Con llegada de Lula en Brasil, gana la integración latinoamericana

El papel «integracionista» de Lula y su importancia en el continente. Rafael Correa

«Con su triunfo, las cuatro mayores economías de América Latina por primera vez en la historia estarán dirigidas por gobiernos de izquierda: Brasil, México, Argentina y Colombia. Eso cambia totalmente el balance geopolítico en la región. Estoy casi seguro de que con Lula se fortalece la Celac y se recupera Unasur. Lula es un gran integracionista», expresó Correa.

En este sentido, fue consultado por la situación que se registra en el continente, en el área política, y aunque señaló que, actualmente, se encuentra en «un momento de debilidad», la situación se fortalecerá con la llegada de Lula.

El debilitamiento de la integridad del continente – detalló Correa – se generó tras la «restauración conservadora» en Colombia y Perú, a cargo de Álvaro Uribe y Alan García, quienes arremetieron contra el proceso integracionista que se había promovido por otras naciones.

De igual forma, señaló como un debilitamiento del continente el golpe de Estado parlamentario en Brasil, contra Dilma Rousseff; o el golpe de Estado perpetrado en 2019 contra el recién electo – en ese momento – Evo Morales.

«Estamos ante una nueva derecha, mucho más sectaria y cavernaria, que hasta que no elimine cualquier problema al status quo, va a seguir con esas prácticas y usando la extrema derecha fascista. Pero con la nueva ola progresista creo que ese ciclo nefasto está terminando», añadió.

Pese a la unidad latinoamericana, el expresidente ecuatoriano diferencia el progresismo que se inició en el 2000, a la que se cuenta actualmente.

Para Correa, en esta nueva ola progresista «no hay confianza», debido a las diferentes posturas que se manejan, principalmente en Chile, con la llegada de Gabriel Boric a La Moneda en marzo de este año.

Al respecto, critica que Boric cuestione el bloqueo de Estados Unidos (EE.UU.) contra Venezuela, pero al mismo tiempo, arremete contra la nación suramericana.

«Boric se pasa criticando a Venezuela y además critica el bloqueo de Estados Unidos. ¡Me parece increíble! Venezuela tiene 600 sanciones, está en economía de guerra y resistencia. No se la puede juzgar por los parámetros normales, tengamos una sola moral. Esa gente está sobreviviendo una agresión brutal donde ha habido planes reales de invasión (…) y hay una izquierda, un Boric que se pasa criticando a Venezuela y ni menciona al otro», enfatizó.

«Esa es la primera diferencia: veo heterogeneidad, ligereza, tibieza y una falta de confianza que no había. Lo segundo es que enfrente hay una derecha más preparada. Al inicio de la primera ola progresista la agarramos desprevenida y se hicieron cambios nunca antes vistos en América Latina. Pero ahora está más preparada. Hay cohesión, articulación nacional e internacional, recursos infinitos y se va a oponer con todo a cualquier cambio», añadió.

Una sola moneda para la región

Durante la entrevista, el expresidente Correa fue consultado sobre una sola moneda nacional para todos los países de la región.

Al respecto, aseveró que fue una propuesta de hace 15 años, y que hoy en día, sería necesario reimpulsarla, aunque varias naciones no la necesiten.

«Es paradójico porque el país que menos lo necesita es Brasil. Es un gran conglomerado de países de Sudamérica, y puede ser suficientemente fuerte y tener una moneda nacional. Los que más necesitan la moneda regional son las economías pequeñas y abiertas, como Ecuador o Perú, donde la movilidad de capitales fue desastrosa. Pero en buena hora si Brasil impulsa una zona latinoamericana con moneda propia», señaló.

En este sentido, señaló que es necesario crear una nueva «arquitectura financiera regional», por lo que es necesario la creación de un Banco Central del Sur, que estaría encargada de acumular las reservas.

De igual forma, hay que construir un Banco de Desarrollo del Sur, «para los proyectos infraestructura de integración, y la moneda común, que puede empezar con un sistema de comercio compensado -minimizando el uso de una moneda extranjera-, luego una moneda contable y luego la física. Ahí hay un camino trazado que es el europeo».

El gobierno de Lasso es un desastre

El expresidente ecuatoriano Rafael Correa tildó de «desastre» al Gobierno del conservador Guillermo Lasso en Ecuador, donde denunció existe una crítica situación económica y de inseguridad, y no descartó volver a competir por la presidencia del país andino si la justicia decide levantar los «candados ilegales» que se lo impiden.

«Ecuador es un desastre. Lasso y (Lenín) Moreno, deben escribir un libro que debe ser un éxito, ‘Cómo destruir un país en cinco años’. Si no lo viéramos, no lo podría creer», dijo a Télam Correa, en referencia a la gestión del actual gobernante y la de su predecesor (2017-2021), quien pasó de ser un correísta a un opositor.

Aunque Lasso asumió su Gobierno en 2021 prometiendo revertir «los últimos 14 años de crisis económica», Ecuador tiene el segundo riesgo país más alto de la región y ya adelantó que quiere cerrar un nuevo acuerdo con el FMI cuando concluya el actual, el próximo año.

Correa calificó de incomprensible que Ecuador tenga «el más alto riesgo país de la historia» mientras el precio del petróleo -una de las principales fuentes de ingresos del país- está «altísimo».

«Es un completo inepto y un farsante. Miente y no para mentir, lo que están es saqueando al país», sentenció el también economista, quien se jactó de haber aprovechado el boom petrolero para transformarlo en bienestar de la gente y políticas de transformación estructural cuando estuvo en el poder (2007-2017).

En la misma línea, denunció la ola de inseguridad que atraviesa el país andino, que afirmó es uno de los «cinco más violentos» de la región, mientras que cuando concluyó su mandato en 2017 era «el segundo más seguro de América Latina», por detrás de Chile.

«Yo dejé el país con 970 muertes violentas anuales y ahora van a superarse las 4.000, ¡es un desastre!», señaló.

Ante esta situación, Correa no descartó volver a presentarse como candidato en un futuro si la justicia decide suspender la sentencia por un caso de corrupción, que en 2020 lo condenó a ocho años de prisión.

Lenín Moreno y Guillermo Lasso, dejarán su cargo y darán paso a un Ecuador endeudado , de 8 de cada 10 ecuatorianos lo perciben como el peor gobierno de la Historia . Al no tener una visión de futuro, se quedan persiguiendo a sus predecesores como fantasmas del pasado.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1387 veces.



Antonio J. Rodríguez L.


Visite el perfil de Antonio J. Rodríguez L. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: