De Chávez y Mafalda

Cada vez que leo a economistas, politólogos, empresarios, periodistas, “analistas políticos” o dirigentes de la oposición, expresarse acerca de la obra, o de los proyectos del gobierno, llega a mi recuerdo una tira cómica de la inefable MAFALDA, quien fui y sigue siendo un ícono de la crítica y de la inconformidad en nuestra sociedad. Estaba Mafalda, leyendo un libro cuando le llega desde la cocina el olor de la sopa que estaba preparando su mamá. Como sabemos que ese personaje es “sopofóbico”, es decir, no soportaba la sopa (como la mayoría de los niños), expresa su malestar con la siguiente frase “¡Por qué el cretino de Fidel Castro no dice que la sopa es buena; si el dijera que la sopa es buena, aquí la prohibirían y yo no tendría qué comérmela!”.

Así le pasa a nuestros opinadores de oficio. Hoy leo unas declaraciones del Presidente de FEDEINDUSTRIA, Gómez Sigala, (representante de una pequeña oligarquía del Estado Lara con empresas como el diario EL INFORMADOR, el Central azucarero Río Turbio, la entidad financiera Casa Propia y otras) quien una vez más declara que el ingreso de Venezuela a MERCOSUR va a tener consecuencias negativas para la economía y el empleo en nuestra nación. Definitivamente, todo lo que hace Chávez les asquea. Sin analizar, sin esgrimir argumentos, sin aportar pruebas, desdeñando cualquier asomo de inteligencia se van por el camino fácil. Si lo dijo Chávez es malo, si lo va a hacer Chávez, es negativo y punto. Es más, si Chávez se hubiera plegado al ALCA, hoy estarían diciendo que el ALCA es negativo para nuestro país.

Son tan predecibles que ya uno sabe que van a decir, o cómo van a titular los diarios opositores, luego de que Chávez hace anuncios en Aló Presidente, o en cualquiera de sus alocuciones desde fuera o desde dentro de Venezuela. Hay que solicitarles un poco mas de creatividad, o de inteligencia a estos personajes, que con sus cabellos engominados, sus trajes y corbatas relucientes y sus voces engoladas o atipladas, dicen cualquier elementalidad como si estuvieran dictando cátedra en Harvard, lo que nos recuerda una frase de Facundo Cabral: “Un estúpido dice estupideces y un gerente dice: ¡gerenteces!”.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2723 veces.



Cecil Gerardo Perez


Visite el perfil de Cécil Gerardo Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas