La muerte de Manuel Marulanda Vélez (a) “Tiro Fijo” (los que mueren por la vida no pueden llamarse muertos)

El fallecimiento del legendario guerrillero colombiano de un paro cardíaco hace dos meses, en marzo para ser exacto, ha evitado que pueda ser exhibido por el gobierno de Álvaro Uribe como un trofeo de guerra. Los más altos funcionarios del gobierno de Álvaro Uribe están de pláceme y el propio doctor “Varito” respira felicidad por todos sus poros – No es para menos, la muerte de tres comandantes del estado mayor de la FARC en menos de tres meses -- El parapolítico se muestra casi al borde de la histeria, enajenado diría yo. Se siente eufórico y está viviendo su momento más cumbre. Ya no es el hombrecillo aquel que nervioso, tembloroso y asustado que se acercaba a todos los presidentes de la cumbre de Rio realizada en Santo Domingo para estrecharles la mano y hacerse perdonar el pecadillo de bombardear e invadir el territorio de un país hermano con la ayuda de sus amos yankis. Uribe tiene con que celebrar y por eso tanta euforia triunfalista. Ya lo ha manifestado el Ex Presidente de Colombia Ernesto Samper ante el comunicado difundido poro por la FARC, del fallecimiento del líder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) Manuel Marulanda Vélez. “Es previsible que los sectores más duros del gobierno de Álvaro Uribe y varios miembros de las Fuerzas Armadas caigan en un victoria militarista”. Yo no se exactamente sin hay sectores blandos en ese gobierno narcopolítico, pero se nota a distancias, los más altos funcionarios del gobierno de Álvaro Uribe están de pláceme y el propio doctor “Varito” respira felicidad por todos sus poros. En el Valle de Florida le coge la noticia de la confirmación de la muerte de Pedro Antonio Marín (a) “Tiro Fijo”. Ya no lo puede evitar Sr Uribe; el ya antiguo guerrillero Manuel Marulanda Vélez, que desde hace mucho tiempo, hecho leyenda, ha entrado en la historia de su país y de nuestro continente, como un hombre fiel a sus principios e ideales. Equivocado para muchos, bastaría para recordar su estrategia de paz diseñada de común acuerdo con el nuevo líder de la FARC, Alfonso Cano, Se trataba de entrar en el juego de la legalidad de la democracia parlamentaria y representativa; a la cual la oligarquía colombiana respondió cortñandole las alas y asesinando a mas de tres mil dirigente importantes del POLO PATRIÓTICO a través de la utilización del sicariato de la narcopolítica y los “paracos” de la AUC. Entre ellos fueron asesinados los candidatos presidenciales Luís Carlos Galán, Bernardo Jaramillo y Carlos Pizarro, Desde la muerte de Raúl Reyes, el gobierno narcoterrorista y narcoparaco colombiano se muestra más agresivo que nunca, le falta generosidad con quien fue un rival digno, y sólo se preocupa por demandar una autopsia y que los beligerantes guerrilleros señalen el sitio donde enterraron a Marulanda. Como si se temiera que el “viejo” guerrillero estuviese vivo y regresase a enfrentarlos. No se le puede pedir dignidad y generosidad a un gobierno que ha demostrado no tener escrúpulos, que vive de la mentira, contando con todos los medios colombianos e internacionales a su favor. El ministro de defensa colombiano, Juan Manuel Santos ha declarado que. “Esos bombardeos se van a continuar contra todos los miembros del Secretariado de las FARC y contra las FARC en general. Nuestra política de seguridad seguirá con igual o más intensidad”. Desde el Plan Patriótico, antiguo Plan Colombia, el gobierno de Bush a través del Departamento de Estado, la CIA y el pentágono ha apoyado y financiado a un aparato parapolítico de gobierno que paraliza, aterroriza y inquieta al pueblo colombiano. Ese triunfalismo guerrerista del que ya comienzan a hablar los políticos colombianos se nota en sus primeras palabras. De ellas brota la guerra y si pudiera ultimaría con sus propias manos al “Mono Jojoy” miembro del secretariado de la FARC. La televisión mostró la soberbia del Presidente señalándolo con su dedo acusador como si quisiera atravesarlo con un filoso cuchillo, desaparecerlo más allá de sus palabras. Ofrece desde Florida recompensas jugosas a aquellos guerrilleros que abandonen las filas de las FARC. También les promete que entreguen a los secuestrados, y da su palabra devaluada de darles la libertad condicional. Reiteró que el gobierno tiene una bolsa de 100 millones de dólares para recompensar a quienes liberen secuestrados. No podemos olvidar que quien está detrás de esas “victorias”, es el gobierno de los Estados Unidos .Son los ideólogos de la “Seguridad Democrática” que ofrece Uribe. No es de extrañar entonces, que estos triunfos se deban a la asesoría y planificación que el Imperio ha diseñado para sus lacayos y cipayos colombianos. El ministro de defensa colombiano ha sido muy claro: Esos bombardeos se van a continuar contra todos los miembros del Secretariado de las FARC y contra las FARC en general. Nuestra política de seguridad seguirá con igual o más intensidad'. Seguirá creciendo exageradamente las compras de armas por parte de Colombia al Imperio. Da vergüenza como el amado país de Bolívar es utilizado como punta de lanza contra la soberanía de los países hermanos de América del Sur, el Caribe y Centroamérica – Su soledad en UNASUR acompaña la soledad de los E.E.U.U en América --. Definitivamente, Álvaro Uribe necesita que alguien le obsequie un cepillo “limpia lengua” para que se friegue todo su veneno.


Antojofel@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3380 veces.



Antonio Fernández Lunardi


Visite el perfil de Antonio Fernández Lunardi para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: