Brasil: El futuro llegó rápido

Es difícil encontrar en la política internacional un inicio de mandato

democrático tan turbulento como el que tuvo el presidente Lula. La

democracia pendía de un hilo y se salvó (por ahora) gracias a una

combinación contingente de factores excepcionales: el talento del

presidente como estadista, la acción correcta en el momento correcto de un

ministro en el lugar correcto, Flavio Dino, pronto respaldado por el apoyo

activo del Supremo Tribunal Federal. Las instituciones específicamente

encargadas de defender la paz y el orden público estuvieron ausentes, y

algunas de ellas incluso se confabularon con la asonada depredadora de

bienes públicos. Cuando una democracia prevalece en estas condiciones, es

tanto una afirmación de fuerza como de debilidad.

 

Muestra que tiene más ánimo para sobrevivir que para florecer.

Lo cierto es que, a la larga, solo sobrevivirá si florece. Y para ello

se necesitan políticas con lógicas diferentes, susceptibles de generar

conflictos entre sí. Y todo tiene que hacerse bajo presión.

Es decir, el futuro llegó rápido y con prisas. Brasil no volverá a ser lo

que era antes de Bolsonaro, al menos durante algunos años.

 

Brasil tiene dos heridas históricas mal curadas: elcolonialismo portugués

y la dictadura. La herida del colonialismo estaba mal curada porque ni la

cuestión de la tierra ni la del racismo antinegro, antiindígena y antigitano

(las dos herencias malditas) fueron solucionadas.

 

La última solo empezó a ser enfrentada con el primer gobierno de Lula

(acciones afirmativas, etc.). La herida de la dictadura estaba mal curada

debido al pacto con los militares antidemocráticos en la transición

democrática, de la que resultó la impunidad de los crímenes cometidos por

los militares. Estas dos heridas estallaron con toda la purulencia en la figura

de Bolsonaro. El pus se mezcló en la sangre de las relaciones sociales a

través de las redes sociales y allí permanecerá por mucho tiempo por la

acción de un lumpen capitalismo legal e ilegal, racial y machista, que

persiste en la base de la economía, una base resentida en relación con la

cúspide de la pirámide, el capital financiero, debido a su usura. Esta herida

mal curada y ahora más expuesta envenenará toda la política democrática

en los próximos años. La convivencia democrática tendrá que convivir

paralelamente con una pulsión antidemocrática bajo la forma de un golpe

de Estado continuado, ora latente, ora activo. Así será por lo menos hasta el

2024, fecha de las elecciones estadounidenses, debido al pacto de sangre

entre la extrema derecha brasileña y la estadounidense.

 

El intento de golpe del 8 de enero alteró profundamente las

prioridades del presidente Lula. Ante el agravamiento de la crisis social, la

agenda del presidente electo estaba destinada a privilegiar el área social. De

repente, la política de seguridad se impuso con total urgencia. Preveo que

seguirá ocupando la atención del presidente mientras la clandestinidad

golpista muestre que tiene aliados en las Fuerzas Armadas, en las fuerzas

de seguridad y en el capital antiamazónico. Este capital está comprometido

con la destrucción de la Amazonia y la solución final para los pueblos

indígenas. Las fotos de los yanomamis que circularon por el mundo solo

tienen parangón con las fotos de las víctimas del holocausto nazi en la

década de 1940. ¿Cómo podría yo haber imaginado, ocho años después de

recibir a los líderes indígenas de Roraima en la Universidad de Coímbra

(una delegación en la que estaba la ahora ministra Sonia Guajajara) y

recibir de ellos el tocado y el palo de lluvia –un gran honor para mí–, que

asistiría a la conversión de su territorio, por cuya demarcación luchamos,

en un campo de concentración, un Auschwitz tropical? Brasil necesita la

cooperación internacional para obtener la condena internacional por

genocidio del expresidente Bolsonaro y algunos de sus ministros, a saber,

Sérgio Moro y Damares Alves.

 

Cuando el futuro llega rápidamente hace exigencias que a menudo se

superponen. El drama mediático provocado por el intento de golpe exige

mucha atención y vigilancia por parte de los dirigentes. Sin embargo, dadas

las poblaciones marginadas que viven en las inmensas periferias, el drama

golpista es mucho menor que no poder alimentar a tus hijos, ser asesinado

por la policía o las milicias, ser violada por el patrón o asesinada por tu

pareja, ver tu casa siendo arrastrada por la próxima inundación, sentir los

tumores creciendo en el cuerpo debido a la exposición excesiva a

insecticidas y pesticidas (prohibidos en todo el mundo pero de libre uso en

Brasil), ver el agua del río donde siempre se buscó el alimento contaminada

hasta el punto de que los peces son veneno vivo, saber que tu joven hijo

negro será encarcelado indefinidamente a pesar de que nunca fue

condenado, en fin, temer que tu asentamiento sea destrozado mañana por

delincuentes escoltados por la policía.

 

Esos son algunos de los dramas de las poblaciones que, en un futuro

próximo, responderán a las encuestas sobre el índice de aprobación del

presidente Lula y su gobierno. Cuanto más bajo sea este índice, más

champán consumirán los golpistas y los líderes fascistas nacionales y

extranjeros. Confiemos en el genio político del presidente Lula, que

siempre ha vivido intensamente estos dramas de la población vulnerable,

para gobernar con mano dura a fin de contener y castigar a los golpistas

presentes y futuros; y con mano solidaria, para amparar y devolver la

esperanza a su pueblo de siempre.

 

*Traducción de Antoni Aguiló y José Luis Exeni Rodríguez



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1466 veces.



Boaventura de Sousa Santos

(Coímbra, Portugal, 15 de noviembre de 1940) es doctor en Sociología del derecho por la Universidad de Yale y catedrático, ya jubilado, de Sociología en la Universidad de Coímbra.1​ Es director del Centro de Estudios Sociales y del Centro de Documentación 25 de Abril de esa misma universidad; además, profesor distinguido del Institute for Legal Studies de la Universidad de Wisconsin-Madison.1​\n\nSe le considera un intelectual con reconocimiento internacional en el área de ciencias sociales, popular en Brasil por su participación en varias ediciones del Foro Social Mundial.2​ Ha publicado trabajos sobre la globalización, sociología del derecho, epistemología, democracia y derechos humanos. Sus obras se tradujeron al español, Inglés, italiano, francés, alemán y chino.3​

 bsantos@ces.uc.pt

Visite el perfil de Boaventura de Sousa Santos para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Boaventura de Sousa Santos

Boaventura de Sousa Santos

Más artículos de este autor