontado por la contundencia de la realidad, no me ha generado ningun tipo de frustraciones, por lo menos que yo las sienta. Por el contrario, he continuado imaginando un portal web aporrea.org diferente, parecida a la que ahora parece despuntar, si es sólo sueños, los prefiero al cinismo, porque, o se colocan del lado del pueblo o del gobierno madurista. 

Y he conservado, también, mi capacidad de asombro ante las posiciones que adopta Amaranta Rojas frente a los cambios que ocurren. En su artículo titulado, “Aporrea: ¿Qué hacemos con Servando Marín Lista?”, en respuesta a mi artículo titulado: “Sobre la línea editorial y la opinión política”, el que me sorprende por su inédita virulencia. Ojalá, que con esa misma vehemencia, pudieras manifestarte sobre los paupérrimos salarios de los profesores universitarios, de seguro Chela, tal vez le dijera algo distinto.

Para una articulista que se ha caracterizado, o así nos tenía acostumbrados, por su nivel académico y profesional, amplio y plural, el tono belicoso y de esguince que se evidencia para despejar, de una vez por todas, las dudas sobre las aptitudes de la Chucha y de la Chela, no puede producir otra cosa que sorpresa, sobre todo por lo que involucra, pues, un portal web https://www.aporrea.org/ siempre reflejará la línea editorial y la opinión política, es decir: la posición y las intenciones de sus editores. A decir de Heinz Dieterich [iii]. “Esto es así en todo el mundo. Se puede lamentar tal hecho, pero no hay forma de cambiarlo. Creo que deberías ser más realista y respetar ese hecho”. 

SUFICIENTES SEÑALES 

El objetivo del artículo: “Aporrea: ¿Qué hacemos con Servando Marín Lista?”, es demostrar –obviamente estimulada por la doble censura de Chucha/Chela a la propia Amaranta Rojas-, lo desacertado de las políticas que en materia del derecho a la libre información, expresión y opinión intenta llevar adelante el gobierno autocrático de Maduro, de las cuales, según Javier Vivas Santana [iv], ya se han dado suficientes señales: 

“A pesar de que la página de Aporrea ha estado bloqueada prácticamente desde finales de 2020, este 27-4-2021 nos topamos en que tal obstrucción ha sido parcialmente levantada, lo cual saludamos y esperamos se mantenga a través del tiempo, no sólo con este portal, sino con el resto de los medios que son atacados y restringidos en Venezuela. Ignoramos si esto es una acción unilateral del madurismo, o concertada con la directiva de Aporrea. Si fue lo primero es obvio que el madurismo reconoce que bloquea, censura y persigue a los medios como le da la gana, y de vez en cuando, para lavarse el rostro ante el mundo, pues brinda un caramelo. Si el desbloqueo es por una acción de comunicación entre las partes, esperamos que el precio no haya sido la autocensura,  o el sentido de limitar los escritos que algunas veces son incómodos para el madurismo, o parte de los editores de Aporrea, aunque existan argumentos irrebatibles en el espacio de la ideología, la historia y los hechos”.

Nada más ni nada menos, y todo eso se demostró en solo cinco meses, como allí mismo se afirma. Y sorprende además, porque nunca antes había visto al portal web https://www.aporrea.org/ hacer oficialmente deslinde de tal naturaleza, ni con tal rapidez. Ni siquiera frente al desafuero de los escribientes maduristas, que según Javier Vivas Santana [iv]:

 “Modestamente como lingüista, podemos acercarnos a identificar artículos, cuyas palabras al ser similares y estilos en otros ejemplos de discursos tanto oral y escrito, revelan que personajes de la cúpula madurista están escribiendo en Aporrea con seudónimos, y si la memoria no me traiciona uno de ellos escribe semanalmente, partiendo que desde lunes o martes aparece Gian Carlo Di Martino, quien a pesar de manejar casi 200 mil afiliados en la lista madurista de Telegram que activa cuando publican sus "pensamientos", apenas si llega a las 3 mil lecturas, generando sólo el efecto dominó de posicionarse como en más leído en pocas horas, lo cual deja la interrogante de que lo lean, porque sólo busca un determinado fin en la página”. 

