La complicidad internacional

Comenzaré este artículo con diferentes definiciones de justicia, algo a la que apelan los políticos, los gobernantes, los religiosos, mass media y todos aquellos que utilizan palabras y frases llamativas para cautivar incautos. Un diccionario define la justicia como el principio moral que inclina a dar a cada uno lo que pertenece. Para otro versado, la justicia es la aplicación de la ley, controlando su cumplimiento y castigando a quien la incumple. Otros consideran que la justicia es un principio universal que rige la aplicación del derecho para conseguir que se actúe  con la verdad dando a cada uno lo que le corresponde. Finalmente, para no continuar con lo mismo, hay quienes afirman que la justicia representa un conjunto de criterios y actitudes necesarios para que las relaciones entre las personas, las instituciones y los grupos humanos sean adecuadas y equilibradas. Cada uno de los lectores escogerá la definición que  considere ajustada a su forma de pensar y se aproxime a lo que suponga lo que es la justicia.   

Según lo que se lee en el párrafo anterior, todos los ciudadanos gozan el derecho a tener acceso a la justicia, bien para reclamar lo que les pertenece o bien para que de manera justa se aplique la ley. De esta manera, el acceso a la justicia se convierte, por lo tanto, en una obligación de los Estados para garantizar a todos los ciudadanos, sin importar su nacionalidad, raza, sexo, ideología, religión, o nivel económico, que puedan acceder a las instancias judiciales para defender o reclamar sus derechos o los de sus semejantes. Además, que ese acceso se desenvuelva en un proceso justo en el sentido más amplio de esta palabra: sin costes y costas prohibitivos, sin demoras, con un juez imparcial, con las garantías del debido proceso, y que concluya con una aplicación razonada y equitativa del derecho.

Actualmente en el mundo occidental hace alarde de la democracia como la mejor forma de gobierno, en el entendido que la democracia, como forma de gobierno, es un punto de referencia universal para la protección de los derechos humanos. Esta proporciona un entorno para la protección y la realización efectiva de los derechos humanos, además, crea un clima favorable a la paz internacional.

Todo lo anterior me viene a la pensadora en mi afán de explicarme, basada en los textos anteriores, todo lo que está ocurriendo tanto en el ámbito nacional como el internacional. Y lamentablemente no me queda más que concluir que todo aquello es letra muerta, que solo sirve para llenar páginas de libros y Constituciones, es decir todo es una trampa cazabobo.

Estoy tratando de explicarme, como EEUU, una de las “mejores democracias del mundo”, que pretende ser el paradigma de gobierno, que tiene dentro de sus códigos la pena de muerte contra aquel ciudadano que atente contra la seguridad nacional, le imponga al gobierno de Venezuela el chantaje de emplear medidas coercitivas unilaterales, por la simple razón de la aplicación de la ley a una delincuente. La señora María Corina está inhabilitada para inscribirse en la gesta electoral 2024 por estar incursa en varios delitos, entre ellos, traición a la patria; representación de otro país en la OEA, siendo diputada de la República Bolivariana de Venezuela; cómplice, junto con otros malhechores, del robo del patrimonio nacional colocados en países extranjeros; solicitud de tropas extranjeras para invadir nuestra patria,  entre algunos delitos. El Tribunal Supremo de Justicia recaudó todas las evidencias que la vinculan con hechos punibles y reiteró la sentencia de la inhabilitación. Es el derecho que tienen los venezolanos que se aplique la justicia y se dicte sentencia a la señora MCM por incurrir en varios delitos. Tal como refiere en el primer párrafo “todo los ciudadanos gozan el derecho a tener acceso a la justicia, bien para reclamar lo que les pertenece o bien para que de manera justa se aplique la ley”. Ni Dios que baje del cielo y mucho menos el gobierno de EEUU, que hace alarde de los mecanismos de la democracia, y entre estos la justicia, impedirá que se aplique la ley, tal como ocurre en EEUU.

No hay evidencias sobre la violación de derechos humanos en Venezuela, tampoco prueba alguna referida a un fraude  en las elecciones realizadas en 2018 donde triunfó Nicolás Maduro. Sin embargo, EEUU en alianza con la UE continúan aplicando medidas coercitivas unilaterales contra el pueblo de Venezuela, incluso, no reconocen al presidente Nicolás como jefe de estado. Como consecuencia de tales medidas se le ha causado numerosas desdichas al pueblo venezolano. Incluso, debido a la situación económica de los connacionales, secuela de las sanciones solicitadas por MCM, muchos han emigrado hacia otros países creando problemas relacionados con la inmigración. A pesar de las denuncias contra estas medidas y la resolución de la ONU, como una violación de los derechos humanos, la comunidad internacional se convierte en cómplice de EEUU. Caso similar ocurre con Cuba, Nicaragua y otros países con la aplicación de boicot económico.    

Otro elemento que me obligó a destacar es lo que está ocurriendo en Palestina, en especial en la franja de Gaza. Todo lo que está sucediendo en esta zona es consecuencia de una equivocada resolución de la ONU. Este organismo internacional, en 1948, le arrebató a Palestina su territorio para entregarlo a un grupo de judíos sionistas de EEUU y de Europa. Fue así como se fundó Israel. Es decir, este país, es una creación artificial de un grupo que hizo presión en el congreso de USA para que se solicitará ante la ONU tal aberración, bajo un concepto no histórico, como la mentira del pueblo escogido por Yahvé. A partir de ese año, cuando se le arrebató a un pueblo el derecho milenario de vivir en sus tierras, comenzó la debacle que el mundo está presenciado en el siglo XXI.  

Israel no alcanzó su independencia, dado que los judíos y palestinos coexistían en estas tierras en paz antes del despojo. Palestina era un estado independiente y con el tiempo, por una política de territorios ocupados (robo) se convirtió dicha tierra en una colonia sionista. Desde el año 1948 se desató una lucha de los palestinos en reclamo de sus territorios y la comunidad internacional se ha hecho la sorda, negándole a los semitas (Palestina es un pueblo semita) el derecho a tener un hogar y una patria. Parece que en el caso de lo palestino no se cumple “que la justicia es un principio universal que rige la aplicación del derecho para conseguir que se actúe  con la verdad dando a cada uno lo que le corresponde”.

Israel no su formó sobre la paz sino sobre la base de terrorismo. Muchos fueron los actos terroristas, antes del año 1948, congregados en la La Haganá, un grupo que mató tanto ingleses como a ciudadanos árabes en su afán de formar el estado de Israel. Tales acciones obligaron a los palestinos a responder con las mismas armas de los hijos de David. No estoy ensalzando el terrorismo de los fanáticos palestinos, lamentablemente, a estos grupos no le ha quedado otra forma de lucha para reclamar lo que les pertenece.

Lo que está ocurriendo en la franja de Gaza es consecuencia de la ilegalidad de la ONU de arrebatar las tierras pertenecientes a Palestina para entregárselas a los sionistas provenientes de Europa como consecuencia de las persecuciones nazis. Es decir, la mayoría de los habitantes de Israel no son semitas, son europeos, es decir herederos de los judíos askenazis. Este es el nombre dado a los judíos que se asentaron en la Europa Central y Oriental, quienes no tienen nada que ver con los semitas tal como los palestinos, arameos, etíopes, fenicios… verdaderos herederos de esas tierras. La aberración histórica condujo a la barbarie que vive Palestina desde hace 76 años y la vergüenza de una comunidad internacional que por intereses económicos no hace nada. La barbarie de la franja de Gaza debe ser condenada, se debe detener los bombardeos provenientes de las topas sionista colonialistas de Israel, se debe acabar los crímenes de guerra como son el asesinato de la población civil, los bombardeos de escuelas y de hospitales, la política del apartheid que segrega a los palestinos en su propia tierra, de debe acabar con la política de los asentamientos judíos en territorio palestino, poner fin a la limpieza étnica. De igual modo, los gobierno de Europa deben de abandonar la política de criminalizar, como apoyo al terrorismo, las manifestaciones pro palestinas, como una forma de respaldar a quienes reclaman los que le pertenece.

Si algún país nació del terrorismo fue Israel, basta recordar la explosión del hotel Rey David (1946), un atentado terrorista, perpetrado por el Irgún Tzvaí Leumí organización clandestina judía, conocida popularmente como Eztel. El resultado de esta acción criminal fue la muerte de 91 personas, incluidos el personal militar y civil británico, además  árabes y judíos que se encontraban en el hotel en ese momento. Este mismo grupo fue responsable también del ataque a la prisión de Acre, del secuestro y asesinato de dos sargentos británicos en julio de 1947, además, participante activo de la masacre de Deir Yassin el 9 de abril de 1948 que causó más de cien muertos. El Mosaad, una de las agencia de inteligencia israelí, heredero, de La Haganá, sabe mucho de crímenes y terrorismo. ¿Quiénes verdaderamente  son los terroristas?

La comunidad internacional debe abandonar la complicidad con los grupos sionistas judíos de Israel y admitir que la única razón de la lucha del pueblo palestino es recuperar lo que la ONU le robó y el aprovechamiento ilegal que los colonialistas judíos sionistas hacen de las tierras de los palestinos. No es un problema de parcialidad hacia Palestina o Israel, lo sensato es devolver a los palestinos sus tierras, es un derecho humano. Me obligo a repetir las palabras del líder cubano Fidel Castro, quien expresó: “Póngase fin cuanto antes al genocidio del pueblo palestino, que tiene lugar ante los ojos atónitos del mundo. Protéjase el derecho elemental de la vida de sus ciudadanos, de sus jóvenes y de sus niños. Respétense el derecho a la independencia y a la paz…” Lee que algo queda.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 797 veces.



Enoc Sánchez


Visite el perfil de Enoc Sánchez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Enoc Sánchez

Enoc Sánchez

Más artículos de este autor