Entérese de la extraña alianza (esperemos que momentánea) entre VTV y Empresas Polar

Este miércoles 24 encendí la tv para ver el programa Toda Venezuela, y JJ Marcano estaba entrevistando a un señor que, discúlpenme ustedes, supe que era un viceministro del área de alimentación, pero no el nombre. En el mismo instante en que un letrero ponía algo así como "el gobierno brinda alimentos de calidad", un recuadro enfocaba, léase bien, no harina Venezuela, ni aceite o margarina Diana, ni lácteos los Andes, sino un paquete de harina P.A.N. y un envase de margarina Mavesa. Bueno, un error lo tiene cualquiera, pensé, aunque es muy lamentable tal desliz. Entonces recordé una ocasión cuando, en un noticiero, el narrador decía "...la comunidad se empodera de nuevos espacios" y la cámara hacía un paneo para mostrar... agárrese bien, una calle al final de la que se veía una licorería pintada de azul con un inmenso logo de Polar Light, y con esa imagen terminaron la noticia.

Asombrado, perdí prácticamente el interés por lo que el invitado decía, fascinado con los juegos de la cámara del recuadro en el cual mostraban tomas de un supermercado, pero que como partícula de hierro atraída por un imán, hacía primeros planos, una y otra vez, de paquetes y pacas de los dos productos de EP. Los mostraba solos, luego cuando la gente los sacaba de la paca, después colocándolos en una especie de mostrador, y así sucesiva, reiteradamente, hasta que para remate, vi cómo algunos compradores se apoderaban de litros de aceite... ¿Diana? Se peló usted, pues eran marca Mazeite. ¿De cual empresa? Esta vez acertó, amig@, de Empresas Polar.

El que suceda una cosa como esta en el programa matutino, no es una casualidad, si la unimos a otros eventos conocidos por los usuarios de los medios del estado; en este caso podríamos concluir que la empresa privada es la que verdaderamente es capaz de surtir la mesa del venezolano, y que los productos de las compañías de producción social prácticamente son inexistentes. Ahora, que suceda delante de miles de usuarios es también una burla, que debe tener sus responsables. Si para mostrar las tomas debe pasarse por una cantidad de técnicos de filmación, edición, montaje, producción, etc, ¿Cómo es posible que ninguno se haya dado cuenta de tal gazapo? Da mucho que pensar.

Dice el refrán: el que está picado de culebra, cuando ve un bejuco brinca. La conspiración permanente tiene como uno de sus primeras armas el hacer que la gente se ría de denuncias aparentemente neuróticas. Es importante que cosas como estas se aclaren.

apolo.martin@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 10011 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas