El Fascismo se enquista en Latinoamérica

El modelo capitalista lleva a la crisis Global humana

Nos pareció importante seguir analizando. los avances de los modelos fascistas en Brasil, Chile, Argentina, Colombia, con distintos puntos de vista y raíces desde Europa, los vínculos del presidente Macri, vienen de las camorras Italiana, sus ancestros inmigraron para crear, una camorra, logrando impulsar la empresa Fiat, vendiendo autos y creando ingresos de manera fraudulenta, Macri ha logrados comprar jueces y fiscales, para cubrir sus desfalcos y estar en cuentas en Panamá y el Caribe, fraudulentas no solo del sino de sus hijos, ahora con sus vínculos con Trump y el sionismo, han creado una nueva alianza, del nuevo fascismo o la Supremacía Blanca, para lograr controlar los mercados.

De la misma manera la reciente victoria en Brasil del fascismo, nos muestra que el triunfo de Bolsonaro, representa un propuesta fascista, militarista y de odio, sus amenazas de asesinatos a opositores, ya existen listas de condenados a muerte por las bandas fascistas, mostrando odio a los campesinos, a los movimientos sin tierra, a la dirección y a los obreros que apoyan al PT, el racismo brasileño es muy extraño, porque se nutre de sectores sociales pobres, pero desprecian a los opositores,

La victoria de Bolsonaro, de propuestas de combatir a la corrupción, se desdibuja al ingresar a funcionarios corruptos, a su equipo de gobierno, la misma presencia del Fiscal, que metió preso a Lula, es ahora el Ministro de Justicia, otro hecho inmoral para evitar su salida. Los mismos militares apoyan las acciones violentas, las amenazas a las bandas en las Favelas, donde los narcos y los sicarios son amenazados, no pudieron ser controladas por el ejército, cuando lo ordeno Temer, ahora se verá la realidad. El otro hecho típico del fascismo es el racismo, y serán los afros pobres y los indígenas, serán agredidos por cangaceiros (bandas de sicarios), pera tomar las tierras y crear una desforestación del Amazonas, considera un patrimonio Mundial, hasta "apoyado por EEUU", pero la realidad es que el capitalismo y las trasnacionales, obvian los acuerdos mundiales y no respetan a la desprestigiada ONU.

El Fascismo en Colombia se manifiesta de otra manera, las mafias de la droga han alcanzado, el nivel más grande de producción de drogas, cocaínas, marihuana, entre otras para copar el mercado de estupefacientes para el mercado estadounidense, baja las miradas indiferentes de la DEA y las bases militares de EEUU, realmente es una farsa, pero lo grave son los asesinatos de campesinos y luchadores sociales, indígenas, como los ex guerrilleros de la FARC, en un acuerdo de paz fallido, por la derecha Colombia con Uribe a la a la cabeza, violaron la amnistía de los ex guerrilleros, siendo asesinados y varios no fueron amnistiados.

Los indígenas son los desplazados y agredidos por los grupos paramilitares, bandas de asesinos al servicio de los narcos y los latifundistas, aunque los Fiscales y Jueces hacen vista gorda a su presencia militar, como si fueran fantasmas, una nación pirata al servicio de la droga y los monopolios.

Estos hechos no molestan al presidente Trump, que ha manifestado que no le molestan los Dictadores, los apoyan y son parte del sistema, del fascismo coexistir con los criminales, con la destrucción de las naciones, en este sentido Macri regalo a los británicos, las Malvinas y parte del Sur de Argentina a EEUU y los fascistas sionistas, controlando parte de la Patagonia, realmente nuestra América ahora vive una nueva invasión.

Alguna a precisiones sobre el origen italiano del Fascismo

Para abordar el fenómeno fascista en América Latina es imprescindible investigar sus relaciones con el modelo original italiano y el impacto de la política de Italia en la región. El primer objetivo es poner al descubierto las muchas ambigüedades, incertidumbres y lecturas equivocadas que ocurrieron en ambos sentidos durante esa época, en particular desde el lado italiano. Así se llega a dibujar un mapa de encuentros y (sobre todo) desencuentros que matizan la influencia y "difusión" del fascismo de origen italiano en Latinoamérica, abarcando entre otros aspectos algunos elementos culturales e ideológicos.

Se detectan así los límites de expresión y propagación de un fascismo verdadero con respecto a otros fenómenos "nativos" de América Latina como las dictaduras y

Algunos movimientos políticos nacionalistas y a marcar así un ámbito más preciso de utilización de la categoría "fascismo" en la región. Además es importante apuntar a la geopolítica de Italia en América Latina -tema casi desconocido en las

Investigaciones- y ponerla en relación con la actividad de los demás países interesados en la región.

La geopolítica italiana es la de una potencia mediana que tiene sus principales intereses en otras áreas, pero considera a Latinoamérica como un sector importante para implementar algunos proyectos como la colonización, el comercio, el abastecimiento de recursos estratégicos y el apoyo solidario "latino" a la política de expansión imperial de los años treinta.

El modelo capitalista lleva a la crisis Global humana

El análisis de la pobreza y la desigualdad debe ser puesto en el contexto más amplio de las nuevas condiciones globales. El capitalismo actual ha cambiado radicalmente categorías económicas clásicas como el trabajo, hoy considerado un costo variable susceptible de ser ajustado, y el conocimiento, que adquirió más importancia al tiempo que se masificaba.

Si el modelo empresarial de posguerra era Ford y el de los 90, Microsoft, el de hoy es Wal-Mart, con sus productos baratos procedentes de China y sus empleos basura. Este nuevo contexto de empresas globales y trabajo flexible es particularmente relevante para América Latina, que si bien goza de una prosperidad inédita debido al auge de las commodities, sigue siendo la región más desigual del planeta.

Como consecuencia de todo esto, el resentimiento de los trabajadores se ha agudizado: se sienten desprotegidos frente a Estados frágiles e ineptos, mientras que las empresas, cada vez más pragmáticas, minimizan de todas las formas posibles la importancia del trabajo y los sindicatos se transforman en burocracias inútiles frente a la dura realidad del empleo informal y flexible.

Para algunos cientistas sociales, ese resentimiento explica el hecho de que tantos trabajadores que en el pasado se inclinaban hacia la centroizquierda hoy se acerquen a la extrema derecha. Frente a ese panorama perverso, el lúcido Sennett observaba, en los primeros años de este siglo, apenas tres débiles iniciativas innovadoras.

La primera consiste en que los sindicatos funcionen como una suerte de agencia de empleos capaces de «comprar» cuotas de planes de jubilación complementarias y asistencia para repartir entre sus miembros, lo cual generaría un mínimo sentido de la solidaridad. La segunda es que las personas tuviesen siempre, en la medida de lo posible, más de un trabajo parcial, de modo de estar mejor preparadas frente a la inevitable pérdida de alguno de ellos. Finalmente, Sennett preveía un Estado que implementara programas de renta mínima, como Bolsa Familia, para aminorar el sufrimiento más agudo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 237 veces.



Diego Olivera Evia

Periodista. Director de Barómetro Internacional

 diegojolivera@gmail.com

Visite el perfil de Diego Olivera Evia para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Diego Olivera Evia

Diego Olivera Evia

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a271608.htmlCd0NV CAC = Y co = US