Cáscara Amarga 395

Buey de cabestrillo y jauría de perros

Buey de cabestrillo, es el buey de caza, llevado el buey, por el buey, del que se sirven los cazadores atándole una traílla cuerda jauría, a los cuernos y a una oreja para gobernarlo, y escondiéndose detrás de él para tirar a la caza. Y, la jauría de perros, es un conjunto de perros que cazan juntos, llevada, la jauría, por una misma persona perrera direccional montera. El buey de cabestrillo y la jauría de perros, casos límite contradictorios caliginosos, detrás de ellos ha de estar la cazadora mujer y el cazador hombre, y, por la calle de en medio, al través de los cuales ha de estar el medio maleoiano profundo de equilibrio dinámico dialéctico difuso, tanto como entre el exceso y el defecto, tanto como el consciente y el inconsciente, tanto como el decir tesis y el decir antítesis. Si, ha de haber desajustes en el equilibrio, es por la preponderancia de uno de los aspectos, y ha de ocurrir que la jauría de perros supera a su contrapeso al buey de cabestrillo, a sabiendas que el objeto de ambos aspectos es la caza, mas y más, detrás de del buey y de los perros, la mano del hombre la mano de la mujer. Y, al haber el desajuste, el desequilibrio, sobreviene la persecución con saña, y, hemos de saber que sobreviene lo que daña. Y, ya sabemos de lo que es capaz el imperio capitalista neoliberal, que se esconde detrás de la jauría de perros y del buey de cabestrillo, en donde uno de los casos va en acelerado desequilibrio desenfrenado, por encima del equilibrio dinámico difuso, directo a producir daño a los pueblos, a las naciones a los Estados, verbigracias en el mundo hay de las desgracias, derrumbe de las Torres Gemelas Neoyorquinas, 11/09/2001, y, a raíz, la desatada actitud guerrerista imperial de golpes de Estado, asedios, bloqueos, cercos, guerras, invasiones, medidas coercitivas criminales ilegales, persecuciones, sanciones unilaterales ilegales, y pare de contar, en donde Venezuela, Irak, Irán, Afganistán, Libia, Siria, Yemen, son algunos de los ejemplos de esa deplorable actitud imperial aristotélica, del estás conmigo o estás con mi enemigo, del parlamento excluyente egocéntrico, latente desequilibrio histórico en el buey de cabestrillo enemigo y en la jauría criminal en desarmonía, desdibujándose la teoría de los casos límite contradictorios caliginosos, de equilibrio dinámico dialéctico difuso diplomático dialógico diabético humano, que han de ser de armonía simultánea opositiva con verdad maleoiana profunda, como si fuera del exceso y del defecto, como si fuese del consciente y del inconsciente, como si fuera de la tesis y de la antítesis, como si fuera de la natura y de la persona, como si estuviérase margullendo en el quiasmo río heraclitoiano del descendemos y del no descendemos, del somos y del no somos, de que, un río no es dos veces el mismo río y es el mismo río las dos veces, de la armonía simultánea contradictoria, y que ya sabemos de lo que es capaz el imperio capitalista neoliberal, que se esconde detrás de la jauría de perros y del buey de cabestrillo.

Con digresión y sin digresión, el buey de cabestrillo y la jauría de perros, detrás de los cuales, escóndese el imperialismo gringo go home y produce el desequilibrio de la natura y de la persona, y, provoca el desequilibrio del perfecto equilibrio maleoiano profundo, en lo que endenantes ha ocurrido, endespués, prodúcese el desajustado desastre de la natura y de la persona, no hubiera de haber ni existir, mas y más, empero pero existe, el cambio climático y el calentamiento global, el calentamiento de la atmósfera, el exceso de CO2 y el defecto de H2O, en que estamos viendo y viviendo las inmensas sequías, la tala y la quema, vaporones e inmensos calores, ciclones, huracanes, las constantes inundaciones, el derretimiento de los polos y de los glaciares, el aumento del nivel del mar, inundaciones, palos de aguas, desbordamientos de ríos y quebradas, a cada momento, un desastre totalmente inaudito, y que jamás de los jamases, el Comandante Fidel, hubiera pronunciado las premonitorias palabras contra el capitalismo imperial neoliberal y lo de la especie humana en extinción ni el Comandante Chávez, hubiera sido tautológico repetitivo platónico, con lo del no cambiemos no el clima, cambiemos el sistema capitalista, y lo que ya sabemos de lo que es capaz el imperio capitalista neoliberal, que se esconde detrás de la jauría de perros y del buey de cabestrillo.

Si ya sabemos de lo que es capaz el imperio capitalista neoliberal, que se esconde detrás de la jauría de perros y del buey de cabestrillo. Entonces sea dicho que el comandante Fidel Castro ha tenido la razón histórica de que la especien humana está en peligro de extinción. Ergo vergo sea dicho que el Comandante Chávez ha tenido razón con su tautológico repetitivo platónico discurso de que cambiemos el sistema capitalista y no cambiemos el clima. Ergo vergo sea dicho cambiando el sistema capitalista, ha de estar presente la eterna noria notoria de los casos limite contradictorios caliginoso complementarios congruos, de equilibrio dinámico dialectico difuso dialógico diplomático diabético humano. Ergo vergo sea dicho que nunca jamás habrá el desequilibrio entre el buey de cabestrillo y la jauría de perros, en que ha de haber armonía simultánea contradictoria heraclitoiana del río perpetuo fluyendo, en que el río Paraná no es dos veces el mismo río Paraná y es el mismo río Paraná las dos veces. Ergo vergo sea dicho que la natura y la persona ha de estar en eterno equilibrio perfecto, tanto como el buey de cabestrillo y la jauría de perros, que no de pillos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 506 veces.



Miguel Homero Balza Lima


Visite el perfil de Miguel Homero Balza Lima para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas