Desenmascarando a gazetilleros del siglo XXI

El 2 de julio me sentí feliz de ser una  periodista revolucionaria, sin el falso mito de la imparcialidad, convencida, igual que el prestigioso jurado, que en mi trayectoria he ido al paso de la ética y la moral al informar, denunciar,  destacar, interpretar  verdades en aras de la sociedad a la que me debo. Lo que no es más que el deber de un comunicador, de un, una periodista, más aun, en la lucha independentista retomada por el líder de los tiempos Hugo Chávez.

Tiempos en los cuales como  recordó el profesor y periodista Earle Herrera    debemos asumir sin descanso la misión del Correo del Orinoco que fundara  en 1818 el Libertador de América Simón Bolívar bajo la sabia frase: “La imprenta es la artillería del pensamiento” “ tan útil como los pertrechos en la guerra" para  combatir a los realistas del imperio español “

 Bajo esa luminosas frases  combatir   hoy   a estos realistas del siglo XXI quienes  también con  sus  “gazetas”  y  “gazetilleros”  bombardean sin parar   a la verdad, con  noticias e informaciones mercantilistas y sin el menor vestigio de ética  en contra de los intereses nacionales. Son los realistas de la época.

Muy oportunas y veraces  resultan palabras del Orador de Orden el padre Numa Molina S. J. durante la entrega de los premios de periodismo del Consejo Municipal de Caracas, al revelar que la batalla contra la verdad, según el relato hebreo fue la mentira, cuando la serpiente que representa el mal rompe el estado de felicidad de los seres humanos con una noticia falsa.

Afirmación que retrata completico a aquellos periodistas  que no les interesa informar, sino agobiar de mentiras a toda la población con  escalofriantes y angustiosas versiones sobre centros penitenciarios como acostumbra  Globovisión o  las declaraciones del ¿“dirigente”? Ecarri quien  aseguro  que “el agua que toman los caraqueños viene directamente desde  pocetas”  o  las de la judía errante María Machado que anda de un lado a otro y desquiciada asegura en el exterior que "las Misiones son fuente de prostitución infantil”.  Verdadera bofetada a millones de madres, sin siquiera tomarse la molestia de ofrecer un mínimo indicio que pruebe lo que afirma.

Falacias repetidas por “sus” periodistas, que finalmente para quienes los oyen, ven; son eso comunicadores. Algunos quizás no sepan, otros sí que saben, que estos “comunicadores” están al servicio de los objetivos y planes de los que declarantes de las referidas aberraciones para mentir, propagar falsas noticias.

Es la noticia que “persigue  sumir a la gente en la infelicidad” asegura el Padre Numa MolinaS.J. en su realista discurso de ese inolvidable día  y agregando que  “violan el artículo 5 del Código de Ética (…): “ningún hecho deberá ser falseado y ningún hecho esencial deberá ser omitido”

 Remata Numa Molina al asegurar en su valiente discurso: “cuánto dolor y cuantas energías nos hubiésemos ahorrado en este, nuestro país si al menos esa parte de nuestro código se hubiese convertido en la norma fundamental del actuar cotidiano de muchas y muchos comunicadores”

Se lamenta el padre Numa y también nosotros. Sí, pero esa es nuestra batalla   que asumimos y la estamos ganando; y en base a ello reflexionamos  cuando se nos preguntó qué pensamos del premio de periodismo y de reconocimientos  recibidos; respondimos  felices combativos y orgullosos de estar acompañados en los premios, reconocimientos con comunicadores natos cuyo quehacer había sido ignorado, invisibilizado siempre. Porque nuestro proceso revolucionario abre verdaderos caminos sin distingos académicos en la válida guerrilla comunicacional, donde cobra vital importancia que la “La imprenta es la artillería del pensamiento” al difundir    oportunos y veraces mensajes contra el oscurantismo y la hipocresía de medios privados.

Como a diario  lo hacen Boris Castellano, Pedro Carvajalino, Lucia Córdova,  muchos otros y otras comunicadores jóvenes y adultos y el numeroso grupo de periodistas y comunicadores alternativos  del Sistema Nacional de Medios Públicos, que en cumplimiento de su labor periodística fueron moral, física y gremialmente atropellados por integrantes del Comando de Campaña a la vista del candidato de oposición quien también imitando a los tres monitos, se hace el loco,  no por sabio, precisamente, sino por alcahuete.

En medio de la distinción con que nos honra nuestro gremio, el auténtico gremio, y el Concejo Municipal de Caracas a través del Presidente de la Comisión de Educación y Cultura  edil Simón Pereira, los favorecidos por nuestra diaria experiencia que modestamente hemos   aportado un pedacito de concreto para construir la muralla de dignidad que hoy se levanta,  estamos satisfechos y  más  comprometidos.

 Por mi parte a gradezco el destacado criterio que sobre mi ofreció el prestigiado Jurado donde cada uno de ellos tiene en su historia profesional y humana grandes logros en materia cultural para el desarrollo en  nuestro país.

También al hermoso y valiente diario Ciudad CCS y a  la  infinita muralla vanguardista que es Aporrea,  la oportunidad que me dan de  exponer mis sencillas opiniones que hoy comparto con ustedes

carmentravieso@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2746 veces.



Carmen Castillo Travieso


Visite el perfil de Carmen Castillo Travieso para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: