Bombas racimos señal de fracaso de la contraofensiva en Ucrania

"La guerra es que a continuación de la política por otros medios."

Carl Von Clawsewitz.

Se complica el camino hacia el diálogo y un acuerdo de paz entre Rusia y Ucrania. La reciente declaración de Andrew Bates, portavoz del Presidente Biden conduce a pensar que el conflicto entre esas dos naciones se prolongará en el tiempo.

En las declaraciones del portavoz de la Casa Blanca, el día 06 de julio, se puede interpretar que los EEUU se opondrán a que Ucrania negocie de manera directa con Rusia. Más específicamente el portavoz de Biden afirmó:

"Washington no tiene entre sus prioridades una negociación para solucionar el conflicto en Ucrania escuchando a todas las partes, ya que su principal prioridad es seguir enviando armamento al Gobierno de Volodímir Zelenski, aseguró Andrew Bates, portavoz de la Casa Blanca."

Todo indica que los EEUU, la CE y, por supuesto, la OTAN con esa afirmación de BATES tienen como objetivo producir una derrota estratégica a Rusia, por lo tanto, las perspectivas y posibilidades de negociación se alejan más allá de diciembre del 2023. https://sputniknews.lat/20230706/eeuu-no-busca-negociar-en-ucrania-nuestro-objetivo-principal-es-seguir-suministrando-armas--1141307855.html

En consecuencia, la decisión de proporcionarle Bombas Racimos a Ucrania tomada por la Casa Blanca anunciada el por Jake Sullivan, asesor de seguridad nacional del gobierno de Biden, el 07 de julio, un día después de las de BATES, empujan a la guerra Rusia-Ucrania en una nueva escalada peligrosa no solo para Rusia sino para la paz mundial.

En sus declaraciones Sullivan afirma que la entrega de bombas de racimo a Ucrania, fue "una decisión difícil", pero el equipo de Seguridad Nacional de Estados Unidos lo recomendó por unanimidad. https://sputniknews.lat/20230707/la-casa-blanca-confirma-la-entrega-de-bombas-de-racimo-a-ucrania 1141341311.html Esa decisión la toma el gobierno norteamericano a pocos días de la reunión de la OTAN en la de Vilna, Lituania.

Cabe señalar que los EEUU como Rusia al no ser parte ni han suscrito la Convención sobre Municiones en Racimo, aprobada por la ONU y vigente desde hace 15 años se complica, aún más, la situación de esa confrontación militar.

Esa decisión obliga a Rusia a utilizar armas más peligrosas que reposan en su arsenal militar que nos puede acercar peligrosamente a una conflagración mundial.

Lo cierto es que ya muchos países y el propio Secretario General de las Naciones Unidas (ONU) han rechazado la entrega de ese tipo de armamento a Ucrania y exhortó a los EEUU a tomar en consideración los términos establecidos en las cláusulas de esa Convención.

Lo cierto es que esa Convención se optó en el 2008 por más de 120 países, sin embargo, aunque los EEUU, Rusia, China, india, Irán, Pakistán, Turquía, corea del Norte, Corea del Sur y Ucrania, no son parte, ni han suscrito esa acuerdo, la situación de la guerra en Ucrania se enreda y dificulta las posibilidades de un negociación en la coyuntura.

Conclusiones: a) El envió de bombas racimos a Ucrania es una señal de fracaso y una muestra de que la tan anunciada contraofensiva ucraniana no alcanzó los objetivos que la OTAN planificó. b) Hoy se hace evidente que los EEUU no aceptan ningún plan de negociación donde ellos no sean los actores y protagonistas como gobierno en la sombra de ucrania. C) Por consiguiente, las iniciativas de paz de China, Sudáfrica, Brasil y Bielorrusia, permanecerán congeladas mientras se mantenga la actitud guerrerista de la Casa Blanca y del Pentágono.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1150 veces.



Carlos Mezones


Visite el perfil de Carlos Mezones para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Carlos Mezones

Carlos Mezones

Más artículos de este autor