Los premios mediáticos o la burla contra los pueblos

Hubiésemos preferido dejar pasar estos últimos días del año dándole un descanso a nuestros apreciados lectores, pero al leer los medios impresos y ver canales de TV, que con el mayor desparpajo, hacen uso y abuso del poder para burlarse del pueblo al creerlo sin memoria no tuvimos otra alternativa que emitir nuestra opinión lógicamente con el riesgo de equivocarnos y de agradar a unos y molestar a otros, pero es la batalla y hay que darla.

Nos referiremos primero a lo doméstico. El viejo año se llevó a uno de los actores sobrevivientes de la tenebrosa época de la IV República, nos referimos al doctor Rafael Caldera Rodríguez, fundador del Comité Organizador del Partido Eléctoral Independiente (COPEI) y catedrático universitario (UCV) y paradójicamente el peor enemigo, junto a Romulo Betancourt de la UCV y de la educación venezolana.

En su primer gobierno la casa que vence las sombras fue visitada por los tanques de guerra y por toda la furia de los cuerpos armados, que entonces estaban al servicio de la oligarquía y sus rancios intereses. Noel Rodríguez Vicepresidente de la FCU de la UCV, figura entre los desparecidos producto de las bondades de la Democracia Cristiana, que puso en boga la “Operación Vanguardia”, que no fue otra cosa que la continuidad de la tristemente célebre proclama de Bentancourt – CAP, “Disparen primero y averigüen después”. De esa Operación vanguardia queda la imborrable reseña de la masacre en la Pensión de Valencia, Estado Carabobo, donde una docena de inocentes fueron asesinados por la policía del régimen, sin más justificación que la “sospecha” de que allí había gente armada.

En ese quinquenio las calles, carreteras, valles y montañas de Venezuela fueron sembradas de cadáveres, bajo el lema de la “Pacificación”. Eso no era otra cosa que la rúbrica de sus antecedentes de jóven,cuando como líder de la UNE, cargó con la triste proeza de en patota haber apaleado brutalmente al septuagenario periodista, Leoncio Martónez (Leo) humorista y caricaturista, editor director de Fantoches, un periódico revolucionario,que le quitaba el sueño al dictador Juan Vicente Gómez, tirano que contaba con la sinmpatía de estos jóvenes que entonces representaban a la Falange española en Venezuela. Por eso nos llenó de tristeza, cuando vimos a una jóven colega de la TV venezolana,que seguramente no vivió ni siquiera el segundo mandato del Democratacristiano, que al reportar el acto del sepelio del ex Presidente, en la coletilla de la información, dijo que entre otras cosas del invalorable legado que nos deja el difunto está el ser uno de los “Padres de la Democracia”. Seria bueno preguntarle a esa niña, si ella consultó a los miles de familiares de los desparecidos y muertos en las calles durante los gobiernos de este ciudadano, para ver si opinan igual.

Demás está decir que este fue el moderno Maquiavelo de la política venezolana. Comulgó con todos los gobiernos, excepto con el de Hugo Chávez, porque a este le sacó mayor provecho, pués se montó en la ola de la rebelión del martes 4 de febrero de 1992, para con el discurso anti partido de los rebeldes, aterrizar en Miraflores por segunda vez, para poner una torta mayor que la primera.

El otro caso es el de Honduras, tema que desde hace algún tiempo no tratamos, pues desde el principio dimos nuestra opinión y vaticinamos, lo que iba a ocurrir con la intermediación del señor Premio Nobel de Costa Rica, lo cual para infortunio de nuestros hermanos hondureños resultó exacto. Pero ante la desfachatez y crueldad de Unión Cívica Democrática de Honduras, creación maligna de la CIA – USAID, necesariamente tenemos que retomar el asunto, porque definitivamente el imperio no solo es una hiena que atropella y devora a los pueblos sino que además es dueño de un cinismo que no tiene límites.

Al pueblo de Honduras, no solo le robaron sus esperanzas el 28 de junio, cuando las mafias del contrabanado y el narcotráfico secuestraron al presidente constitucional y de la dignidad Manuel Zelaya Rosales, a quien sacaron de la cama y en pijama, lo abandonaron en el aeropuerto de San José de Costa Rica, sino que desde Washington, a través de las fuerzas de ocupación en Palmerola, le montaron un verdugo que contabilizados por la comunidad internacional en seis meses lleva 19 opositores asesinados, entre ellos al artista Renan Fajardo, sin contar los desparecidos, que no forman parte de la LGTB, que ha denunciado la muerte de sus 19 miembros.

Pero el colmo de la indignante atrocidad cometida contra la dignidad de ese pueblo y su presidente que lleva tres meses refugiado en la embajada de Brasil, manteniendo una posición recta y digna, es que el imperio a través de su agencia criminal, declara a este verdugo “Héroe Nacional” por defender la paz y la democracia en Honduras. Seguramente que de una vez será postulado para ser el sucesor de su colega Barak Husein Obama, como Premio Nóbel de la Paz, porque ese honorable jurado que eligió al inquilino de la Casa Blanca y líder de la guerra genocida contra el Medio Oriente y los pueblos de África y América hispana, no puede variar su intachable conducta e ignorar la magnifica obra por la paz del señor Micheletti.

Para cerrar con broche de oro la hiena y el lobo electo en los espurios comicios de noviembre hicieron un pacto para perdonarse todos los “delitos políticos” cometidos desde el 28 de junio hasta la toma de posesión, a través de una amnistía que deberá aprobar el infame congreso nacional y rubricar el inefable Lobo.

Seguramente que en la parafernalia de esa “toma de posesión” habrá otra lluvia de premios mediáticos para continuar la burla contra los pueblos.

(*)Periodista

cd2620@gmail.com

cadiz2021@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3693 veces.



Cástor Díaz(*)

Periodista CNP 2414

 cd2620@gmail.com

Visite el perfil de Cástor Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Oposición