¿Hasta cuándo la Hojilla?

Hace poco un “camarada” me comentó que no veía el programa La Hojilla por dos razones; una porque lo transmitían muy tarde y la otra porque el estilo del lenguaje era muy soez y eso no era la forma de “defender” a la revolución.

Cavilando muy poco, le respondí al pragmático “rojito” que tenía razón en lo que decía y el, un tanto extrañado porque casi nunca estoy de acuerdo con sus blandenguerías revolucionarias, sintió que yo por fin coincidía con su pensar, en  que nuestro proceso debe ser defendido negociando con los contrarios. Pero, mi explicación lo devolvió a la realidad. Le expliqué, que en verdad el programa se transmitía a horas un tanto oscuras, pero era para hacerle contraparte a otro que se transmitía por Globoterror en el mismo espacio de tiempo y donde se ataca con virulencia y mentiras a la revolución. Además, con respecto al lenguaje soez, le di la razón como otra de las causas de su transmisión nocturna.

Pero, le manifesté que la producción del programa se centra en defender al proceso, utilizando para ello las imágenes y sonidos de los programas que se transmiten durante todo el día en los canales privados de objetividad. Con estos videos, Mario Silva y sus invitados rebaten las sartas de mentiras y calumnias que con un verdadero lenguaje ofensivo y sin escrúpulos pasan en los horarios de familia, los desalmados de la derecha mediática. Le dije a mi interlocutor, que esas imágenes y ese vocabulario que usan los que aparecen en la canalla mediática, si es repugnante, porque la mentira repugna y sobre todo cuando se trata de inculcarla en la psiquis de los venezolanos y las venezolanas de manera reiterativa; no solo de los adultos sino de los mas jóvenes para convertirlos en “disociados por disuasión”. Además, le manifesté que si por mi fuera, los comentarios que emitiría hacia estos inmorales de la desinformación estarían enmarcados en la obscenidad, porque considero a Mario Silva mas bien mesurado, para la inmundicia que nos vacían diariamente a través de la televisión. Con esta explicación, el “camarita” meditabundo, de manera cortés dio por terminado el asunto y siguió hacia otro grupo que el consideró mas afín a su manera timorata de ser revolucionario.

De todos modos, sacando algún discernimiento de esto y tomando el título de nuestro artículo, creo que La Hojilla esta muy sola en cuanto al combate mediático, porque  a pesar de que hay otros programas y otros medios audiovisuales y escritos, no hay la contundencia que produzca mella en los medios golpistas. No es posible que un solo canal como Globovisión mantenga en ascuas a todo un estamento comunicacional que debe velar por la promoción de los abundantes logros socioeconómicos del Gobierno Bolivariano y contrarrestar la inquina mediática opositora. Y digo Globovisión, por que, para la gente es más fácil ver imagen y sonido de la televisión en su hogar, que pagar para acceder a la Internet o gastar dinero diariamente en las mentiras añejas de El Nacional, El Universal o cualquier sucio pedazo de papel panfletario. Pero no solo parece que este aciago canal es el que mas daño nos hace mediáticamente a la luz de todos y con un descaro insolente, porque los otros con su “tratamiento equilibrado” de la información nos “joden” de a poquito.

Por eso, ¿Hasta cuando La Hojilla? ¿Por qué nuestro andamiaje telecomunicacional no es efectivo a la hora de llevar el mensaje de mejora en salud, en educación, en alimentación en calidad de vida que han tenido los venezolanos y venezolanas en revolución y que no existía? Es como si todo esto existiera antes en la cuarta república y es por eso que a la gente hay que recordarle que así no era y que puede perder lo que en materia de derechos sociales se ha ganado si regresa la derecha inhumana capitalista. ¿Por qué la noticia de los contenedores con alimentos descompuestos de PDVAL la han mantenido “vivita” los medios golpistas y la quiebra y robo del Banco federal que hizo Mezerhane no ha tenido la difusión y permanencia por parte del conglomerado mediático revolucionario en la magnitud debida, viendo el enorme daño patrimonial y emocional que se le ha hecho a las familias afectadas? Incluso, con esta noticia se hace ver a los ahorristas de que este banco quebró por la política económica del gobierno y no por el manejo delincuencial por parte de los banqueros prófugos. Y como si fuera poco, estos bandidos han tenido espacios en los medios nacionales e internacionales como “perseguidos políticos, víctimas del régimen de Chávez”. Lo peor de todo esto, es que vemos con una mezcla de tristeza y arrechera que muchos de estos medios son financiados publicitariamente por organismos del estado u organizaciones afines a la revolución.

Cuando vemos que nos quieren imponer a un belicoso Larry Palmer como embajador gringo que sin haber llegado ya está conspirando contra el Gobierno Bolivariano, que el paraco de Uribe denunció al camarada Comandante Chávez ante la Corte Penal Internacional y además lo eligen presidente de una comisión que investigará la masacre sionista contra la flotilla humanista turca en vez de investigarlo a el sobre las fosas comunes en La Macarena de los falsos positivos, que los voceros de Mesa de la Unidad Conspiradora a cada segundo inundan cualquier medio metiendo miedo si permanece el gobierno y como alternativa en la AN, cuando hay tanta noticias creadas en contra de nuestro país y nuestro gobierno ¿Donde está todo nuestro aparataje mediático en el que se ha invertido tanto recursos técnicos y en la formación de personal que pueda de una vez y por todas ponerle un “parao” a este desenfreno de basura mediática desestabilizadora? Coño, realmente si esta trabajando, no está a la altura de la circunstancias en que vivimos y del futuro que no estamos jugando y defendiendo como pueblo, en una revolución pacifista y liberadora.

Y traigo como referencia al sociólogo francés Alain Touraine que manifestó: “Los medios no tienen que rendir cuentas de sus actos a los ciudadanos. Influyen sobre la política por encima de ellos o a través de ellos. De ahí surge la paradoja para la democracia: si tratamos de controlar los medios, acabaremos con la democracia; pero si no lo hacemos, acabarán con ella (la democracia) los medios” Y me pregunto como colofón ¿Que piensan ustedes que pasa en nuestro país,  con nuestra democracia y los medios?
 

cajucont@gmail.com
cajucont@yahoo.com.mx
cajucont@hotmail.com
 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3614 veces.



Carlos J. Contreras C.


Visite el perfil de Carlos Contreras para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: