Sí, sí, en Ecuador

Será el segundo SI en seguidilla que ofrecen los pueblos de América a la revolución bolivariana. El 10 de agosto el SI ratifico la voluntad del pueblo boliviano a Evo Morales con un claro 67%. El domingo 28 de septiembre los ecuatorianos dirán Si a la  nueva constitución para dejar atrás la corrupción, el partidismo político y el neoliberalismo aprobado por la asamblea constituyente del 98, que acentuaron las mafias judiciales y los sindicalistas dorados de Petro  Ecuador, las generadoras y distribuidoras de electricidad de Guayaquil, Quito y Manabí, el capitalismo del banco Central y el ministerio de Finanzas, la burguesía militar junto a los sindicatos se convirtieron en las manos derechas del neoliberalismo ecuatoriano al servicio del capitalismo norteamericano. El tercer SI le corresponderá a Venezuela al ganar la mayoría de gobernaciones y alcaldías en noviembre 23. SI  a la revolución en Latinoamérica. 

Las aduanas especialmente del puerto de Guayaquil monopolio sostenido por la oligarquía evitando que el puerto de Esmeraldas, de Manta y el puerto Bolívar en Machala despeguen para ayudar a sus provincias por los tributos recaudados y en la agilidad para el tramite de los productos recibidos. Monopolio sostenido para evadir los pagos tributarios y favorecer a la provincia del Guayas. Regionalismo en  clara oposición al desarrollo del país,   los mismos de siempre que hoy plantean el separatismo, misma secesión de las medias lunas de Sta. Cruz y Zulia: la partidocracia de la oligarquía y las Iglesias confabuladas con algunos militares para la desestabilización de los gobiernos de los camaradas Correa, Chávez y Evo. El SI triunfara con un 57% en Ecuador, lo dice el pueblo. 

Después del triunfo del referéndum para aprobar la constituyente el Presidente Correa sufrió serias desestabilizaciones, la muerte de la ministra de defensa recién asumido el cargo, las huelgas por algunos indígenas de los pueblos amazónicos respaldando a Lucio Gutiérrez tomándose instalaciones petroleras, el conflicto con Colombia por el bombardeo a Ecuador. Los dimes y diretes con los EEUU por sus valientes decisiones políticas de integrarse con Venezuela. Los cambios en el interior de las fuerzas armadas por la denuncia del espionaje militar por parte de organismos de inteligencia del comando conjunto y de la policía, de la UIESS (unidad de investigaciones especiales) al servicio asalariado de la CIA y la NSA. Valiente denuncia que enseño su convicción social para cambiar la patria de la explotación sometida por parte de las trasnacionales capitalistas aliadas con la Iglesia y con la oligarquía trabajando por el no y últimamente la expulsión de la compañía Odebrecht empresa brasileña al servicio neoliberal de la corrupción ecuatoriana. La superación de estos y otros conflictos mantiene intacta la aceptación presidencial por parte del pueblo ecuatoriano. 

Lo que esta ocurriendo en América Latina es un ascenso de masas en donde se integran Venezuela, Ecuador, Bolivia, Paraguay, Brasil, Argentina, con liderazgos sostenidos en las urnas. Demostrando que la vanguardia popular esta pasando por una gran evolución y cuyos resultados son difíciles de predecir ya que los movimientos populares en cada país se modificaron ampliamente bajo una nueva revolución. Por eso la experiencia practica tiene limitaciones, la necesidad de una integración orgánica es importante en la lucha de los pueblos para consolidar la revolución y buscar un nuevo sistema social. Desde tiempos históricos la cuestión del socialismo como solución política es aceptada por los pueblos solo por cambiar el capitalismo. En la actualidad las democracias populares buscan el cambio del neoliberalismo a pesar de la notoria ausencia ideológica de izquierda. 

La continua ratificación de las masas en las elecciones y referéndum demuestra sus deseos  de seguir con los procesos revolucionarios. Han quebrado las tendencias comunes de periodos de ascenso y descenso de los movimientos populares condicionados por la economía. Este es un primer paso en donde las clases populares se mueven en torno de las elecciones con votos de confianza para sus lideres. El segundo paso será la búsqueda de un sistema socialista frente a la crisis de la derecha capitalista. Así los movimientos logran imponer gobiernos mas avanzados.  

Hoy los pueblos plantean el carácter socialista de los gobiernos. Lo diferente de estas revoluciones es evitar recaer en la ideología del siglo XX y ver interrumpida su propia creatividad por el deseo de encajarlo en conceptos no actualizados en el curso de la prehistoria de las revoluciones pasadas. La fuerza de estas revoluciones estriba, en haber inventado sobre la marcha modos de acción adaptados a la situación en la cual se encuentra y que, a la vez, actúan en todas las palancas de la sociedad a la cual combate. 
 

rcpuma061@yahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3868 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad