Las sanciones son demoledoras del dólar y yuanizadoras de Rusia

Rusia compró yuanes y euros con dólares. Una compra de 5 mil millones de dólares, cifra pequeña para la economía rusa pero que fácilmente es la reserva internacional de países como Ecuador, Uruguay o Panamá. Además, anunció que abandonará el uso del dólar en alguno de sus fondos, en este caso el llamado Fondo de Bienestar.

El presidente ruso ha dicho que no quiere dejar de usar el dólar, pero, en vista de las "sanciones" están obligados a aplicar métodos alternativos. Eso, traducido al criollo, significa que todo se lo comprarán a China, y si China no lo tiene, China lo comprará, en dólares, para revendérselo en yuanes, y si por allí se tranca el juego, le comprará a Europa.

Estas estrategias de triangulación demuestran que las "sanciones "gringas serán, más pronto que tarde, las demoledoras del dólar, pues no hay nada que dañe más a una moneda que perder su usabilidad. Si puedo comprar en yuanes o euros ¿para que necesito dólares?

Otro aspecto importante es que, al generarse un intercambio comercial internacional con diversidad de monedas, cada moneda tendrá por respaldo, así sean monedas fiduciarias, la producción excedente del país emisor; me explico, comprar artefactos electrónicos a China en yuanes es más barato que comprarle artefactos a Alemania en euros.

Otro aspecto interesante es que las "sanciones" van a terminar con aislar a los sancionadores, que es lo mismo que unir a los sancionados. Las alternativas constituirán redes y las redes tejidos, y al final de todo no se necesitará el producto gringo. Si alguien tiene la posibilidad de hablar con Biden, dígale de mi parte que se apure a levantar sanciones, no por la velocidad con que el Alzheimer le hará olvidar que estamos en el siglo XXI, sino por la velocidad con la que los mercados se reacomodan.

En nuestro caso, Venezuela, no será sencillo evitar que la dolarización se revierta de la segunda etapa donde se encuentra, pues existe un dilema cultural casi imposible de romper, basta con verle los ojos a cualquiera cuando ve un billete de 100 dólares para darse cuenta que cualquier explicación será desestimada, sin embargo, si no se han dado cuenta, las sanciones han obligado al uso del producto local, orientando prácticamente toda la economía hacia la producción de alimentos y, a pesar que el precio se fija en dólares, se compra y vende en bolívares, evidencia de que el bolívar existe y es útil. Por supuesto que todo ha sido muy doloroso y traumático, pero no crean que ha sido malo, pues mientras la producción local tenga mercado interno y poca competencia por importaciones, el país se fortalecerá. Esto es un principio básico de la soberanía de los Estados y el enemigo número uno de los tratados de libre comercio.

Pero regresando a la yuanización rusa, china llegó a un acuerdo con el sistema SWIFT. para quienes no lo saben, SWIFT, o más exactamente SWIFTBIC, es el acrónimo de las siglas en inglés de "Society for Worldwide Interbank Financial Telecommunication, Bank Identifier Code". una organización que emite un código para darle nombre a cada transacción internacional. Un código de 8 a 11 caracteres utilizados para identificar los bancos involucrados en cada transacción.

Por supuesto que, si el comercio internacional fuese con dinero en efectivo, no habría forma de saber ni el origen ni el destino de los fondos, situación que se repite con varias de las actuales criptomonedas; jamás olvidemos que el bitcoin nace con la intensión de prescindir de la banca pues las criptomonedas van de monedero a monedero, así como los billetes de bolsillo a bolsillo.

El acuerdo entre China y el sistema SWIFT es parte del reconocimiento de la necesidad de una regulación del mercado en criptomonedas para evitar la especulación de las propias criptomonedas, pues, aunque criptomonedas como el bitcoin deberían ser solo fichas de canje, se han convertido en "alternativas de inversión", llegando a ser tratadas como oro. La locura.

Si meditamos un poco, el bitcoin no ha podido ser prohibido en los EEUU por dos razones fundamentales, la primera porque prohibirlo sería ir en contra de la libertad que tanto pregonan, cosa que tirarían por la borda si se ven en riesgo, y la segunda es porque no se van a quedar fuera del negocio de moda, así que en los EEUU el bitcoin es "alegal" porque no es legal pero tampoco ilegal.

Ante el bitcoin japonés, pues no se le conoce padre ni madre, China está impulsando su yuan digital, bajo un argumento muy socialista: proteger su soberanía monetaria y planificar el futuro. Todo esto ante las fluctuaciones del dólar, que es lo mismo que la especulación del mercado petrolero y la volatilidad del bitcoin debido a declaraciones de cualquier millonario, como el reciente caso del dueño de la compañía Tesla y la posibilidad de una confrontación bélica, va de retro…

Hoy una onza de oro cuesta 1900 dólares y a menos que los EEUU recurra a la medida desesperada de prohibir su venta y lo decomise, el oro es un activo seguro para la inversión.

Otra vez para quienes no lo saben, en 1933, el presidente. Franklin D. Roosevelt, prohibió la acumulación privada de oro, en monedas o en bruto, de manera que los ciudadanos o residentes en los EEUU debían entregar a la Reserva Federal antes del 1ro de mayo de 1933 todo el oro del que dispusieran, a cambio de 20,67 dólares por cada onza troy. Los infractores de esta norma sufrirían multas de hasta 10 mil dólares o diez años de prisión, o ambas penas en simultáneo.

Pero sacando todo lo anterior, lo verdaderamente real es que el oro no tiene valor de uso. No sirve para nada, más allá de conducir electricidad y brillar en dedos cuellos y orejas, aunque hoy se lo ensartan en otros parajes del cuerpo. Así que el mundo capitalista está a merced de realidades apremiantes, la pandemia del nuevo coronavirus y sus mutaciones o variantes demuestra que todo el oro del mundo puede ser insuficiente si la vida está en riesgo.

El petróleo tiene el valor de uso más importante del planeta, pues es energía, y es materia. De manera que no hay nada mejor para respaldar cualquier negocio, incluyendo monedas, que el petróleo. Miren, si no fuese por la necesidad de mantener el precio del petróleo en dólares, que es lo mismo que mantener el imperialismo, el gobierno de los EEUU no hubiese prohibido el uso del petro en sus negocios y sería un furibundo inversionista acumulador de barriles de petróleo, en petros.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1338 veces.



Manuel Gragirena

Profesor Universitario. Ingeniero Electricista. Especialista en Telecomunicaciones. Diploma de Estudios Avanzados en Educación. Ex Sidorista

 manuelgragirena1@gmail.com

Visite el perfil de Manuel Gragirena para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Manuel Gragirena

Manuel Gragirena

Más artículos de este autor