Derrotemos la farsa neoliberal que amenaza al continente

Con el triunfo electoral de un extraño personaje que se hace llamar "libertario", sacado quien sabe de que siniestra chistera, Argentina retorna a la oscura noche neoliberal.

Bajo un pretendido hartazgo derivado de errores y omisiones del gobierno anterior, la sociedad argentina sucumbió ante las maniobras partidistas de la ultraderecha y sus aliados sionistas, quienes se aglutinaron en segunda vuelta electoral para dar el triunfo al candidato de la motosierra. Una sociedad que parece no haber sido lo suficientemente decepcionada con los paquetazos y el recetario neoliberal del F.M.I aplicados anteriormente por los gobiernos de Menen, De La Rua y Macri. La situación resulta particularmente grave, en estas circunstancias, el pueblo trabajador y los empobrecidos de la ciudad y el campo cargarán, como de costumbre, con el peso de las nuevas medidas económicas y la consecuente estanflación, que no es otra cosa que el dantesco binomio de la falta de crecimiento económico unida a la hiperinflación.

Ante este panorama por demás sombrío, los revolucionarios unimos nuestras voces haciendo un llamado de alerta y denuncia a hombres y mujeres de buena voluntad. Debemos empeñar todas nuestras fuerzas y capacidades para crear conciencia colectiva y así desenmascarar al verdadero nudo gordiano que no esta afectando como causa de todos nuestros males: El Neoliberalismo su voraz apetito capitalista, quien se empeña en promover gobiernos títeres genuflexos ante el gran capital. La agenda ‘made in USA’ consiste en desatar una ola de privatizaciones, acompañadas de despidos masivos, rebaja de sueldos y salarios, aumento de la edad de jubilaciones y reducción al mínimo del papel del Estado como ente regulador.

En este contexto, apremia recuperar la esperanza, los sueños, y desempolvar las utopías, aquellas que a decir de Eduardo Galeano nos impulsan a caminar juntos en pos de nuevos horizontes, escuchar de nuevo la voz de los poetas aun en medio del ensordecedor ruido de los ‘medios de incomunicación’ y las redes sociales del gran hegemon. Debemos impedir que el pragmatismo económico y el darwinismo social nos asfixie detrás de falsas promesas de "Progreso", "libertad", "igualdad de oportunidades" y "democracia", entregándonos a las frías y perversas garras de las multinacionales.

Apostemos por un continente latinoamericano donde reinen la libertad, la justicia, la igualdad, el pluralismo y la solidaridad. Derrotemos la gran farsa Neoliberal, impuesta a través de títeres como Lasso en Ecuador, Bolsonaro en Brasil y el precitado Milei. Materialicemos el deseo de Rousseau en el Contrato social: "Que ningún ciudadano sea suficientemente opulento como para comprar a otro, ni ninguno tan pobre como para ser obligado a venderse".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 938 veces.



Ismael Noé


Visite el perfil de Ismael Noé para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: