Black Rock : El negocio de la Guerra en Ucrania

El presidente ucraniano Volodymir Zelensky se reunió por videoconferencia con Larry Fink para pensar cómo el departamento de Mercados Financieros de Black Rock podría brindar asesoramiento al gobierno de ucraniano en la creación de un Fondo de reconstrucción. En noviembre, el Ministerio de Economía y BR firmaron un Memorando de Entendimiento para que la empresa, a través de su unidad Financial Markets Advisory, ayude de manera gratuita en el diseño de un fondo.

En mayo de este año, mientras se realizaba la coronación del rey Charles III, Black Rock Financial Market Advisory se convirtió oficialmente en el ‘coordinador’ de todas las gestiones para la reconstrucción de Ucrania. Zelensky se volvió a reunir, esta vez de manera presencial, con la gerencia de la empresa y se decidió la creación de un fondo de inversión para restaurar la economía de Ucrania con la participación de capital público/privado.

El Fondo de Desarrollo de Ucrania (FDU) tiene el objetivo de "atraer capital privado y público para la implementación de proyectos comerciales a gran escala", se explica en el comunicado del gobierno ucraniano.

Esto significa que, a la deuda pública externa presente desde antes de la guerra, se le suma la emisión de nueva deuda para pagar los gastos militares. Por un lado deudas de las "ayudas" del FMI y de Europa, y por otro lado los "bonos de guerra" que se emitieron en específico para financiar el conflicto. Estos bonos se desplomaron, por lo que Ucrania se encuentra pagando altos intereses para que le presten plata.

Por lo tanto, Ucrania se encuentra en un momento decadente en donde le cuesta financiarse y devolver la deuda.

Una parte de la deuda ucraniana está en manos de organismos internacionales como el FMI, pero la mayor parte está en manos de fondos de inversión como Black Rock.

La mayoría del dinero que ingresa a Ucrania como ayuda humanitaria o ayuda para la defensa, termina en manos de empresas como Black Rock, Goldman Sachs para pagar deudas.

Por supuesto que estas empresas no sólo se encargan de fabricar y vender armas, sino que también ofrecen servicios de entrenamiento, asesoramiento, arreglos y provisión de partes y mantenimiento de los productos. Pero también se encargan del lobby para que su negocio se sostenga y aumente, es decir, lobby a favor de la guerra. Black Rock es el coordinador de todas las gestiones para la reconstrucción de Ucrania.

Para un contexto de guerra en la que se promete contraofensivas, que coloca armas nucleares, que envía misiles con uranio empobrecido, que promete más y más armamento y entrenamiento, que sigue matando a miles de personas… Es paradójico que ya se comience a hablar de reconstrucción… pero, cuando nos ponemos a analizar un poquito más en profundidad, podemos ver que no es tan contradictorio cuando se entiende a la guerra como negocio.

Una de las principales conclusiones que desarrollamos a medida que avanzó a medida que se complejiza la guerra en Ucrania fue que, a pesar de no poder simplificar la lectura en ganadores y perdedores, indudablemente hay actores que se vienen beneficiando de manera descarada.

Reflexionamos que los principales ganadores de esta guerra son las empresas armamentísticas, las empresas de reconstrucción y las empresas y organismos que otorgan crédito. Y unx podría imaginarse un desglose de nombres de empresas de las cuales conocemos poco y nada a través de su sitio web. Pero, resulta que el gran listado se reduce a unos pocos nombres.

Black Rock (BR) es uno de los grandes ganadores de esta guerra, incluso ya era ganador antes de que comenzara la Operación Militar Especial rusa en Ucrania, y lo seguirá siendo aún cuando finalice. Abarca y le saca el jugo (dinero) a todos los ámbitos de esta guerra.

Black Rock, con casi 9 billones de dólares en activos bajo gestión, esto es muchísimo más que el PBI de todos los países del mundo, excepto EEUU (23 billones) y China (17 billones), junto a Vanguard, poseen entre 20 y 25 billones de dólares en activos bajo gestión. Esto se debe a sus gigantes participaciones internacionales en el mundo de las finanzas, economía, industria y Estados que le otorgan una enorme influencia convirtiéndolos en los actores corporativos más poderosos para la guerra del mundo.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1972 veces.



Antonio J. Rodríguez L.


Visite el perfil de Antonio J. Rodríguez L. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: