México: democracia y funcionarios del gobierno que sirven al poder de los empresarios y el dinero

1. El embajador yanqui en México –ante la reunión de la CELAC y el discurso del presidente López Obrador exigiendo fin del bloqueo a Cuba por el imperio- se lanzó pidiendo que en Cuba haya democracia porque según él en EEUU, México, Reino Unido, Israel, Alemania, hay democracia ejemplar. No dice el embajador que en EEUU se desprecian y se asesinan a los negros, se fabrican y trafican armas y bombardean a países para despojarlos. Silencia que el término democracia viene de los esclavistas griegos, pero fue la burguesía –como clase dominante, explotadora- quien la adoptó en defensa de sus intereses. La democracia nunca –ni en Grecia antigua- ha significado igualdad, fin de la explotación, que no haya miseria, o algún beneficio para la mayoría de la población. Democracia ha sido solamente la existencia de un sistema electoral, de un parlamento y de partidos políticos, aunque todo sean fraudes, engaños y simples arreglos entre grupos políticos y empresariales.

2. Propaga el gobierno yanqui y sus tontos seguidores, que lo que no es democracia es dictadura. Silencian que en EEUU se vive una dictadura desde 1787 de dos partidos que intercambian el gobierno: el demócrata y el republicano. Los dos son agrupaciones de grandes empresarios que representan a los hombres más poderosos del país. Los que votan –como en México y el resto del mundo- son los acarreados por la intensa propaganda, por las promesas, por el reparto de dinero y otras formas de engaño y control. Si en el mundo las elecciones están precedidas de arreglos entre los más poderosos, en EEUU que domina el mundo son decenas de miles de empresas las que determinan si al partido demócrata o al republicano le corresponde estar en el gobierno. De EEUU surgió aquella gran enseñanza: "estar en el gobierno no significa estar en el poder": en EEUU los asesinos expresidentes Truman, Kennedy, Nixon, Reagan, Bush, Clinton u Obama, fueron sólo monigotes del gran poder real.

3. Los socialistas, comunistas, anarquistas, sus seguidores, no usan el término democracia porque históricamente nunca ha significado igualdad; éllos, para elegir o seleccionar a funcionarios, adoptan otras formas como la consulta directa; representantes de manzana, de barrio, de agrupaciones comunitarias, sindicales o culturales. Consideran que la democracia es una farsa porque justifica el robo, el saqueo, los asesinatos, que la clase dominante, política y empresarial, realiza contra el 80 por ciento de la población. "Democráticamente electos" significa que la población votó por donde le dirigieron su voto los poderosos grupos que se pusieron de acuerdo antes. En México el pueblo no sabe, no ve, no selecciona a candidato alguno; eso lo hacen los partidos entre sus incondicionales, amigos o parientes que siempre los ayudan a robar. Eso es la democracia capitalista y no hay otra distinta, aunque se hable de la formal, la directa, la honesta. La yanqui es la peor porque el dinero y la fuerza mandan.

4. Mucha gente tontita cree "por dignidad" en la democracia, que es libre y que vota por quien quiere. No acepta su calidad de acarreada por la propaganda; olvida que no propuso ni se le consultó sobre el candidato, sólo recuerda quien le dio regalos, dinero, le prometió o le compró antes su voto. ¿Pero cuál es el resultado de esa democracia? En México personajes que han estado saltando 45 años de presidencias municipales, a diputaciones, a senaduría, a gubernaturas y luego repitiendo en los cargos hasta hacerse multimillonarios. El llamado dictador mexicano Porfirio Díaz era un "demócrata" porque cada cuatro años (de 1877 a 1911) organizó elecciones, se integraba el parlamento y entre cientos de políticos y poetas a fines, repartía muchos millones de pesos. El 90 por ciento de la población (como hoy) era pobre, miserable, con hambre; pero México era una democracia electoral, como hoy.

5. En China, en Rusia, en Cuba o Venezuela, así como en los países musulmanes, se realizan elecciones –pero dada la campaña anticomunista que desde el fin de las guerras mundiales se ha realizado contra esos países por los medios de información- todas ellas son dictaduras por no seguir el modelo yanqui de democracia. Por ello cuando escucho democracia se me revuelve el estómago. ¿Cómo aceptar que los expresidentes yanquis, los expresidentes mexicanos y miles de expresidentes del mundo –junto a sus embajadores- pidan defender la democracia que no es otra cosa que defender el poder y el dinero que ellos poseen? Democracia es el gobierno de la burguesía, que no nos engañen. Por el contrario, necesitamos a las masas conscientes organizando autogobiernos sin jerarquías en las ciudades, en los campos, las escuelas. Cuba, con el bloqueo yanqui de 60 años ha hecho maravillas y cometido errores; sin el bloqueo estaría en primeros lugares en el mundo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 409 veces.



Pedro Echeverría


Visite el perfil de Pedro Echeverría para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: