¿Qué se puede esperar de los tribunales españoles?

Catalunya se confió demasiado. Creyó ingenuamente que España era una democracia cuando, al menos quienes tenemos ya una edad, sabemos bien que España es un arrabal de la Europa que termina en los Pirineos y su justicia no es otra cosa que una mala imitación...

Aristóteles decía que el hombre es un animal político. Lo que no significa que el recién nacido tenga la astucia de que se va dotando el adulto a medida que va acumulando vivencias. Por más que lo nieguen, los primeros políticos españoles tras la dictadura, o eran adoctrinados del franquismo o eran viejos activistas, pero no propiamente políticos. Eran neófitos de nula experiencia política. Y el político no nace: se hace. Los 44 años siguientes a los 40 de la dictadura, estos castrados genéticamente de política y de políticos, han estado en manos desde el principio entre adoctrinados del franquismo y activistas, y luego, hasta ayer, entre sucesores de los anteriores aficionados de ambas clases. Si España ha seguido adelante a trancas y barrancas en lo económico, sin problemas significativos más allá de la vieja enemiga entre las dos Españas, entre la ultra católica y la atea, y entre la defensora a ultranza de la unidad territorial ficticia y la de los territorios que aspiran inveteradamente a su independencia, ha sido básicamente gracias a los fondos y empréstitos de Europa. Pero el mar de fondo existe desde 1978, centrifugado, difuminado o exacerbado ahora a cuenta de una pandemia que muchos en el mundo niegan que sea real...

Por eso, cuando llegó este simulacro de democracia, aquella primera generación de políticos carecía lógicamente en absoluto de experiencia. Pero para suplir la vena política de escaso fuste que no tenían, ahí estaban los magistrados formados, o deformados, en los principios del Movimiento. El poder judicial era el custodio de las esencias franquistas. Pues seguía integrado por los mismos jueces del franquismo y su mentalidad no podía cambiar de la noche a la mañana a la hora de interpretar las leyes y una Constitución "rígida", muñida por un legislador entre cuyos redactores no figuraba ningún miembro de las clases populares. Y no ha dejado de serlo. Por eso, si la Constitución era "rígida" -y lo es- su interpretación, como la de las leyes que se han ido promulgando, no podía ser, ni lo es, flexible para el discernir y el cacumen de los jueces. Todos franquistas entonces, como ahora, blindan el sentido de un texto constitucional cuya enmienda profunda o un nuevo proceso constituyente, al menos media España viene esperando inútilmente desde el día 6 de diciembre de 1978. Desde luego, con la Constitución y el poder judicial al mando, están a salvo tanto la causa monárquica como la causa territorial entendida como la de la "una, grande y libre" que encerraba y encierra la añoranza de las colonias perdidas, y que, si era una, lo era por la fuerza, que si era grande, era en ensueños y que si era libre, era porque lo eran sólo los adictos al dichoso Movimiento.

Por eso parece mentira que la inteligente Catalunya, representada por sus políticos ahora ya rodados, sabiendo como saben todo esto, hayan caído en la trampa, pues sabían que al final su verdadero enemigo habría de ser la justicia franquista. Ya tenían el antecedente de la experiencia fallida del Plan Ibarretxe presentado a su aprobación en el Congreso por los mismos motivos. Lo que han hecho después los vascos es desentenderse prácticamente de la vida "nacional" y evitar sus políticos la exposición a los focos mediáticos. No haber tomado cumplida nota de ese fiasco y haberse arriesgado ha sido valiente por su parte, pero es de sabios no desear y menos forzar lo que razonablemente no está a nuestro alcance. Debieran haber hecho antes un testeo a fondo de la calaña de la justicia española, que era y es, desde 1978, en ese y en otros asuntos, la que ordena y manda y sitúa en el epicentro del pensamiento español el franquismo. Simplemente atemperado, en unos casos, pero implacable en los demás.

Lo que me resulta incomprensible es que con la suficiente publicidad y propaganda, a bombo y platillo, legislatura tras legislatura, no pidieran los gobernantes catalanes a los sucesivos gobiernos desde el primer momento democrático el referéndum previsto en el artículo 129 de la Constitución que confiere al Estado (el ejecutivo) la competencia exclusiva para su celebración. Por lo menos la negativa hubiese alertado a todo el mundo que el articulado de la Constitución es una auténtica tapadera de la ideología y de la mentalidad franquistas. Forzar las cosas frente a un Estado semi policiaco en ese asunto, no sólo ha sido un error, ha sido una estupidez impropia de un pueblo tan culto y tan desarrollado como es el catalán. Por eso para la catarsis de Catalunya y para que en España no suenen de nuevo tambores de guerra, es imprescindible el máximo temple. Es inaplazable entender que mientras los miembros de la Justicia no cambien radicalmente su técnica y su hermenéutica, hay que asumir que, como decía Mao Zedong del revolucionario, su principal virtud pero también la del republicano y del independentista españoles es la paciencia...

Confiemos en que los tribunales europeos e internacionales, poco a poco, vayan poniendo más y más en evidencia y en vergüenza a los tribunales españoles. Porque de hecho ya lo están. Ante Europa y ante el mundo....



Esta nota ha sido leída aproximadamente 453 veces.



Jaime Richart

Antropólogo y jurista.

 richart.jaime@gmail.com      @jjaimerichart

Visite el perfil de Jaime Richart para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jaime Richart

Jaime Richart

Más artículos de este autor