El síndrome Mafalda, el carnet de la Patria y el oposicionismo "chavista"

Cuando leemos algunos articulistas de APORREA, cuyas opiniones y posturas NO DIFIEREN EN NADA de la de los oposicionistas de la derecha venezolana e internacional, recordamos ineludiblemente la imagen de la irreverente Mafalda, de Quino. "Estaba Mafalda, leyendo un libro cuando le llega desde la cocina el olor de la sopa que estaba preparando su mamá. Como sabemos que ese personaje es "sopofóbico", expresa su malestar con la siguiente frase "¡Por qué el cretino de Fidel Castro no dice que la sopa es buena; si el dijera que la sopa es buena, aquí la prohibirían y yo no tendría qué comérmela!" http://www.aporrea.org/actualidad/a18357.html.

Anteriormente. Todo lo que planteaba o decidía Chávez era inmediatamente cuestionado o refutado por la derecha nuestra, no importando si era beneficioso para el pueblo. Toda decisión era rechazada y satanizada con todo tipo de argumentaciones que llevaron precisamente a que se calificara ese tipo de oposicionismo como escuálido en el sentido languidecente de su racionalidad.

Ahora, una serie de articulistas que cotidianamente publican en este medio les ha dado por cuestionar también absolutamente todo lo que decide hacer o enuncia el Presidente Nicolás Maduro. No esperan, no razonan, no analizan, sino que se lanzan en ristre contra todo tipo de políticas del gobierno bolivariano, muchas de ellas, continuación de las del Comandante Chávez, al que no le cuestionaban nada. Es decir, si el Presidente Maduro lanza las OLP como política de contención y represión (necesaria por lo demás) de la criminalidad desatada por bandas nacionales o sembradas desde el exterior, entonces critican las OLP sin criticar las causas de ese fenómeno social que tantas víctimas genera en nuestra sociedad.

Cuestionan las políticas económicas, los aumentos salariales, el combate a la especulación, el desmontaje de los fraudes de la oposición respecto al referéndun revocatorio, la defensa de nuestro signo monetario, las políticas de defensa contra la implacable guerra económica, a la que incluso se atreven a desconocer, el arco minero del Orinoco, y ahora, la implementación del carnet de la Patria, al que se le ha tildado de "antipatria", "amedrentador", "perverso", y sin más se asumen los mismos cuestionamientos que provienen de los grupos de la derecha.

Miles de personas han acudido al llamado del gobierno bolivariano a los espacios de las respectivas plazas Bolívar de todo el país de manera entusiasta, pero ello es ignorado por los articulistas a quienes he aludido y sólo basta leer sus opiniones. Estas movilizaciones difieren de lo que se planteaba permanentemente por diferentes medios oposicionistas y es que el gobierno no tiene pueblo. He allí una esperanza convertida en hechos. El proceso revolucionario debe consolidarse para seguir generando políticas favorables a nuestro pueblo en medio de la confrontación económica, social y política.

Estos articulistas pareciera que están sólo a la espera de algún pronunciamiento del gobierno bolivariano para salir a oponérsele usando un arsenal de argumentos de por sí banales, con algunas excepciones como las del prof. Jesús Puerta o Javier Bierdeau, por citar sólo a dos. Una cosa es que se considere la crítica necesaria y otra convertirse en repetidores de las falacias oposicionistas, la argumentación imperialista o la crítica inmediatista, egocéntrica, sólo para aparecer entre las columnas más leídas de este importante portal.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1917 veces.



Cécil Gerardo Pérez


Visite el perfil de Cécil Gerardo Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: