Cuando la ceguera invade al periodismo

Dice un dicho muy viejo, "que entre bomberos no se pisan la manguera", sin embargo hoy, por lo interesante del tema y por motivos netamente objetivos, nos vemos en la necesidad, quizás como derecho a réplica, de aclarar algunos puntos a una colega periodista que mediante una repuesta nos aludió a través de las redes sociales.

Todo comenzó por intermedio del bendito Facebook, mediante el cual vimos que varios Comunicadores Sociales de Yaracuy, no más de 10 a 12, entre 100 y pico que ejercen en la región, junto a otros colegas de Lara, marcharon en Barquisimeto, hace a penas pocos días, en señal de protesta debido al cierre que se ha venido produciendo de algunas emisoras de radio y periódicos.

En lo personal opinamos en ese momento lo siguiente: "nos parece bien que los colegas periodistas defiendan el derecho de ejercer el periodismo con plena libertad, sin restricciones, sin obstáculos, sin medias tintas, y sobre todo en contra del cierre de los medios, pero sin olvidar también las sanciones económicas que se le viene imponiendo al país, desde el imperio".

Producto de nuestra intervención esa colega periodista, muy joven ella y de las nuevas generaciones de Comunicadores Sociales, expresó el siguiente manifiesto: "Saludos Italo Urdaneta. ¿A qué sanciones te refieres cuando el envío de petróleo no ha cesado, e incluso, se le está comprando a Estados Unidos más gasolina, diésel y otros derivados para abastecer tanto el mercado interno como el de Cuba porque Pdvsa está quebrada? Si esa limitación existiera, ¿por qué, por ejemplo, el gobernador de Carabobo importa autobuses y camiones compactadores de basura desde EEUU?. Colega las sanciones son individuales, ni a usted ni a mí nos afecta que le congelen cuentas en dólares, propiedades, anulen visas, o impidan tocar suelo de otras naciones a los señalados por menoscabar la democracia y violar derechos humanos.

La prensa del gobierno cuenta con papel y tinta, ambos insumos provienen del exterior. Las ediciones son diarias, a full color, -además de gratuitas-. La Corporación Maneiro maneja a discrecionalidad estenegocio, asfixiando a los privados, y premiando a los oficiales, estrategia aplicada con un único fin: reforzar la "hegemonía comunicacional".

En los últimos años ha sido descubierta la acelerada adquisición de medios impresos, radiales y televisivos en el país por parte de altos jerarcas para censurar toda información que pueda herir susceptibilidades a la cúpula, envuelta ya en tantos escándalos.

Conatel se ha convertido en un tribunal de inquisición. La presión contra los medios ha arreciado a tal punto de que un tribunal de Caracas prohibió a los colegas del portal Armando.Info, -hoy todos en el exilio-, publicar trabajos contra un empresario de origen colombiano a quien se le vincula con Maduro y la importación de alimentos para los Clap. Por cierto, hoy el constituyentista Pedro Carreño dijo en una marcha "a los escuálidos hay que joderlos, hay que escoñetarlos (…)", ¿actuará Conatel?, ¿la Asamblea Nacional Constituyente le aplicará la ley contra el odio, o solo está reservada para quienes adversan al régimen?, ¿la Ley de Responsabilidad Social en Radio, Televisión y Medios Electrónicos acaso es letra muerta?.

Ítalo, el país que muestran en los medios oficiales no es en el que precisamente vivimos. La Venezuela "real" está en crisis, doblegada por la corrupción, con servicios públicos colapsados, sin efectivo, con protestas y colas por doquier, registrando un éxodo sin precedentes, donde la gente se suicida a diario, muere de hambre, por falta de medicinas, o cae abatida a manos de la delincuencia.

Solo un gobierno sin escrúpulos intentará ocultar los problemas que ha creado, y sus consecuencias, por eso la prensa es su objetivo. La banalidad del mal se combate con verdad, diría Hannah Arendt".

Bueno, hasta aquí la colega periodista expuso todo lo que ella considera está pasando, producto de la actitud que supuestamente viene asumiendo el gobierno en contra de los medios. De entrada nos vemos en la necesidad de reconocer que gran parte de su escrito se ajusta a la realidad, no obstante vemos que no alude con suficiente sinceridad, y sobre todo, con la objetividad necesaria, que debería prevalecer en este caso, las razones que han derivado la situación que plantea o que vivimos los venezolanos.

