Correa: La Libertad en mi gestión

“Mi dignidad alimenta mi libertad, que es la soberanía de mi pueblo”.

En su gestión política Rafael Correa requiere de autonomía, esta no es neutral, esta el servicio de la gente pobre, especialmente, en época de cambio latinoamericano, con pensamiento para el crecimiento de la nación y de su gente, así como la integración de todos los pueblos del tercer mundo.

Como interés revolucionario, por lo tanto, el gobierno no está, no puede servir a intereses diferentes que no sean las necesidades del pueblo, de sus expectativas, anhelos, que son los representados en la asamblea constituyente, cuyos delegados de la sociedad exigen una nueva constitución, soberana, libre, revolucionaria y socialista.

Esta asamblea alfarista bolivariana y revolucionaria, tiene rasgos distintivos por ser socialista, en relación con las clases sociales y fracciones políticas pasadas, para que los nuevos criterios políticos, económicos e ideológicos, sean escuchados cuando provengan del pueblo, y que sus revolucionarios paridos ahí, sean los ejemplos a seguir cuando tomen decisiones sociales, culturales, y económicas.

Se designan en efecto, por los conjuntos de personas reunidas en diferentes mesas de trabajo, cuyo papel principal es la elaboración de la nueva constitución, y en el reemplazo del congreso nacional, para el funcionamiento de los aparatos del estado, y de la preparación del pueblo a la nueva ideología cultural, para terminar con la oligarquía administrativa y su burocratismo publico, sostenido para disimular la corrupción y la ineptitud, a la postre la comida del capitalismo, de la cual se alimentaban los gobiernos anteriores, para expulsar a la masa, la pobreza material y mental de la que hace gala el subdesarrollo, de la que forman parte los partidos políticos de la derecha, y de un grupo de intelectuales confundidos, que tienen como papel social, el funcionamiento de la ideología revolucionaria, no de la ideología de los partidos políticos, estos grupos no están al margen o fuera del proceso de cambio, pero tampoco deben servir solo al gobierno o a la oposición, deben comprometerse con la ética revolucionaria al servicio del socialismo.

La relación del pueblo con la nueva constitución refleja el apoyo de la masa a la gestión de Correa 82%, que de ninguna manera refleja unión interna. Se manifiestan divisiones, contradicciones, entre la oligarquía, sus medios de comunicación, grupos de oficiales de las fuerzas armadas ecuatoriana al servicio del imperio, con la sociedad alfarista bolivariana. Estas divisiones se deben al poco apoyo de los mismos intelectuales, por las ideologías diferentes que estos elaboran y transmiten, no son raros los casos de intelectuales ideológicamente trabajando a lado de la masa, lamentablemente la escasa convicción revolucionaria los hace desaparecer, sin conscientizar que de todos depende la revolución cultural, sin esta se presenta la inestabilidad política promovida por la derecha o el extremismo de izquierda.

Necesario es definir la nueva constitución, para evitar los extremos falsos y peligros, especialmente trasmitidos por los medio de comunicación al servicio del imperio, por intereses de la oligarquía nacional, sin atender la importancia que reviste su conducta practica y su desgastadas opiniones políticas en la ya pasada ideología capitalista.

Correa, exige a los EEUU y a Colombia el respecto a la soberanía ecuatoriana, anuncia públicamente el giro hacia la izquierda con Chávez y Venezuela, rearma la aviación para controlar la frontera con Colombia, anuncia llamarlos grupos subversivos a las FARC, si estos dejan los secuestros, enjuicia a Colombia en la Haya por las fumigaciones y considera oportuno reservarse el momento para reiniciar las relaciones diplomáticas con los colombianos, mientras tanto continua con su labor social, para cambiar de época con el sistema socialista. Sugiere una alianza con la oposición, el gobierno y el pueblo ¿Por qué? porque las soluciones presentan puntos comunes, planteando igualmente una serie de problemas históricos no resueltos también comunes. Esta alianza es prioritaria en la unión del pueblo que requiere la nueva constitución. Ninguno es exclusivo pero es importante revisar, rectificar el antiguo sistema neoliberal, todavía vigente en la sociedad ecuatoriana, por su fracaso globalizado.

rcpuma061@yahoo.com






Esta nota ha sido leída aproximadamente 2542 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: