En Palestina hay petróleo

Estamos frente a la muerte diplomática de Israel. Su gobierno ha unido el destino de su fracaso y como tal va hacia él. Le ha enseñado a una parte de su país ser seguidor de sus crueles objetivos, mientras la otra parte, que los rechaza ve a su nación apartada quedándose sola y aislada. Israel ya no contará con el apoyo diplomático de muchos países que hoy cierran sus embajadas.

Toda esta inútil guerra mañana significa algo mucho peor y es que alterando el escenario global, ahora las principales marcas de sus productos navegarán sin destino a lo que han sido sus habituales mercados. Irremediablemente ha comenzado su quiebre económico.

Días de gloria fingidos cayéndose a pedazos. Todo se ha concretado un poco más. Cuando un Netanyahu paranoico, comía carne fingida, sintética y anunciaba la producción de leche de vaca sin la utilización de animales, todo lo ha sepultado. La hipocresía oficial ha sido traspasada por un indetenible odio y Tel―Aviv no logrará levantarse ante el rechazo mundial el cual hace ebullición.

Contra Netanyahu no habrá más doblez mundial. Es un claro asesino. Un inesperado giro ha destartalado su frágil geopolítica y quienes coqueteaban con sus amenazas después de verlo pasar a su última etapa de destruir a los palestinos lo ha convertido en algo aborrecible lo cual puede arrasar a gobiernos enteros. Y si los intereses de muchos quisieran salvarlos pondría a esos gobiernos amenazados en una doble picada sin haber disparado al menos un solo tiro.

Tras el avance de la guerra en este momento es muy difícil asegurar que Netanyahu ganará, pero su actuación si hará destronar y derrocar a otros, entre estos a su aliado ilegítimo: Joe Biden, rechazados por muchos, y para los republicanos ambos resultan indigestibles. Hasta Donald Trump a quien le encantan los conflictos, sanciones e intervenciones ha manifestado que ambos deben caer.

Cuando un país ilegítimo como Israel trata de ampliar su guerra es porque las cosas internamente están resultando muy mal. Una cosa es planificar una ofensiva con excusas poco creíbles pero ahora arremeten hasta en contra de gobiernos en América Latina, miden esto como un catastrófico y estrepitoso desplome.

El descaro es mayúsculo al exigir desde Israel a los gobiernos de Venezuela, Colombia, Bolivia, Chile, y otros "decencia y respeto", lapidario. Decir que Israel está sometida a una masacre cuando los muertos los pone Palestina cuya cifra está cercana a veinte mil vidas y en la proyección que hacemos sobrepasan los cincuenta mil seres humanos brutalmente asesinados es bochornosamente inaceptable.

¿Pero qué esconden los indiscriminados ataques sin restricciones en contra de Palestina? Abundantes reservas de petróleo, gas natural y un canal de navegación lo cual favorecerá el comercio de las marcas israelíes. Todo, valorado en miles de millones de dólares junto al apoyo de EE.UU. Israel tiene dentro de sus planes convertirse en un actor global clave del mercado petrolero y gasífero. Esto se ha acelerado una vez que Arabia Saudita ha cortado su ayuda energética hacia la Costa Este norteamericana. Esa es la causa del violento ataque donde Hamás les sirvió la mesa.

Un estudio proveniente de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) 2019, ―organismo que ha señalado a Tel―Aviv como una nación con derechos a defenderse― han confirmado con un equipo de sus geólogos que los territorios palestinos ocupados tienen valiosísimas reservas de hidrocarburo ―petróleo y gas―. Los cuales se encuentran depositados en la llamada Área C perteneciente a Cisjordania más la Costa Mediterránea frente a la Franja de Gaza.

Este injusto regalo de Dios está llevando al exterminio definitivo de Palestina. Para 1999 le concedieron licencia a la británica British Gas. Para septiembre del 2000 se perforó el pozo Gaza Marine―1, obteniendo petróleo a tan solo seiscientos tres metros de profundidad, esto tan solo a treinta y seis kilómetros de Gaza. Posteriormente, a tan solo cinco kilómetros perforaron el pozo Gaza Marine―2 con magníficos resultados.

Solo el valor en las reservas de gas se estimó en más de seis mil millones de dólares, sobrepasan 1,4 billones de pies cúbicos, más mil quinientos millones de dólares en petróleo. Por eso es la guerra. Deben expulsar a los palestinos del área para militarizar, donde no entre nadie, mientras Israel hace el negocio de este siglo.

Yaser Arafat había afirmado que esto era un Regalo de Dios. Un consorcio de Israel dedicado a la explotación de hidrocarburos, presentó una demanda ante sus tribunales con el fin que Gaza suspendiera dichas operaciones y alegó que la Autoridad Palestina no conservaba estatus legal para otorgar permisos de explotación, el descaro.

Ahora todo el macabro plan va surgiendo y comprendiéndose. Tras las elecciones legislativas del 2007, cuando Hamás llegó al poder, Israel pasó a su ofensiva. En connubio con EE.UU. por eso lanzaron en el 2008 la Operación Plomo Fundido, que alcanzó para Israel la insuficiente suma de mil cuatrocientos muertos, logrando apoderarse de estos yacimientos. Todo esto lo escondió la prensa mundial, pero ya ha sido develado.

Pero el regalarse estos recursos más su codicia no terminarían allí. Para el 2010, frente a la costa mediterránea de Israel, se descubre el yacimiento gasístico marino Leviatán. Sólo en gas sus reservas superan 470.000 millones de metros cúbicos, valorados según los precios del 2017 en 453.000 millones de dólares.

Mientras que las reservas de petróleo ascienden a 1.700 millones de barriles, su valor iba en 71.000 millones de dólares para la misma fecha. Esta, como todas las causas de los conflictos actuales es por la energía.

En junio de 2022, la ministra de energía de Israel ―Karine Elharrar― firmó un memorándum de entendimiento el cual permite exportaciones de gas hacia Europa. Con la "humildad" que caracteriza a Israel manifestaron socarronamente que tras esto el país se convertía en un actor clave del mercado energético mundial. Pero lo que encubrieron es que dichos recursos están dentro de territorio palestino.

Una vez desviados los ríos, ahora les tocaba apoderarse del petróleo palestino, y convertirse en un actor clave para el mundo. Esta banda ha aprovechado y construido todos sus momentos geopolíticos.

Mientras, todo el escenario es el siguiente: ilegalmente los campos de Siria permanecen tomados por Estados Unidos y son saqueados a diario, su puerto clave de Lakatia fue bombardeado inclementemente por Israel. Posteriormente, montaron la guerra de Ucrania para sancionar el gas y el petróleo de Rusia. Irán y Venezuela estaban en la mira de las más potentes sanciones por parte de Europa y EE.UU. en las llamadas "sanciones occidentales". El puerto del Líbano explotó en mil pedazos afectando o mejor dicho congelando la entrada al Oriente Medio. Entonces, Israel bombardea a Palestina mientras firma contratos para el control de sus recursos.

Pero está clara cronología no termina acá. Ahora Israel, un pequeño país ha obtenido a la fuerza estas valiosas reservas. Sus puertos se mantienen operativos y la respuesta enviada a Europa va con la bendición de EE.UU. con quienes necesita coordinar lo que han considerado como su área desde 1979 cuando el lanzamiento de la Doctrina Carter. Cuando crearon el primer ejército fuera de sus fronteras, comenzaron la guerra Irán―Irak y luego de varias fracasadas incursiones no lograron liberar a 444 rehenes que Teherán tenía en su poder.

Ahora, desde noviembre de 2023 el Congreso estadounidense en una enérgica operación con Israel, entre ambos han considerado que sobre estas fuentes de energía debe volar el más alto interés de la seguridad nacional norteamericana.

Allí no culmina todo, esto apenas inicia. Algunos que en Estados Unidos consideran a Israel como su Estado N°. 51 han debatido cómo servirle a Europa. Por eso la OTAN ha actuado inmediatamente cargando hacia el área del auto conflicto con ojivas nucleares.

Para esto en un informe confidencial elaborado en 1960 se ha considerado el lanzamiento de un número bien importante de bombas atómicas sobre estas zonas con el fin de construir un canal de doscientos sesenta kilómetros el cual comenzaría en el Mar Rojo, en la portuaria ciudad de Ayla, atravesaría el desierto de Néguev hasta lograr desembocar en el mediterráneo. Todo, justo el lado Norte que está siendo bombardeado en la Franja de Gaza.

En mi artículo anterior lo había advertido: Palestina: geopolítica del dolor - Por: Miguel Jaimes Niño @migueljaimes2 (aporrea.org) señalé: "seré breve, la destrucción y expulsión territorial de los palestinos, busca la construcción de un canal alternativo al de Suez, para tener control de la circulación marítima".

Pero como todas las jugadas de Israel llevan una segunda parte, tras las excavaciones por medio de ataques nucleares, se buscaría llegar a un canal a nivel del mar de 10 millas, casi 258 kilómetros, todo a través de Israel, conectando el Mediterráneo con el Golfo de Ágaba y por tanto con el Mar Rojo y el Océano Índico. Una segunda alternativa al Canal de Suez, esta es la ruta al servicio estratégico en la geopolítica israelí.

Israel sueña con la mina de oro que ve en el Canal Suez. Es la ruta marítima entre Europa y Asia. Por allí transitan diariamente casi tres millones diarios de barriles de petróleo, 8% de la energía mundial, más cincuenta barcos que representan novecientos millones de dólares en cargamentos, 12% del comercio global.

Esta locura militar―atómica―ingenieril ha estado en la mente de ambos; EE.UU. junto a Israel quienes discuten dicho paso a partir de la década de 1970. Esto lo conseguimos en otros proyectos sobre el canal de Ben Gurión lo cual no se ha concretado. Si esto se hubiese logrado, Egipto sería la gran perdedora. Sin embargo, hasta el momento, no hay sustituto para el Canal de Suez ni con la ruta alternativa del Cabo de Buena Esperanza de nueve días con siete mil kilómetros de largo.

Tras el nuevo conflicto del sábado siete de octubre, Israel ha otorgado doce licencias a seis empresas para la explotación de gas. Todas con inversiones sin precedentes las cuales pretenden descubrir nuevos yacimientos de gas para el 2026.

Una verdadera mina de oro. Está protegida por la mayor base naval en la cuenca del Mar Rojo frente a Eritrea. Hacia el Sur está Yibuti, pieza clave para el proyecto la Franja y la Ruta de China. Monumental proyecto global el cual va en contra de los agazapados intereses de occidente.

Hasta más pronto…



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1178 veces.



Miguel Jaimes Niño

Politólogo, Magister Scientiae en Ciencias Políticas y Doctor en Ciencias Gerenciales. Cursando Doctorado en Letras. Cursando postdoctorado, mención: Geopolítica del Petróleo, Gas, Petroquímica y Energías. Fundador y Director del Diplomado Internacional en Geopolítica del Petróleo y Energías-Venezuela. Creador de la web geopoliticapetrolera.com. Autor de los libros: Petrocaribe la Geogerencia Petrolera. El Oculto poder petrolero. poder de PDVSA Vs. Poder del Estado.

 venezuela01@gmail.com      @migueljaimes2

Visite el perfil de Miguel Jaimes Niño para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Jaimes Niño

Miguel Jaimes Niño

Más artículos de este autor