Confieso que lo primero que me ocurrió cuando leí esta suicida andanada de Gian Carlo Di Martino, es que seguramente el como máximo exponente del grupo de escribientes maduristas, dejó de recibir la nominación a la Gobernación del Estado Zulia que lo hizo poner furioso, cosa que si bien es una reacción comprensible en los mortales –por eso la ira es un pecado capital-, no se corresponde con los intereses, ahora llamados colectivos, impuestos por el partido PSUV a sus militantes, que según Javier Vivas Santana [iv], quien ha construido un sólido prestigio de accionar profesional, recomendó:

 “Por ello, sólo si Aporrea crea su propio canal de Telegram y se abre también a WhatsApp, y cada artículo - sin preferencias - recibe el mismo trato de divulgación en redes, especialmente con la creada por los hermanos rusos Dúrov, volverá a ser una página tanto o con mayor número de lectores; pero sí continúa en los mismos esquemas, dudo que las cosas cambien en términos de debate político. También es bueno que Aporrea se pregunte quiénes en este bloqueo, y que escriben en sus espacios piden porque sea liberada de tantas restricciones ilegales, lo que también evidencia, la hipocresía de otros(as) sobre el portal”.

Pero esto no me resultaba fácil de entender pues Gian Carlo Di Martino, que es quien  a pesar de manejar casi 200 mil afiliados en la lista madurista de Telegram, es un tipo poco serio, al igual que lo es el grupo del cual forma parte. ¿Será que los envolvió la paranoia antiaporrea? Este mismo portal web https://www.aporrea.org/ que enloqueció  a ese sector madurista por naturaleza antichavista, profundamente ignorante, de la clase media que si no disfruto del negocio fácil y de los contratos tramposos, por lo menos soñó con ellos. 

POR NO DECIR OTRA COSA

Cualquiera de las dos razones son lo suficientemente lamentables como para haber evitado escribir impulsado por ellas, porque es muy cuesta arriba, al margen de la rencilla con Gian Carlo Di Martino, esa curiosa y vehemente defensa al portal web https://www.aporrea.org/, ¿Dónde está?. Es muy ingenuo, por no decir otra cosa subida de tono, suponer que una hipotética defensa es producto del encuentro de intereses de esta nueva burguesía y de un pacto entre sus integrantes y que, por lo tanto, la pretensión de modificar, ahora, tal circunstancia responde a una visión voluntarista del cambio social y de la nueva forma de ver el gobierno de la sociedad. Lo que nos pudiera estar diciendo Gian Carlo Di Martino es que el voluntarismo de Chávez está poniendo en peligro quinientos años de democracia y concertación social.

POSDATA

Por ahora, seguimos esperando que el madurismo abandone el poder. Y, evidentemente Aporrea debe cambiar y comprender que también se está quedando rezagada, más en estos días que se avecina un acuerdo para ir a elecciones. El portal web https://www.aporrea.org/: o se coloca del lado del pueblo o del madurismo.

¡Que se abran cien flores y florezcan cien escuelas de pensamiento!


REFERENCIAS

[i] https://www.aporrea.org/medios/a302495.html

[ii] https://www.aporrea.org/medios/a302359.html

[iii] Comentarios enviados por Heinz Dieterich a mi correo electrónico tetralectica77©gmail.com el 25 de abril del 2021.

[iv] Comentarios enviados por Javier Vivas Santana a mi correo electrónico tetralectica77©gmail.com el 25 de abril del 2021.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1374 veces.



Servando Marín Lista

Arquitecto- Es autor del libro "Desde la Comunidad": la arquitectura de multitudes (junio, 2010) dirigido a la formulación de propuestas de planificación del desarrollo estratégico para captar el objetivo esencial y específico de clarificar el compromiso y la responsabilidad de la explosión del Poder Popular con la problemática total de la ciudad, mediante todas las escalas de sus propias acciones para marchar rumbo al nuevo sistema de Ciudades Comunales, los Distritos Motores de Desarrollo y los Territorios Federales. Y autor, también, del libro "La Ciudad Comunal, la lucha de clases por el espacio" (nov, 2013) donde plantea una interpretación de los fenómenos urbanos, que constituye una herramienta sobre lo que ?desde afuera? de la estructura urbana, el poder económico y el poder político, conforman la lucha de clases por el espacio y avanza en el señalamiento de la necesaria ruptura con los valores, instituciones, relaciones de poder y las raíces más profundas de la sociedad capitalista.

 tetralectica77@gmail.com      @chevan2

Visite el perfil de Servando Marín Lista para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: