Recuerda Uribe: No hay culpa sin paga

Ver en la mañana del sábado la televisión y enterarme de la muerte del camarada comandante Raúl Reyes y otros 17 combatientes, es como sentir morirse uno mismo, es como sentir en su caída quebrarse nuestra existencia, porque para quienes la libertad de los oprimidos es la razón de nuestras vidas, entendemos que de ser colombianos o estar en ese territorio, nuestro deber es enfrentarse a ese régimen fascista encarnado por Álvaro Uribe.

Régimen que en su equipo gubernamental de ministros y hasta facilitadores, perdón dificultadores de la paz, tienen un gran currículo profesional adquirido, como asesores de los carteles de la droga y haber estado en la estructura de los cuerpos paramilitares, experiencia esta que los convierten en los pupilos del imperialismo norteamericano.

Si profundo dolor nos causo la noticia, inmediatamente se nos transformo en impotencia y rabia de ver como concluida las declaraciones del ministro de la defensa, se sonrieron y se felicitaron como los que han subido al podio a recibir una condecoración, de que se ríen criminales; esa misma sonrisa me la imagino cuando han aplicado sus orgías de sangre descuartizando campesinos, asesinando comunidades enteras, torturando prisioneros, presenciando como sus esbirros violan a mujeres y niñas.

Y en medio del dolor y la rabia, y en esos momentos cuando leía una noticia de varios artistas internacionales que firmaban un documento condenatorio de nuestro presidente Hugo Chavez Frías, volaron por mi mente unas interrogantes. Me pregunte; a ¿donde están esos intelectuales que recogen en sus obras esa humildad de un pueblo que esta a la merced de un gobierno asesino? Me conteste, están disfrutando de la comodidad que les dio escribir sobre un mártir pueblo. Me pregunte; ¿Donde están los cantantes y poetas de la canción social, léase; Serrat, Sabina, Cabral..? ¿Que pasa que no firman un comunicado contra un gobierno que a un gesto de paz como la liberación de 4 rehenes responde con una masacre? Me conteste, ellos son interpretes de canciones sociales, tienen que cuidar su imagen y sobre todo sus presentaciones, ellos no son un Ali Primera o un Víctor Jara. Ali y Víctor no solo eran intérpretes de canciones sociales, eran además militantes de su canto.

Duele la muerte de Raúl Reyes, duele la muerte de los combatientes de la FARC-EP, no solo por lo que he dicho anteriormente, duele también porque es la voz y los brazos y el alma entera de un pueblo que para los grandes medios de comunicación, pareciera que no existe. Mientras Shakira firma una carta condenando a nuestro Comandante en jefe; en su país arrasan desde aviones con bombas, armas y asesores norteamericanos a sencillos campesinos, cultivadores de café y de flores, de maíz, de frijoles. ¿Cuantos surcos quedaron sin semilla? ¿Cuantas flores sin regar? Eso no lo saben, eso no sale al aire en los grandes medios, eso lo sabia y lo sentía e Raúl Reyes y de allí su entrega a la lucha por la causa liberadora. Pero como lo decía otro militante de su canto como lo fue Nilo Soruco “no hay culpa sin paga, la pagaras”.

El presidente Álvaro Uribe y su gobierno cancerbero del imperio; cabeza militar, cabeza narco-paraco y cabeza oligarquía compite por ser mejor alumno que Israel:

1) - En el afán armamentista.

2) - En su descaradas acciones violadoras de los derechos humanos.

3) - En su irrespeto al derecho internacional violentando la soberanía de otro país.

4) - En su cinismo mediático que hace de la muerte un acto de alegría, y de la cobardía de no sentarse a negociar un canje humanitario, una acción de "valentía”.

Es preocupante la locura de esta elite gobernante en Colombia que no entiende otro lenguaje sino el de la guerra. Preocupante por los retenidos en la selva, por los campesinos, por los pobre mas pobres, por los compatriotas que sufren injustos encarcelamientos. Los países vecinos con gobiernos de avanzada deben fijar posición y tomar acciones conjuntas en instancias internacionales que obligue a una solución negociada del conflicto, ya no solo por Colombia sino por evitar una regionalización de la guerra, que parece ser la orientación del Pentágono.

Que la caída del camarada Raúl Reyes, no se convierta en muerte sino en un grito de vida y estoy seguro que así será, porque su ejemplo de lucha, de soldado bolivariano, de sangre, corazón y voz de los oprimidos hasta su muerte se alzo a las mas altas cumbres del ser humano. SER UN AUTENTICO REVOLUCIONARIO.

josehog13@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1741 veces.



José Ovalles


Visite el perfil de José Ovalles para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: