La invasión de Irak marcó a las técnicas de la cruzada del libre mercado

* La guerra del Golfo, en 1991, fue la primera confrontación retransmitida por la CNN, pero dado que la idea de una cobertura de veinticuatro horas todavía estaba muy verde, los militares no la incorporaron plenamente en sus planes.

En un desafío abierto a las leyes que obligan a evitar el castigo colectivo, la doctrina del shock y la conmoción se vanagloria de no dirigirse exclusivamente a las fuerzas militares del enemigo, sino también a la "sociedad en su conjunto", como señalan sus autores: el temor de las masa es una parte clave de la estrategia.

Otro elemento que distingue al shock y la conmoción es su conciencia clara de la guerra como un espectáculo de noticias por cable que complace a varios tipos de audiencia: al enemigo, a los americanos que están en casas y a cualquiera que esté pensando en causar problemas. "Cuando los vídeos de estos ataques se pasan en tiempo real por la CNN, el impacto positivo en el apoyo a la coalición y el negativo en el apoyo a la amenaza potencial pueden ser decisivos", explica el manual sobre shock y conmoción. Desde el principio, la invasión se concibió como un mensaje de Washington al mundo, un mensaje transmitido con el lenguaje de las bolas de fuego, las explosiones ensordecedoras y los temblores que destruyen ciudades. En La doctrina del uno por ciento, Ron Suskind explica que para Rumsfeld y Cheney, "el principal impulso para invadir Irak" fue el deseo de "crear un modelo de prueba para controlar a todo el que tenga el que tenga la temeridad de comprar armas de destrucción masiva o, en cualquier caso, de desafiar la autoridad del Estados Unidos". Más que una estrategia de guerra fue un "experimento global sobre conductismo".

La guerra siempre es en parte una representación y en parte una forma de comunicación de masas, pero la organización de Rumsfeld a partir de sus conocimientos de tecnología y medios de comunicación situó el marketing del miedo en el centro de la doctrina militar estadounidense. Durante la Guerra Fría, el temor a un ataque nuclear fue el eje de la estrategia disuasoria, pero con la idea de que los misiles nucleares permaneciesen en sus depósitos. Este ataque era distinto, la guerras de Rumsfeld iba a utilizar de todo, excepto una bomba nuclear, para representar un espectáculo diseñado con el fin de bombardear los sentidos, jugar con las emociones y transmitir mensajes duraderos, con objetivos cuidadosamente seleccionados por su valor simbólico y su impacto pensado para la televisión. De este modo la< teoría de la guerra de Rumsfeld, que formas parte de su proyecto de "transformación", tenía poco en común con las estrategias de "fuerza sobre fuerza" de los generales, que siempre intentaban frenarlo, y mucho más con los terroristas a los que Rumsfeld había declarado la guerra permanente. Los terroristas no intentan ganar a través de la confrontación directa, sino minar la moral pública con despliegues televisivos espectaculares que exponen de manera inmediata la vulnerabilidad del enemigo y su propia capacidad de crueldad. Ésta fue la teoría de los ataques del 11-S, y la misma que motivó la invasión de Irak.

¡La Lucha sigue!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 284 veces.



Manuel Taibo


Visite el perfil de Manuel Taibo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: