Alguien podrá decir que la paz es la vida y que la guerra es la muerte

"El mundo de los vivientes, la Lucha por la vida, establece una asociación, y estrechísima, no ya entre los que se unen para combatir a otro, sino entre los que se combaten mutuamente. ¿Y hay, acaso, asociación más íntima que la que se traba entre el animal que se come a otro y éste que es por él comido, entre el devorador y devorado? Y si esto se ve claro en la luchas de los individuos entre sí, más claro aún se ve en las de los pueblos. La guerra ha sido siempre el más complejo factor de progreso, más aún que el comercio. Por la guerra es como aprenden a conocerse y, como consecuencia de ello, a quererse vencedores y vencidos".

—En la situación de hoy, cuando en el mundo hay montañas de armas nucleares, es de gran trascendencia cesar las pruebas nucleares. Más aún. La continuación de esas pruebas causa enorme daño, lo cual posiblemente no se ha estudiado aún hasta el fondo, a la naturaleza, al entorno mismo en que vivimos, ¿Acaso no estamos obligados a cuidar de nuestro propio hogar? Y no sólo por nosotros, sino también por nuestros hijos y por nuestros nietos.

Precisamente, tomando en consideración estas circunstancias y después de haber sopesado detenidamente todos los "pros" y los "contras", Rusia tomo una iniciativa de excepcional importancia, en el aniversario de la tragedia de Hiroshima y Nagasaki, al suspender toda clase de explosiones nucleares, tanto para fines militares como civiles, y llamamos a Estados Unidos der América y a los demás Estados nucleares a seguir el ejemplo, a avanzar por el camino del desarme nuclear.

Parecería lógico por parte de la Administración de EE.UU. apoyar con acciones prácticas la iniciativa de Rusia y tratar de satisfacer los requerimientos de los pueblos. Y, a fin de cuentas, corroborar precisamente con hechos sus propias declaraciones. Pero, nada de eso ocurrió.

Cada día es más evidente que los círculos gobernantes de Estados Unidos siguen guiándose por una línea militarista, poniendo sus miras en la fuerza, para imponer su voluntad a los otros países y pueblos. A la vez declaran a los cuatro vientos que precisamente así influirán en la política de Rusia.

¿Qué podemos decir sobre ese particular? Esos medios son inadecuados. Jamás antes tuvo éxito el empleo de la fuerza contra Rusia, y ahora es, simplemente, irrisorio. Además, también los pueblos de otros países rechazan, cada vez más activamente, la política de imposición en las relaciones internacionales, política que ya tuvo su siglo.

El tiempo apremia. Rusia exhortamos al pueblo norteamericano y a su Gobierno, a los pueblos y a los Gobiernos de todos los países a contribuir activamente y con acciones prácticas a que la prohibición de las explosiones nucleares sea un hecho y una norma indiscutibles en las relaciones interestatales.

La Humanidad se encuentra en un punto en que se requiere la máxima responsabilidad. Las consecuencias de la carrera armamentista pueden ser imprevisiblemente peligrosas. Hay que actuar conjuntamente, Esto atañe a todos y a cada uno de nosotros.

—Mijaíl Gorbachov.

¡La Lucha sigue!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 408 veces.



Manuel Taibo


Visite el perfil de Manuel Taibo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: