En referencia al articulo de Mariadela Linares: "En busca de una buena noticia''

Pildoritas 207 (año 03)

Comprendo y suscribo en todas sus letras y expresiones lo que la brillante columnista de Ultimas Noticias y Aporrea Mariadela Linares escribe y que titula: “En busca de  una buena noticia”, que yo titularía “Más fácil conseguir una aguja en un pajar que buenas noticias en los medios comerciales”

La angustia que Mariadela, nos describe, de una manera por demás pedagógica, me hace recordar, que ya perdí la cuenta de las veces que he escrito y he leído escritos de otros, sobre la enorme y pesada cruz que carga nuestra revolución y que se traduce en la carencia de una política comunicacional agresiva y contundente, que sea capas de hacerle llegar a todos los venezolanos con uso de razón, la verdad sobre las realidades que se viven a diario en este país, que sea capas de desmontar las mentiras y romper el cerco que mantienen los medios contra la obra del proceso,  del cual, quienes, porque  lo amamos, buscamos la verdad con afán; sabemos, esos logros son muchos, pero de esa realidad no le llega nada a quienes son indiferentes o abiertamente enemigos, muchos gratuitos de la Revolución, o si les llega es tergiversado de forma premeditada y alevosa.

Alguien escribió que lastimosamente hay que reconocer que a ello contribuye el estado, pues de manera ingenua y casi directa, financia a los enemigos con publicidad oficial, eso hasta el mismísimo Comandante lo ha reconocido, muchos lo hemos denunciado y criticado, Mario en “La Hojilla” se ha cansado de decirlo y no pasa nada, los medios siguen destacando las malas noticias, achacándole abierta o sutilmente a Chávez todo lo malo que ocurre y ocultando las buenas noticias que como dice Mariadela las busca y no las consigue. He ahí la causa y razón.

Cada día los medíos abiertamente declarados en guerra contra el proceso, vale decir El Nazional, El Universal, Nuevo País, Tal Cual y bastantes más, en la Capital y  en el interior de Venezuela, así como la mayoría de los canales comerciales con Globoterror a la cabeza, se desviven por ver quien supera a quien, en su afán de esconder cualquier realización o logro del gobierno y lo logran, casi que sin contrapeso del lado del sector comunicacional de la Revolución. De ello sabemos que se habla en todos los foros, reuniones, asambleas; si juntáramos todo lo que se ha escrito sobre el tema, se podría copilar unos cuantos tomos, con mis artículos bastaría para uno de ellos-

Todos se refieren al tema con angustia, comenzando por el Jefe de la Revolución y todo sigue igual, sin dejar de reconocer que los medios oficiales, hacen un buen esfuerzo, pero el mismo se queda en casa, esos cambios los percibimos, quienes, si a ver vamos, no necesitamos de ellos para convencernos, ya lo estamos y nada modificará nuestra conducta y respaldo a la revolución. Lo que se requiere es encontrar la forma de llegarle a los demás sectores, mostrarles y demostrarles que han sido manipulados, que les han vendido mentiras o medias verdades y decirles cuál es la verdad para lo cual la revolución tiene muchas pruebas en todos los campos: El educativo donde está nuestro país ocupando preponderantes lugares a nivel mundial, en la salud, en el empleo, en obras de todo tipo, metros, ferrocarriles, vialidad, vivienda, en cantidades que superan en la mayoría de los casos a lo que la derecha, que hoy les engaña a través de sus medios, logró en más de cuarenta años, nosotros apenas en once.

Es que ni siquiera hemos sido capaces de hacerles ver la diferencia entre lo que sucedió en la Cuarta República con los dineros de los depositantes, en bancos privados cuando muchos perdieron sus ahorros y ahora en Revolución, en que, como en ningún país del mundo, incluido el del país que alimenta las mentes, la conducta y los bolsillos de la derecha venezolana, se dio respuesta oportuna.

¿Será que vamos a seguir viviendo en la angustia que no es solo de Mariadela, sino de muchos, de buscar buenas noticias y tener que quedarnos sin encontrarlas?; ¿Cuál es la solución para resolver esta realidad, que es una entre otras, que nos ha llevado a lo que desde el 26S, estamos lamentando?

Las buenas noticias, que las hay y muchas, sirven cuando sean vistas y digeridas por quienes no ven los medios oficiales, esta es una verdad incuestionable: lograr una fórmula para que las buenas noticias les lleguen a esos sectores que no leen, ni oyen, ni ven nuestros medios, es lo que hace falta. ¿Cómo encontrar esa formula?  Yo entre otros hemos asomado una: las microcadenas, a sabiendas de que en los medios de la derecha, no salen las buenas noticias, o si salen son tergiversadas o a medias, pues cadena con ellos y si chillan como seguramente lo harían, la respuesta debe ser que ellos están obligados a informar y como no lo hacen, el estado se ve en la necesidad de hacerlo y punto.-

Algo hay que hacer pero pronto, si no tendremos que seguir buscando las buenas noticias, en los medios de la derecha como quien busca una aguja en un pajar. Y tal vez tendremos que, tanto Mariadela, otros y este humilde escribidor, colgar la toalla y no buscar más y esperar a ver donde nos lleva la suerte de este hermoso proceso.-

yuviliz40@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1788 veces.



Saúl Molina Z


Visite el perfil de Saúl Molina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: