¡Presidente Petro, detenga el delito del contrabando colombiano...!

¡Clamor de los arruinados agricultores de los Andes venezolanos...!

El objetivo de la ley sobre el Delito de Contrabando vigente desde enero del 2012, en su artículo 1 ¨¨¨Tiene como objeto tipificar y sancionar el delito de contrabando que se cometa en el territorio y demás espacios geográficos de la Republica Bolivariana de Venezuela, independientemente del lugar donde se hubiera realizado los actos preparatorios del delito¨¨¨, las sanciones contenidas en el artículo 2 determinan que quien¨¨Incurre en delito de contrabando y se castigara con pena de prisión de cuatro a ocho años…..¨¨. los instrumentos institucionales que dispone el Estado para salvaguardar los intereses de la Hacienda pública faculta mediante esta ley al SENIAT para el apego a los procesos administrativos y las Fuerzas Armadas Bolivarianas la Guardia Nacional quienes tienen la responsabilidad de custodiar los establecimientos aduanales de los puertos y lugares fronterizos con el propósito de efectuar el control y vigilancia aduanero, procesos que tiene como finalidad el cumplimiento de las normas administrativas y los procesos de verificación de calidad de los bienes y servicios provenientes de la importación.

La ruptura de relaciones políticas y comerciales entre los gobiernos de Venezuela y Colombia durante los últimos años, determinan la inoperancia administrativa de las aduanas con la hermana Nación y el cumplimiento de los tratados comerciales ; estableciendo como consecuencia que todo el intercambio comercial proveniente de Colombia se realice mediante el delito el contrabando, ante el cierre formal de las fronteras y el impedimento del traslado por los puentes internacionales, las mercancías para su traslado fronterizo ,solo se disponen de los atajos , trochas y los embarcaderos clandestinos bajo el control del paramilitarismo en el territorio colombiano y de la Guardia Nacional en territorio venezolano , pasos fronterizos extendidos en cientos de Kilómetros de territorio compartidos de los estados Zulia, Táchira y Apure con los estados del Norte de Santander y la Guajira Colombiana.

A los mercados de las grandes ciudades venezolanas, Maracaibo, Barquisimeto, Valencia y Coche llegan diariamente cientos de toneladas de papas y hortalizas provenientes de la agricultura colombiana, cargas que son trasbordadas en la frontera , nacionalizadas mediante guías de movilización como si las papas , hortalizas fueran sembradas y cosechadas en pleno territorio nacional de los estados Táchira y Zulia, posteriormente trasportadas en vehículos nacionales atravesando decenas de alcabalas de los diferentes organismos de seguridad ,recorriendo trayectos de centenares de kilómetros superado todas las supervisiones y los controles de vigilancia hasta arribar al destino de los mercados nacionales.

El contrabando no solo es un delito contra la Hacienda Pública, es el más terrible atentado contra la soberanía agrícola de Venezuela, las consecuencias son la ruina de la sustentabilidad económica de la agricultura nacional, varios ministerios , instituciones militares , policiales del Estado venezolano tienen la gran responsabilidad de vigilar , controlar la frontera de la nación, supervisar los procesos de comercialización en todo el territorio nacional, las personas que la representan estas instituciones gubernamentales fueron perforadas desde el punto de vista ético y moral al permitir la complicidad delictual del contrabando de papas y hortalizas provenientes de la agricultura colombiana, no solo al permitir su traslado en la frontera y el recorrido de centenares de kilómetros hasta llegar a los mercados nacionales , además la omisión de parte de los funcionarios de los ministerios encargados de supervisar el origen de las mercancías ,permitiendo la comercialización de papas y hortalizas provenientes del contrabando.

Las consecuencias del contrabando colombiano sobre la agricultura de los andes son brutales, actualmente es imposible sembrar papas y hortalizas como actividad económica primaria, no existe la sustentabilidad económica, las perdidas reales de la inversión no cubren por los bajos precios de sus cosechas, ocasionando el más profundo y jamás visto empobrecimiento de las familias agrícolas, quienes toman la decisión dolorosa de no poder cumplir la misión de continuar sembrando sus pequeñas unidades de producción. Situación en que se encuentran en ruina económica veinte mil familias que integran la agricultura familiar de los andes venezolanos, tradicionalmente sembradoras de papas y hortalizas en paramos y cordilleras, inversión realizada con sus limitados recursos financieros, sin financiamiento de créditos bancarios, una economía dolarizada, especulativa de altos precios de los insumos sin control de calidad, semillas viejas ante la ausencia de un plan nacional de semillas de papa.

Para lograr cosechar un saco de papa de 45 kilogramos en los andes sus costo actual es de 20 dólares, costos de producción altos y con bajos rendimiento en sus cosechas, en las actuales condiciones es imposible competir contra el contrabando de las papas colombianas que fijan los precios del mercado nacional, un saco de papa colombiana tiene un precio promedio de diez dólares, precio fijado por el contrabando sin justificación de las ciencias económicas , un saco de papa en la ciudad de Bogotá su precio promedio es de 30 dólares y el mismo saco de papas llega a la ciudad de Caracas en diez dólares el saco, ¿Quién justifica y explica este fenómeno económico por parte del gobierno nacional ?, la respuesta a esta interrogante es libre de la imaginación y de la incertidumbre que cobija a la agricultura andina

El contrabando de papas colombianas, no solo sus consecuencias son económicas para las familias andinas , con el contrabando de papas de la la variedad única ICA , sus semillas fueran sembradas en unidades de producción de los páramos de Trujillo, Mérida y Táchira, penetrando un nuevo patógeno en nuestros campos , patógeno denunciado por los agricultores y verificado por los técnicos del INSAI, la¨¨ verruga negra¨¨Synchytrium endobioticum, enfermedad considerada como la más peligrosas para el cultivo de la papa, ya que el patógeno se aloja en el suelo , no existiendo hasta el momento ninguna solución para su tratamiento , las consecuencias es la desertificación del terreno donde no se podrá cultivar más papas por un periodo de tiempo de cuarenta años.

Hoy la Republica de Colombia la voluntad democrática de su pueblo eligió mayoritariamente al Presidente Gustavo Petro, quien en sus primeras decisiones de política internacional inicia un nuevo periodo del restablecimiento de las relaciones políticas y comerciales entre Venezuela y Colombia, con el nombramiento de ambos Embajadores, como ciudadanos y en la condición de agricultores de la tierra andina, hacemos votos por la buena voluntad política del Presidente de Colombia Gustavo Petro al referirse a la normalización de la relaciones con Venezuela, ¨¨ Restablecer la institucionalidad que existía desde décadas antes y para que los dos pueblos hermanos puedan guarecer sus derechos, garantizar sus libertades y lograr que entre Colombia y Venezuela se pueda construir riqueza para ambos pueblos¨¨.Presidente Petro, detenga el delito del contrabando de papas y hortalizas desde Colombia, las consecuencias son el empobrecimiento de veinte mil familias campesinas de los andes venezolanos. Presidente Maduro restablezca y aplique la ley contra el delito del Contrabando, implementado los controles de seguridad y vigilancia de nuestras fronteras y del territorio nacional impidiendo el delito del contrabando de papas y hortalizas que han arruinado la agricultura de los andes

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 797 veces.



Alirio Rangel Díaz

Ingeniero Agrícola. Agricultor

 aliriorangel1959@gmail.com

Visite el perfil de Alirio Rangel Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: