México: ante entreguismo de AMLO, si PT y Noroña buscan huesos, seguirán sometiéndose

1. En el presidencialismo mexicano siempre se han obedecido, de manera incondicional, lo que ordene el presidente en turno. Culpar a otros funcionarios (aunque sean oportunistas) es pura cobardía, mucho más si se busca la culpa en el exterior. Yo también, con mis 60 años de experiencia y militancia política, he sido iluso muchas veces. Desde que conozco a López Obrador he dicho que es un socialdemócrata que sólo puede hacer reformitas al sistema capitalista; pero me ilusionaba en que poco a poco se transformaría en izquierdista consecuente. Nada de eso: cada día, en cada acción que no realiza o sólo hace a medias, se parece más a la derecha, al PRI y al PAN.

2. Muchos de mis amigos y excompañeros de lucha –por no ser determinante en mis juicios- desde siempre me han tratado de demostrar que AMLO es "la misma gata, pero revolcada", es decir, que pertenece al mismo sistema de explotación y de mentiras. Yo por el contrario, sin ser militante de Morena o de partido alguno, siempre busco dar tiempo, oportunidad, para conocer más. En los últimos dos años (además de más de mil artículos publicados desde 2005) he escrito más de 300 artículos sobre Morena y AMLO con "apoyo crítico", dispuesto a ayudar y lo he hecho asistiendo a reuniones, así como con artículos y conferencias.

3. El PT, que conozco desde su fundación hace 20 años, fue el único partido electoral en México que recitaba el marxismo en todas sus reuniones y foros, además de haber lucido en su programa principios del maoísmo. Es el único partido que ha apoyado a López Obrador en todas sus candidaturas; pero desde entonces, permanentemente, se ha quejado de malos tratos recibidos por AMLO sin explicación alguna. Supongo que este de la Presidencia de la Cámara es el más brutal y que les crecerá la dignidad para pensar en otra vía. Si por ser ya una burocracia arrollan la cola sin vergüenza, pues su marxismo ha sido puro adorno que deben cancelar para siempre.

4. Darle al PRI la presidencia de la Cámara –cuando se supone que Morena (llena de traidores e ignorantes políticos) tiene la enorme mayoría de legisladores- es el oportunismo más vil. Parece que AMLO busca consolidar alianzas con toda la derecha de partidos y empresarios porque ya le llegó el tiempo: o hace alianzas o golpe de Estado. Entonces se podría pensar que hasta aquí llegó. ¿Podría pensarse que Calderón, los expresidentes, los empresarios y los comunicadores han ganado la partida? A mí sólo me queda seguir observando, conociendo otros puntos de vista y pensando en serio en que al capitalismo le quedan más de cien años de vida. Quizá en el tres mil podamos festejar su destrucción.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 515 veces.



Pedro Echeverría


Visite el perfil de Pedro Echeverría para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: