Fuera la embajadora yanqui de El Salvador por intervencionista! ¡Bukele, adelante con el pueblo!

1. El presidente de El Salvador Nayib Bukele, el mejor gobernante de América Latina hasta hoy, a los pocos meses de tomar posesión, expulsó a jueces y funcionarios corruptos del gobierno con la aprobación de los legisladores; además planteó que la pobreza y la miseria de la mayoría del pueblo era por culpa de la explotación, de la falta de inversiones y de la enorme corrupción. Criticó al imperialismo yanqui y a otros países poderosos por no ayudar a El Salvador para salir de su estado de atraso y opresión. China ha estado ayudando a ese país, provocando que la embajadora salga con sus bobadas criticando fuerte al presidente y tratando de comprar con dólares -como ha sucedido mucho en México- a legisladores para que voten contra Bukele.

2. La renuncia o expulsión de la embajadora me causa una enorme alegría porque empiezo a pensar que Bukele va en serio. Bien sus largos discursos explicando la situación que vive un pueblo pobre y oprimido como El Salvador, no es un destino de Dios, sino culpa de dos cabezas: a) de poderosos explotadores salvadoreños y sus gobiernos b) de los magnates yanquis que han saqueado las riquezas del país. Le he escuchado varios discursos hablando de lo que ha hecho y de los proyectos de sus obras materiales: puentes, carreteras, centros de producción. Pienso que si no es comprado, mediatizado o derrocado por el imperio, puede convertirse –como dije en otro artículo- en la cabeza del liderazgo de América Latina.

3. Pienso en Fidel Castro de hace 70 años, de los años 50; pero también que no caben las comparaciones por el tiempo, el lugar y las circunstancias. Fidel fue primero líder estudiantil, luego encabezó el fracasado asalto al cuartel Moncada, luego fue preso; al salir de prisión estuvo muchos meses en México preparando la expedición e inclusive la guerrilla que tuvo que hacer hasta obligar al dictador Batista a huir. Fidel llegó al poder como producto de una revolución violenta. Por el contrario, Nayib Bukele llega al gobierno por elecciones pacíficas, como Allende en Chile, Chávez en Venezuela, Mojica, Morales, Lula, Correa. Las circunstancias han cambiado, pero todos los antimperialistas, tienen que medir sus fuerzas y las del enemigo.

4. A Bukele, de ese país centroamericano de 6.3 millones de habitantes, le he oído hablar muy poco de los miles de migrantes que aventuran sus vidas recorriendo miles de kilómetros junto a sus hijos en busca de trabajo, y de los marasalvatruchas despreciados por "delincuentes"; tendrá que enfrentar esos problemas de los pobres y miserables salvadoreños. Sería condenable que no los trate bien por consejo de funcionarios racistas y fascistas que suelen penetrar a los gobiernos. Pero también he pensado que el antimperialismo de Bukele puede provocar que Biden (heredero de asesinos) con mil pretextos, busque derrocarlo. No es fácil gobernar en medio de este salvaje capitalismo que profundiza la desigualdad y la guerra.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 594 veces.



Pedro Echeverría


Visite el perfil de Pedro Echeverría para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: