¡Anormales!

En estas épocas que nos ha tocado vivir nada hay normal, todo es anormal...

Anormales han sido 30 años robando un partido político las arcas públicas en España, sin ninguna consecuencia o con efectos tres décadas después prácticamente irrisorias.

Anormal fue la reacción de los gobiernos españoles ante la necesidad de un referéndum desde siempre, sentida por la sociedad catalana.

Anormal fue la desproporción de las condenas impuestas por la justicia española a gobernantes catalanes, a cuenta de la aspiración colectiva anterior que en modo alguno la parodia de referéndum llevada a cabo por el gobierno catalán debiera haber tenido consecuencias en una democracia de verdad.

Anormal ha sido la declaración, con efectos histéricos, como pandemia, de una gripe en este caso al parecer muy severa que azota desde siempre a la sociedad humana.

Anormal ha sido la amenaza de tener que vacunarse obligatoriamente de esa enfermedad en algunos países del mundo cuando además la patología estaba declinando.

Anormales han sido las constantes consignas y llamamientos oficiales, muchos de ellos exagerados y absurdos, a comportarse la población de una manera ajena al instinto personal en el decurso de esa pandemia real o inventada, como demuestra la desproporción entre los efectos letales de esa gripe y el vuelco económico y social que ha sufrido toda la sociedad occidental.

Anormal es ya la OTAN.

Anormal es que los países miembros de la OTAN y toda la sociedad española figurante, se sitúen al lado de Ucrania sin querer saber nada del origen de esta situación, que es como ponerse al lado del nazismo ucraniano que la OTAN y España se han propuesto blanquear o enmascarar.

Anormal es que porque un tío le dé un bofetón a otro tío delante de todo el mundo, los mismos protagonistas de siempre se escandalicen tanto cuando es proverbial la idea de que es preferible darle un puñetazo a quien lo merece que llenarse de rencor contra él toda la vida…

Anormal es presenciar un año tras otro cómo el periodismo y los medios en general dan una inusitada importancia a hechos y actos prácticamente anecdóticos, y achican su importancia o los ocultan en un cajón de los despachos hechos y acciones ignominiosas como las barbaridades que al parecer han estado cometiendo las facciones nazis ucranianas en los territorios ruso parlantes de Ucrania.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 512 veces.



Jaime Richart

Antropólogo y jurista.

 richart.jaime@gmail.com      @jjaimerichart

Visite el perfil de Jaime Richart para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jaime Richart

Jaime Richart

Más artículos de este autor