Conatel ¿Por que me suspendiste a mi y no a Globovisión?

Cuando me vine de la serranía merideña cuesta abajo para otear el horizonte paisajístico y el de mi vida, nunca pensé enraizarme en la tierra surlaguense, que para cualquier encumbrado merideño era tierra agreste. Pero, ni el húmedo calor (70% de humedad relativa y 35° centígrados a la sombra) impidió que mi tránsito se convirtiera en una estadía que se ha transformado en dos décadas. Este tiempo me ha permitido apreciar el verdor imperecedero de estas llanuras aluviales, saborear su abundante despensa alimenticia preparada con la peculiaridad de su cocina: el suculento churrasco Santa Bárbara, el delicioso patacón hecho con el plátano Hartón, el cacao Porcelana, el deliciosos y omnipresente queso de matera, el bocachico, la mananama y el armadillo asado, el sancocho de cangrejo azul, la comida en coco, el chocho é vaca, los calabazates, en fin toda un catálogo gastronómico, que nos aumentó la curva de la felicidad abdominal. Además, aprendí y comprendí la zulianidad de su gente, que con su gesticular abundante y una vocería altisonante, resultaba de entrada chocante, para mi parsimonia andina. Pero el zuliano surlaguense es único, difiere diametralmente del maracucho e inclusive cuando aquí se habla del gobernador, se dice el gobernador de Maracaibo y no del Zulia, porque para los moradores de esta extensa zona, su gentilicio no tiene nada que ver con los vecinos del puente, porque aquí es donde nació la zulianidad y los verdaderos zulianos o zulieros, junto a la gaita y el relámpago del Catatumbo.

Esta es la tierra en la que vivo, en la que retoñe con mis hijos, en la que el mes de mayo de 1994 pudimos traer al camarada Hugo Chávez recién salido de las mazmorras de Yare junto a mi hermano Bernardo Filiaggi y el camarada Manuel Vadell, cuando éramos cuatro gatos y fundamos el MBR-200 en estos arrabales. Es la tierra en la que fundamos el primer movimiento estudiantil con visión bolivariana dentro de una universidad privada en el año 1992. Es donde tuve esa primera oportunidad de compartir y hablar con ese hombre siendo yo presidente del Centro de Estudiantes de UNISUR y el ni pensaba ser presidente de Venezuela. Lo conversado está guardado en un anaquel en mi memoria y algunas fotos con el camarada Chávez que conservo; yo flaco con bigotes y el flaco, con su liqui-liqui azul marino. Eran tiempos expectantes, pero duros para nosotros,  ya que nos enfrentábamos al tristemente célebre Mazuco que era el Director de la DISIP, a los terratenientes  y todo el estamento represivo militar y civil que en aquellos tiempos les cuidaban el trasero a los ricos. Sufrimos vejaciones en los arrestos, persecuciones, allanamientos y amenazas, como muchos anónimos del país  que creían en el resurgir de nuestra patria con el camarada Chávez. Salvamos nuestros pellejos de vainita, porque en esa época y por estos lares, ser chavista era tener un cartelito de tiro al blanco y casi ser sinónimo de delincuentes.

En el año 1998 empezamos nuestra actividad docente en la UNISUR (privada en aquel entonces) y al resurgir la esperanza con la llegada al poder del camarada Chávez nos planteamos, estudiantes, algunos empleados, muy pocos profesores y mucho pueblo a solicitar que esta universidad pasará a ser pública y el 8 de mayo del 2000 el camarada Presidente firmó el decreto junto a ese gran amigo como lo es el “profe” Héctor Navarro. Así, pasó de una universidad que privaba al pobre estudiar, a ser la segunda universidad después de la UNEFA, refundada por la revolución. Ahora era UNESUR donde el hijo del “patrón” y del obrero estudiaban juntos y toda esta subregión reverdeció de progreso, ya que todos estos poblados estaban orgullosos porque tenían la universidad que todo queríamos. El cambio de pueblos rurales perdidos en el tiempo a potenciales ciudades se empezó a dar, casi de inmediato. Aquí, en UNESUR en agosto del 2002 el camarada Chávez hizo su primer Aló Presidente, después del golpe de estado de ese año.

Pero, ni con todo esto lamentablemente hemos atinado con las autoridades de UNESUR. Nos han “enviado” a profesores jubilados de universidades nacionales o que piensan y actúan como rectores de las encumbradas autónomas, que se traen a sus amigotes como desconocidos asesores para gastar las partidas como especie de favores, que no se han integrado al entorno socio-económico que los circundan, que no hacen vida política vivencial sino mediática, que toman la responsabilidad encomendada como su año sabático, en fin los doctos que se creen superiores porque estudiaron “educación superior” que suben de escalafón en un tiempo muy corto a sus administradores y administradoras, para recompensar su balbuceos explicativos cuando quieren exponer sus magullados y maquillados logros. Esa, ha sido la realidad de una universidad creada en revolución, pero manejada de manera indolente por individuos circunstanciales para llenarles su ego de ser rectores y que se van y no dejan sino incertidumbre en su partida.

Creo que este largo preámbulo me sirve para ilustrar la actual situación de UNESUR, que está siendo regentada actualmente por el profesor Elys Mora. Este profesor, politólogo de origen y que provienen de la clasista ULA, se vino de Mérida, no se si con aquella arrogante premisa de conquistar pueblos bárbaros e incultos, pero  utilizó “sus influencias” para que el único programa de radio que difunde los logros de la revolución, que transmite el mensaje del camarada Chávez, que trata de ilustrar de manera didáctica nuestra historia política y que además ironiza con las andanzas de la variopinta fauna de los integrantes de la MUD, fuera sacado del aire como hizo el jetón del Enrique Mendoza con VTV en los aciagos días del golpe de estado del 2002. ¿Cuál fue el pecado cometido? Decir en el programa “Educación y Revolución” que transmitíamos y producíamos el profesor Edgar Martínez y mi persona, los martes y jueves de 6 a 7 p.m que a este señor profesor Elys Mora, la ciudadana ministra Yadira Córdova le solicitó el cargo “el cual aceptó” y también decir la versión de que el renunció aparecida en los diarios. Esta información fue refrendada por estudiantes de UNESUR, pertenecientes al Polo Patriótico Estudiantil que estuvieron en la emisión del programa el día jueves 26 y que provenían de una reunión con la ministra Córdova que se realizó el día anterior en la ciudad de Caracas..

Y yo le preguntó al ciudadano  director de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel), Pedro Maldonado, ¿si no han podido suspender a Globovisión y a tanta basura mediática que participan diariamente en la desestabilización del país, insultan al camarada Chávez, llaman a la sedición y enferman la psiquis de nuestro habitantes, van a cerrar un programa de una pequeña emisora de la provincia zuliana que esta conteste con el proceso, porque un funcionario (no servidor) público fue destituido o renunció por no cumplir responsablemente con la tarea revolucionaria encomendada? ¿Coño, somos tan importante para el eficiente monitoreó de CONATEL que desde Caracas y sin ningún tipo de procedimiento administrativo nos sacan del aire? Y si usted no sabe de esta novedad, camarada Pedro Maldonado, están utilizando y malponiendo su nombre y la majestad y seriedad de su cargo por brollos. Averigüe y haga valer no por capricho, sino en lo legal y revolucionario esta medida y quien la dictaminó en su nombre.

Finalmente, paisano profesor Elys Mora si fue destituido o usted renunció como lo hizo cuando manejaba el turismo en Mérida (CORMETUR), no fue por lo expresado en el programa de radio, fue por su actuar o su interés o la falta de el. Habrá otros derroteros en que sus conocimientos y su presencia serán valorados y evaluados y a lo mejor ni renuncia ni sale “raspao”

(*) Ing

cajucont@gmail.com

cajucont@yahoo.com.mx



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3076 veces.



Carlos Julio Contreras


Visite el perfil de Carlos Contreras para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: