Tres ejes geopolíticos en Ucrania, entendiendo la crisis

Los ucranianos modernos tienen tres líneas de ascendencia: ruso occidental, cosacos de la Gran Rusia y una pequeña minoría de tártaros de Crimea.

Esta multiplicidad étnica ha generado y genera muchas diferencias socio-políticas que geopolíticamente los aíslan entre sí. Los rusos-occidentales desarrollaron una fuerte identidad étnica donde su premisa es un fuerte odio hacia los rusos, cosacos de la Gran Rusia y una pequeña minoría de tártaros de Crimea se identifican con los rusos de la gran Rusia. Estas rivalidades étnicas son consecuencias de los dos principados feudales rusos proyectados en tiempos imperiales y seguidos por las purgas de Stalin durante el periodo soviético algo que para todos aquellos que nos tocó vivir esa época (Unión Soviética, años 1970 y hasta mediados de los 80) claramente podían diferenciarlo, el odio hacia los rusos de la Gran Rusia era dominante, y toda la retórica xenofóbica anti-rusa era saludada con entusiasmo así como posiciones contrarias hacia el estado soviético, sobre por los rusos occidentales que conformaban Ucrania. Esta representa contradicción fundamental de Ucrania y reto que ninguno de los presidentes que ha tenido la Ucrania moderna pudo ni podrá resolver, son posiciones irreconciliables.

Desde el derrumbe de la URSS, Ucrania al igual que las demás republicas han experimentado la instauración capitalista, se desmontaron todas las conquistas en materia de educación, salud, previsión social y desarrollo urbano, todo esto acompañado de una gigantesca campaña anticomunista en los medios de comunicación, destinada a bloquear la memoria histórica de sus pueblos. La globalización ha exacerbado la cultura del consumismo, la competitividad y la violencia, trayendo consigo el espejismo de un presunto bienestar para un núcleo reducido de la sociedad y golpeando las conquistas sociales y el bolsillo de las grandes mayorías. Un puñado de ex funcionarios del régimen se adueñaron de todas las empresas estatizadas, generando fortunas multimillonarias que avergüenzan.

La REVOLUCIÓN NARANJA es el comienzo de la crisis en Ucrania la misma data desde el 2004, la cual es originada por ucranianos occidentales y surge para revelarse en contra de la victoria de Victor Yanukovitch, que era considerado el candidato del Este. Esta "revolución" se enmarca dentro de las denominadas "Revoluciones de Colores" que tuvieron lugar entre 2003 y 2005 en tres ex Repúblicas Soviéticas, promovidas por EEUU. En el caso de la Revolución Naranja, la segunda en tener lugar, comenzó tras el fraude en las elecciones presidenciales y estuvo caracterizada, al igual que el resto de las Revoluciones de Colores, como ̈NO VIOLENTAS ̈ La plaza la independencia (Maidán Nezalezhnosti en ucraniano, es de destacar que con el Maidán nació el fascismo) fue el epicentro de las protestas que posteriormente dio nombre a un partido político. El objetivo de estas protestas era revertir el triunfo de Victor Yanukovitch y se logra a través de una tercera ronda electoral antidemocrática e inconstitucional que le da el triunfo al candidato de este (occidente) Víctor Yuschenko quien teóricamente encaminaría a Ucrania a formar parte de la Comunidad Europea. "La revolución fue exitosa, pero tras la toma de poder no funcionó" Ucrania no pasa a formar parte de la Comunidad Europea y las condiciones socio-económicas del pueblo de Ucrania no mejoraron. Ucrania empezaba un proceso de destrucción y separatismo de niveles incalculables, deja de existir de manera irreversible Ucrania, Crimea a través de un referéndum en el cual el 96,77% de los votantes se pronunció por la incorporación de este territorio a Rusia, y pasa a convertirse en epicentro de una de las mayores crisis internacionales desde la desintegración de la URSS en 1991. Donetsk y Lugansk, regiones situadas en la zona oeste de Ucrania, son prorrusas. Allí hay una guerra civil latente entre los nacionalistas ucranianos y los prorrusos, un conflicto que lleva más de una década presente. Ambas provincias se han autoproclamado independientes de Ucrania y cuentan con el apoyo de Moscú.

Rusia apoya abiertamente al Este y al Sur. Estados Unidos y la OTAN respaldan al Oeste. Un Oeste fascista que durante la segunda guerra mundial algunos factores anti-rusos apoyaron a Hitler, hoy convertidos en fascistas nacionalistas. Estos grupos fascistas-nacionalistas y grupo de mercenarios denominados Academy (antes Backwater) mantienes asediados a las regiones independientes de Donetsk y Lugansk, que algunos han denominados ataques genocidas todos ellos dirigidos y armados por el complejo industrial económico estadounidense interesado en una guerra en Europa y contra Rusia, para mantener la hegemonía imperial. Es una realidad incuestionable que los noticieros occidentales callan.

Después de la desintegración del bloque socialista, la hegemonía norteamericana ha pretendido adueñarse del mundo, la OTAN se ha extendido y Europa es una colonia de EEUU, desde donde ha instalado arsenal nuclear apuntando hacia Rusia, sin mencionar los intentos de EEUU por en derrumbar a China, otro de los objetivos estratégicos el imperio norteamericano.

El desarrollo de Rusia y China han convertido el mundo en una estructura tripolar, y las contradicciones del gran capital han puesto a la vista de todo el mundo la crisis, y la consiguiente decadencia del poder imperialista ya parece imparable. En medio de su desesperación los EEUU alborota un avispero muy peligroso en Ucrania, el antecedente fascista del presidente del estado fallido y anticonstitucional de Ucrania y su dirección nazista amenaza incluso con la utilización de arsenal nuclear en medio de una guerra civil, no deja de ser un buen negocio para la industria armamentista norteamericana, nuevamente una guerra en Europa muy lejos de sus fronteras y con la capacidad de sacarle todo el beneficio económico que la misma representaría.

Han acusado a la República Federativa de Rusia de romper con los acuerdos de Minsk (I y II) tratados que fueron firmados por Ucrania, y de las dos Repúblicas, Donesk y Lugansk, Rusia, Francia y Alemania participaron como mediadores no como firmantes de ambos tratados, deforman la información de los demás se encargan las redes sociales. El conflicto no es entre Ucrania y Rusia, es entre Ucrania y las dos repúblicas Donesk y Lugansk, el propósito es incriminar a Rusia y llevarla al conflicto en pelo corazón de Europa. Por muy lejos que se encuentren EEUU está haciendo mal los cálculos, ya que estaríamos a las puertas de un conflicto atómico y nadie saldrá bien librado del mismo.

Las provocaciones de los nazistas ucranianos y su ejército, así como sus mercenarios han continuado de manera reiterada, provocando a las fuerzas militares rusas acantonadas en las zonas limítrofes, Rusia ha respondido a esos ataques y no permitirá que violen su frontera.

La prensa occidental quiere hacer ver el mundo que Rusia va invadir a Ucrania, algo totalmente incierto, en los actuales momentos ´presta ayuda humanitaria a las repúblicas Donesk y Lugansk asediadas ante el bloqueo inhumano del régimen nazi que ha cortado el agua, la luz y todo tipo de servicios, Ucrania ha roto los tratados de paz firmados en Minsk, no ha cumplido con los acuerdos que firmaron y EEUU sigue generando conflictos en los países que formaron la URRS. Ucrania quiere entrar en la OTAN, lo que significa para Rusia tener misiles nucleares apuntando a su corazón, sería tener a EEUU y sus servidores amenazando su casa. Rusia quiere la paz, paz que EEUU no está dispuesto a negociar, Ucrania es el títere de turno y cede a los deseos del imperio, ante la grave crisis política y económica que enfrenta hoy, los nazis y sus promotores necesitan la guerra para no hundirse en su ruina.

NO HAY NADA MÁS EXCLUYENTE QUE SER POBRE



Esta nota ha sido leída aproximadamente 987 veces.



Ricardo Abud

Estudios de Pre, Post-Grado. URSS. Ing. Agrónomo, Universidad Patricio Lumumba, Moscú. Estudios en Union County College, NJ, USA.

 chamosaurio@gmail.com

Visite el perfil de Ricardo Abud para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: