¡Oh, Oh, Oh, Obama al Altísimo del imperio y del Empíreo

Oh, Oh Oh, Obama al altísimo / Oh, Oh, Oh, Obama al altísimo/ Grande es el Señor. Dueño del SEÑOR. DIOS DEL UNIVERSO. LLENOS ESTÁN EL CIELO Y LA TIERRA DE SU GLORIA OBAMA. OBAMA EN EL CIELO. Qué te hace falta Obama: alto señor del imperio y del empíreo cielo. Tú y tú Primera Dama que eran antes de segunda o tercera, y ahora todo te lo conceden. Obama, cielo y tierra, coronas, estatuas, trofeos, luces y cantos. Por donde pasas dejas la estela. El dólar se muere pero toma: te premian ¡Oh Obama en el cielo! Van cayendo tus soldados en Afganistán, ¡Oh Obama en el cielo! Tu programa de Salud se va a los infiernos y tus miles de compatriotas carecen de seguro y de protección médica, ¡Oh Obama en el cielo! Tu bella tigresa Michelle aparece en todas las revistas más finas acaparando la atención de los mejores estilistas del planeta, ¡Oh Obama en el cielo! Pareces negro y eres una sombra en negativo de la esperanza que quedó colgando de los sueños, ¡Oh Obama en el cielo!, pero caminas como un vaquero, saludas como un ranger, bromeas como un sajón de alcurnia, como un Prometeo. ¡Oh Obama en el cielo! El mismo Nobel de la Paz que le entregaron a Henry Kissinger te lo zampan sin que puedas coger un respiro, ¡Oh Obama en el cielo! Después que se lo entregaron al rey de la Paja Oscar Arias, ¿por qué no a ti que eres más espigado y espinado que una palmera y un corozo? ¿Por qué? Sólo le ganaste por unos puntos a tu hermano George W. Bush, torticero, ¡Oh Obama en el cielo! Sólo te falta que te hagan Papa, que te coronen rey de los suevos,… huevos. Que te beatifiquen, que te mandrakicen o tarzanicen: supermán de los güeros. ¿Te acuerdas que también se lo dieron al matador más famoso de rinocerontes blancos que los extinguió a casi todos, presidente de EE UU, Theodore Roosevelt? Oh pobre negro que tan lejos has llegado, ¿qué has hecho tú para merecer ese castigo, esa burla, ese escarnio? Eres el ludibrio, negro, de los negros burlados. Laurearon al bandido Lech Walesa que trabajó codo a codo con la CIA y al lado del Papa Juan Pablo II, y luego te lanzan ese boche a ti, ¡Oh Obama en el cielo! No se trata de que te cojan confesado, es que naciste de pie o de nalgas, con “suerte”, gran carajo. Así y todo todavía no has dejado de ser esclavo. Tu risa, tu vaguedad, tu incompetencia, que coges por donde el viento te lleva. Que todo lo que dices no lo dices tú, te lo dictan, te lo aprendes como un catecismo. Ahora coge tus portaaviones y conviértelos en cruceros, coge tus misiles y fúndelos, acaba tus millones de armas con los que has inundado la tierra; cierra las bases de Colombia, deja de importar coca, saca a tu Micheletti de Honduras, echa abajo el muro de la desvergüenza contra México. Anda y lávate ese paltó y esa cara, Obama. Bájate de esa nube, no sigas subiendo tan alto que te vas a dar en la crisma después que te caigas al subir tan alto. No sigas para arriba. No sigas creyéndote tanto cuento, tanta orlas y borlas de las que te van a colgar de tu pecho. Por favor, Obama, pon los pies sobre la tierra. Ninguna institución del mundo sirve a los pueblos pobres jamas ha servido, solo para despojarnos nuestras riquezas, bueno se acabó, el ultimo que apague la luz...





Esta nota ha sido leída aproximadamente 1859 veces.



Sinforiano Guerrero Lobo


Visite el perfil de Sinforiano Guerrero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: