Perú: ¿A los pies de Fujimori?

Alberto Fujimori fue presidente de Perú durante una década: desde julio de 1990 hasta noviembre del año 2000. Elegido democráticamente en disputa por la presidencia con el escritor Mario Vargas Llosa, se convirtió luego en un gobernante de mano dura. Su combate frontal contra los grupos armados Sendero Luminoso y Movimiento Revolucionario Túpac Amaru, lo llevó a imponer un régimen autoritario y a cometer graves violaciones de los derechos humanos, entre otros delitos. Se puede decir que Perú estuvo, durante esos años, a los pies de Fujimori.

Dos décadas después, cuando transcurren los días de abril de este año 2021, Fujimori, esta vez desde la cárcel donde purga condena, contempla la posibilidad cierta de que Perú vuelva a estar a sus pies. ¿La razón? Bueno, su heredera política, Keiko Fujimori, va a disputar, el próximo 6 de junio, en segunda vuelta, la presidencia de Perú.

Ahora bien, eso de que Perú vuelva a estar a los pies de Fujimori, tiene un doble momento. En primer lugar, porque el contrincante de Keiko, el candidato Pedro Castillo, se ubica a la izquierda del espectro político, y ha presentado una oferta electoral que pudiera ser rechazada por una buena parte de los peruanos, por lo que necesariamente tendrían que pensar en votar por la opción fujimorista, así no sea tampoco de su agrado. De hecho, ya Vargas Llosa ha llamado a votar por Keiko. Y en segundo lugar, porque de salir triunfante Keiko, seguramente que ésta le concederá el indulto a su padre y por ende su libertad, con lo cual Fujimori podría cantar jaque mate.

El caso de Fujimori es un buen ejemplo de los ires y los venires de la política, de la lucha política más específicamente, en la que nunca está dicha la última palabra, y el resultado final y transitorio al mismo tiempo, depende en gran medida del entrecruzamiento de las circunstancias, de las estrategias y de los azares. De ahí que, los herederos de Sendero Luminoso y del Movimiento Revolucionario Túpac Amaru, seguramente que están esperando su momento, porque también en este caso, es posible que la última palabra aún no esté dicha.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 669 veces.



Alfredo Portillo


Visite el perfil de Alfredo Portillo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alfredo Portillo

Alfredo Portillo

Más artículos de este autor