En lo personal rechazamos de entrada que las sanciones que viene imponiendo el imperio al país no nos afectan, ni a ella, ni a mí en lo personal, pues asegura que son individuales, "pues se aplican solo en contra de los señalados por menoscabar la democracia y violar los derechos humanos" en nuestro país.

Por lo visto nuestra amiga periodista ignora que las medidas sancionatorias impuestas por EE.UU impiden que el país pueda comercializar libremente, y lo que es peor, que haga uso de las divisas que vienen generando las ventas de crudo, como por ejemplo las que produce la empresa Citgo, en el país del Norte.

Pero además olvida también que Brasil, recientemente, acaba de señalar que no puede pagar una deuda de más de 40 millones de dólares que tiene contraída con Venezuela, producto del veto impuesto por el imperio.

Lo más grave de olvidar es que al país se le impide que pueda comprar medicinas y alimentos, como ocurrió en el primero de los casos con Colombia, y en el segundo con Nicaragua, que recibió amenazas, si daba un paso en falso, para favorecer a nuestro país. Desde luego que todo esto no solo me afecta a mí en lo personal, sino a todos los venezolanos.

Pero aquí surge una reflexión: ¿por qué aceptar también que EE.UU le aplique sanciones a venezolanos solo por el hecho de estar vinculados al gobierno, que fue electo de manera libre y democrática, por una amplia mayoría, que decidió darse el modelo que tenemos?

Hasta ahora Venezuela no ha ejercido ni ha solicitado aplicar sanciones individuales en contra de los personeros del gobierno estadounidense, a pesar de los innumerables crimines que han cometido por ordenar invadir naciones, promover guerras y asesinar a mujeres y niños a mansalva. Con todo y eso, notamos al mismo tiempo que la ONU nada hace al respecto.

La colega dice igualmente, reitero, que las sanciones son para aquellos que han menoscabado la democracia…Cómo se ve que mi estimada amiga es joven y desconoce lo que ocurrió en Venezuela en la llamada cuarta república.

No está demás informarle entonces a nuestra amiga y colega, que comienza a acumular experiencia en el periodismo, que todo aquel que se atreviera a decir algo en contra de aquellos gobiernos, presididos por AD y Copey, era de inmediato detenido, y en muchos casos, torturados y desaparecidos, como lo demuestra la historia, que se mantuvo oculta por mucho tiempo.

Incluso, escribir, lo que mi colega escribió, era más que suficiente motivo para que agentes de la Digepol y del Sifa allanaran su hogar, no solo para amedrentarla, sino para acallarla, si era necesario y por siempre.

Vale destacar que en aquella época los medios venezolanos, en muchas oportunidades, también fueron blanco de la censura ejercida por agentes nombrados por los gobiernos de AD y Copey para controlar lo que se escribía, cosa que hasta ahora no se ha hecho en plena revolución,

Así pues que asegurar que aquí los representantes del gobierno han menoscabado la democracia, es exagerar la realidad…hasta ahora, incluso, el gobierno revolucionario no ha suspendido ni una sola vez las garantías constitucionales, como si ocurría, de manera constante, en el pasado, sobre todo en el primer gobierno de Rafael Caldera.

Pero para ir más allá aún vemos libres en la actualidad, vagando por el mundo, que entran y salen del país, como "perros por su casa", a personeros de la oposición, incluso a periodistas y dueños de medios, llamando a que se promueva el golpe de Estado, a que se nos invada y se nos impongan fuerte sanciones, como en efecto lo hace el imperio, y hasta ahora no hay presos, como debiera ocurrir.

Que todo se ha puesto caro y no aparecen los productos, nadie lo puede negar, pero que se puede esperar en un país que ha comenzado a ver mermados sus ingresos, por una parte, debido a la caída de los precios del petróleo, y por otra como consecuencia de la implacable guerra económica y a las sanciones que se han desatado en su contra, con apoyo e incitación de la oposición para perjudicar la administración actual?

Pero hay una pregunta que tal vez la joven colega no se ha hecho. El por qué el gobierno decidió crear la Corporación Maneiro. Quizás nuestra amiga ha olvidado que muchos de los Medios de Comunicación Social de nuestro país han sido un factor determinante para aupar, incentivar y promover la grave crisis que azota al país, solo por solidarizarse con la ultra derecha venezolana, y para defender, incluso, los intereses del imperio.

El ejemplo más claro lo vivimos a diario a través de las redes sociales, donde vemos como se ofende, incluso, la memoria de la progenitora del Presidente y se amenaza con liquidar o quemar vivo a todo aquel que sea chavista. Da grima leer las insensateces que a diario se escriben, no solo contra del gobierno, sino en desprecio de nuestros propios conciudadanos e incluso en menoscabo de los libertadores del país.

La ley contra el odio, en todo caso, no solo la tenemos que convocar solo para aplicarla y castigar a uno que a otro seguidor del gobierno, que pecan, ciertamente, sino también a todos aquellos que la violen. Del lado de la oposición es evidente que "hay mucha tela que cortar".

Ya antes, muchos medios vinculados a la derecha, aplicaron la política mediática e incluso directas para ir en contra del gobierno del presidente Chávez al promover el golpe de Estado. Nadie olvida, por ejemplo, como Venevisión alteró el curso de los acontecimientos ocurridos en el afamado Puente Llaguno, en donde perecieron un buen número de venezolanos, al mostrar imágenes y otra realidad, que posteriormente fue puesta al descubierto.

RCTV, con su presidente al frente, se convirtió en una trinchera para hostigar y promover todo cuanto se diseñó en contra del gobierno. Por cierto, el cierre de esta planta se produjo por el cese de la concesión que el Estado controla.

Del palacio de gobierno, igualmente se recuerda la imagen fresca de la colega periodista Patricia Poleo huyendo una vez que el pueblo, junto a la FAN, restituyó al presidente Chávez, tras haber sido depuesto por militares que se confabularon en su contra, junto a Pedro Carmona Estanga, el mal llamado "El Breve".

Sin ir muy lejos, desde el estado Lara, vimos como un medio de Comunicación Social de importante circulación, por tener desavenencias con la ex-esposa del Presidente, y aún lo hace, perdió -desde un principio que Chávez asumió las riendas del país- la sindéresis, el equilibrio, la ecuanimidad y el balance informativo, para tomar posturas claras de oposición, como en efecto también la han asumido diarios como El Nacional, entre otros, que todo lo desvirtúan para mal poner la acción gubernamental.

Esta amarga realidad para el periodismo, llevó al gobierno a "sacar las garras". Desgraciadamente, y hay que reconocerlo, el régimen, como lo llaman quienes lo odian, descubrió un método para defenderse. Allí nació la Corporación Maneiro, que les ha permitido medio controlar a esos rotativos que desean ver sucumbir la gestión del gobierno revolucionario.

Aun así, El Nacional, por ejemplo, continua con sus ataques despiadados, fuera del contexto real de la noticia, manchando el legado de su fundador, como lo fue el ilustre periodista Miguel Otero Silva.

Así pues, creemos y lo sostenemos, la situación que viven algunos medios en la actualidad es producto del mismo comportamiento que han asumido desprestigiando y dejando muy por el suelo al verdadero periodismo.

Pero hay otra realidad. Al parecer se pretende hacer ver que hay derecho solo para atacar al gobierno, pero que éste no se defienda, como tiene pleno derecho a hacerlo.

Igualmente no es delito, ni pecado alguno, que representantes del gobierno adquieran medios de Comunicación Social, y menos que se haga ver este hecho como algo indebido, diabólico, perverso e impropio.

Según lo deja entrever la colega periodista, es bueno que muchos empresarios de la corriente opositora tengan diversos tipos medios, incluso para violar los preceptos del periodismo, y las normas que rigen al mismo, pero es malo que un personaje vinculado a la revolución también los tenga. ¿Cómo es eso..?

 

italourdaneta@gmail.com

Dice un dicho, sin embargo, y muy viejo, que "por justo pagan pecadores", con esto queremos decir que no hay razón para que algunos medios, sobre todos los regionales, que han mantenido en su mayoría su línea de acción intacta y equilibrada, se les niegue el derecho a los insumos o divisas, como aparentemente está ocurriendo.

Está claro entonces que el gobierno indistintamente de la postura que ha asumido tiene el pleno derecho de defenderse de una prensa poco confiable y mediática, que responde a intereses individuales y capitalistas, quizás por ello la Corporación Maneiro, sin que nos conste que así sea, pudiera ser una muralla, con la cual el gobierno ha comenzado a evitar que se le hostigue y se le acuse alegremente, sin argumentos reales de fondo y de manera poco objetiva.

A propósito, uno de los deberes de un Comunicador Social es llamar al entendimiento, a la paz, a la concordia, al diálogo, a preservar la democracia, a lograr la reconciliación, antes que estar atizando el fuego con denuncias inconsistentes y faltas de profundidad y credibilidad, al menos ese es mi norte, en cambio en los medios conspiradores vemos que nada de esto se cumple.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 448 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /medios/a269477.htmlCd0NV CAC = Y co = US