Reflexiones socialistas sobre el aspirante a la Casa Blanca

Barack Obama… Más allá del Color de Piel

No hay duda sobre lo insólito que resulta para la opinión internacional, el perfil personal del candidato demócrata a la Presidencia de los Estados Unidos, ya que por la sola posibilidad de su triunfo en este desafío electoral de 2008, veríamos al país que lidera la segregación racial bajo la conducción de un integrante de las etnias más maltratadas en la historia: Los afrodescendientes.  No deja de ser asombrar que quien responde al nombre de Barack Hussein Obama Jr., nacido en Hawai, hijo de un musulmán Keniano, con una carrera política tan corta sea hoy en las encuestas, el flamante favorito para convertirse en el "presidente negro de una Casa Blanca".

Para satisfacción de quienes ven las elecciones como farándula y habiéndome mezclado desde niño con ese pueblo, su lengua y su cultura; propondría estudiar el "Efecto Bradley", un fenómeno de la cultura política gringa según el cual los candidatos afroamericanos -o miembros a otra minoría racial- suelen tener mejores resultados en las encuestas que en las urnas, en virtud de un supuesto "racismo secreto" en el electorado. Sin embargo, creo juicioso ir más allá de los datos genealógicos de Obama y me inscribo entre los revolucionarios comprometidos con materialismo histórico para advertir que conservamos una duda razonable sobre el programa político que pueda desarrollar este enigmático personaje en el hipotético caso de llegar a presidente, puesto que sabemos que la pertenencia a una raza o etnia (segregada o no) no garantiza un compromiso de reivindicación con el multidiverso conjunto de excluidos del planeta.

En efecto, nuestra prédica revolucionaria ha sido clara y constante respecto a que el conflicto real de la humanidad radica en la división entre explotadores y explotados; de modo que las injusticias de cualquier otra naturaleza (raciales, religiosas, políticas o de género, etc.) son consecuencia de la referida segmentación socioeconómica. Precisemos entonces los fenómenos históricos e identifiquemos que la marginación padecida por los afrodescendientes durante siglos ha girado entorno a su empobrecimiento, que ésta no les ha sido impuesta por la generalidad de la sociedad, sino específicamente por la clase dominante de cada época de la humanidad: Ayer los esclavistas y hoy la burguesía.

De allí que para anticiparnos responsablemente al rumbo de un gobierno presidido por este "simpático burgués", abogado egresado de la aristocrática Universidad de Harvard y cuya campaña archimillonaria ha estado abiertamente financiada por superpoderosos consorcios económicos, sea necesario examinar su trayectoria como miembro de su comunidad, actor político y hombre profesional. Ello aportaría los mejores elementos para precisar su identidad de clase y determinar lo realmente importante: si su gobierno se inclinará a favor los explotadores o de los explotados, más allá del color de su piel.

jesussilva2001@cantv.net



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2758 veces.



Jesús M. Silva R.

Doctor en Derecho Constitucional. Abogado penalista. Escritor marxista. Profesor de estudios políticos e internacionales en UCV. http://jesusmanuelsilva.blogspot.com

 jesussilva2001@gmail.com      @Jesus_Silva_R

Visite el perfil de Jesús Silva R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: