o las últimas palabras de Sadam…

¿Murió?... ¿lo mataron?…

Es un hecho que… todos los días muere alguien en alguna parte… por alguna razón, causa o circunstancia… y casi nunca pasa nada… la muerte como la vida no tiene importancia… o por lo menos no tiene otra importancia que su transcurrir… Decía el ancestral poeta:

“Nuestras vidas son los ríos que van a dar a la mar, que es el morir”…

Pero una de las circunstancias es la muerte por manos de otro… a eso, lo llaman asesinato, aún cuando algunos buscan minimizar sus culpas denominándolo “ejecución”… Se comete un asesinato también por varias circunstancias… por cólera, o por enojo… por retaliación, o por venganza… tal vez por la propia defensa de tu vida… o simplemente porque para algunos, maleados por las circunstancias, la vida de los otros no tiene importancia… allí encontramos los asesinatos por asuntos étnicos, religiosos y políticos… y el asesinato de uno mismo, que se ha dado por llamar suicidio…

Hemos visto a los Judíos asesinar niños Libaneses por puro placer de hacerlo… a los gringos, con sus bombas atómicas, diezmar a dos poblaciones Japonesas, o con su agente naranja eliminar de la tierra poblaciones enteras en Vietnam; a destruir a Irak “para salvarlo”… a ese asesinato, ellos les dan nombres rimbombantes… lo justifican diciendo que: “lo hacen en nombre de la humanidad”, “por la democracia”, “por terminar con el terrorismo”…

Hace más años, y luego de una gran persecución, los judíos colgaron a Eichmann segundos antes de accionar la trampa que lo dejaría sólo en la punta de una soga dijo:

“Dentro de muy poco, caballeros, volveremos a encontrarnos. Tal es el destino de todos los hombres. ¡Viva Alemania! ¡Viva Argentina! ¡Viva Austria! Nunca las olvidaré”

Creo que tuvo razón, en los propios judíos, ingleses y norteamericanos Eichmann ha reencontrado de nuevo… son ellos los nuevos arios, son ahora los artífices del holocausto… son ellos los de los campos de concertación vueltas murallas… los de la persecución étnica y religiosa… ¿pensarán en una cámara de gas para solucionar sus “problemas” de palestinos, negros, o espalda sudadas latinoamericanos, entre otras cosas?...

El amigo Sadam Huseim acaba, como Eichmann, de ser colocado en la punta de una soga… lo matan porque hizo lo que sus asesinos le dijeron que hiciera… muere a manos de aquellos que le dieron las armas para que lo hiciera… lo matan quienes hasta hace poco fueron sus socios…

¡Ah! Sadam, ¿Cuáles serían tus últimas palabras?... ¡Cuánto diera por saberlo!... Podrían haber sido:

“Bush, mi viejo amigo, hoy me matas… lo haces para cubrir tus culpas… Dentro de poco, mis pies se balancearán en la punta de una soga… pero cuando así lo hagan, se balancearan sobre la conciencia de tu pueblo… de tus negros, de tus latinos, de tus desposeídos, en fin sobre todos aquellos que tu incapacidad llevará a su propia destrucción”

Nos vemos en las teclas,

JotaDobleVe
JWekker@GMail.com

Visita mi Bitácora:
http://simon-bolivar-org.blogspot.com/



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4126 veces.



Jota DobleVe

Activista venezolano-holandés. Alias Jota Dobleve.

 jotadobleve@gmail.com      @JWekker

Visite el perfil de J.W. De Wekker Vegas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: