Pequeño error ideológicamente grave

Venezolana de Televisión, como principal canal del Estado Bolivariano, viene siendo sustento ideológico de esta Revolución tan desmentida y silenciada, o más bien evadida y tergiversada por el arrogante ser capitalista que carcome poco o mucho el proceder y la conciencia de cada uno de nosotros los habitantes de esta Patria de Bolívar. Como sustento ideológico, VTV tiene el compromiso de velar por una formación política intachable en todo el personal que de una u otra forma produce o participa en la producción de los mensajes emitidos, por cuanto ella en sí es un vehículo de formación de la ciudadanía para la consolidación de la Revolución.

Hoy he estado viendo una declaración del Ministro Riverol sobre el hallazgo de un campamento de NARCOTRAFICANTES en el Edo. Apure; con laboratorio, pista de aterrizaje y una avioneta; así como el abatimiento de un NARCOTRAFICANTE en el enfrentamiento. Afirma que se cargaría DROGA para ser trasladada en la avioneta y etc. etc. etc. Durante el desarrollo de la noticia hubo un cintillo al pié de la pantalla que decía: Enfrentamiento con la GUERRILLA COLOMBIANA en el Edo. Apure.

Acostumbrarse a estar en Revolución sin que haya habido un evento desgarrador en nuestra sociedad, es difícil y mantiene a muchos habitantes incrédulos, pensando que se trata de cambio de gobernante y de estilo, sin percatarse de que se trata de un profundo cambio en los factores de poder, que redistribuye radicalmente las cargas y los beneficios en el devenir económico, cultural y social en la Nación. Esto afecta intereses muy poderosos de los cuales hay que estar muy pendiente. Para resaltar el hecho de que estamos en Revolución, no podemos dar cuartel al enemigo y debemos fortalecer conceptos. Hay que cuidar las PALABRAS.

Al referirme a eventos desgarradores, señalo precisamente situaciones como la guerra de guerrillas, que en muchos casos ha sido necesaria para producir una revolución o por lo menos combatir las injusticias que está cometiendo algún gobierno criminal. Nuestras guerrillas, aun cuando algunos ex guerrilleros la consideren extemporánea e inútil, con lo cual se declaran simples ex delincuentes, constituyeron un enfrentamiento al Gobierno de Rómulo Betancourt que traicionó al movimiento que derrocó a Pérez Jiménez y emprendió una persecución criminal contra la Izquierda Venezolana, en obediencia a el Gobierno de U.S.A. Esta situación la continuó con igual o peor agresividad, Raúl Leoni. Las Guerrillas Colombianas han constituido un combate armado en respuesta a la criminalidad con la cual se arremetió contra la Izquierda Colombiana desde el asesinato de Jorge Eliécer Gaitán y no ha parado mientras los gobernantes siguen recibiendo directrices de U.S.A. Guerrillas fueron las que triunfaron en Vietnam sobre el ofensivo Ejército de U.S.A. Guerrillas han sido muchas de las acciones desesperadas de pueblos tiranizados, en el intento de establecer sistemas justos y dignos.

Narcotráfico es, en cambio, un negocio altamente capitalista y por ende protegido y auspiciado por grandes poderes capitalistas, cuyo producto no solo se manifiesta en las grandísimas ganancias financieras sino que, de paso, doblega y destruye la conciencia de los consumidores finales, creando un contingente de idiotas dependientes que terminarán haciendo lo que esos poderes del mal les ordenen. El narcotráfico produce ricos esclavistas y masas esclavizadas. Precisamente lo que combatimos en la Revolución Bolivariana.

Cuando un medio de comunicación confunde Narcotráfico con Guerrillas, no hace más que el juego a los grandes y tiránicos poderes mundiales, quienes han utilizado tal “fórmula” para desprestigiar los intentos de liberación de los pueblos. Mientras ellos producen, protegen y administran el NARCONEGOCIO; simultáneamente utilizan su mala imagen para desprestigiar las GUERRILLAS, que son fundamentalmente sus enemigos, atribuyéndoles participación en el NARCOTRÁFICO, aprovechándose de que obviamente no pueden ser de dominio público los modos de sobrevivencia de los GUERRILLEROS.

Hoy, cuando los soldados del enemigo son los narcotraficantes con experiencia paramilitar, usados para crear inestabilidad en nuestro medio, y en cambio, los guerrilleros colombianos están en conversaciones de paz con su gobierno, solicitando de paso, condiciones justas de vida en el campesinado de su país; bien distinto es el proceder de ambos, para cometer el error comunicacional de referirse a uno, confundiéndolo en un cintillo con el otro.

(*) Profesor Universitario


joseclaudiolaya@hotmail




Esta nota ha sido leída aproximadamente 2577 veces.



José Laya

Profesor Universitario

 joseclaudiolaya@hotmail.com

Visite el perfil de José Claudio Laya Mimó para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Claudio Laya Mimó

José Claudio Laya Mimó

Más artículos de este autor